Ir a contenido

Instituto de la Empresa Familiar

Riberas: "Ha llegado el momento de que empecemos como país a ponernos en marcha"

El presidente del Instituto de la Empresa Familiar urge a los políticos a alcanzar acuerdos que garanticen estabilidad

Sindicatos y empresas coinciden en la necesidad de cambiar el modelo educativo y formativo para mejorar el mercado laboral

Sara Ledo

El presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Francisco J. Riberas.

El presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Francisco J. Riberas. / JOSE LUIS ROCA

El presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Francisco J. Riberas, ha urgido este jueves a dejar un lado las batallas políticas e iniciar el diálogo "constructivo" para poner en marcha políticas a largo plazo que fomenten la empleabilidad. Riberas pidió a los partidos políticos "alcanzar acuerdos que garanticen estabilidad", en el marco de una nueva era en la que el bipartidismo ya no forma parte del terreno de juego.

"Llevamos meses en los que las batallas políticas monopolizan los debates de la sociedad, hoy en día los medios de comunicación solo habla de pactos, alianzas, coaliciones para ver quién gobernará, pero muy pocas referencias a políticas educativas a largo plazo, muy poquitas visiones constructivas. Ha llegado el momento en que empecemos como país a ponernos en marcha", dijo Riberas en la inauguración de la jornada 'Formación de calidad para un empleo de calidad', organizada por el lobi de parientes.

El presidente del lobi subrayó que, aunque España crece de manera superior al resto de países de Europa, tiene el nivel de desempleo más alto de nuestro entorno, un problema que recuerda al inicio de la crisis y que se junta con las dificultades de muchas empresas para encontrar profesionales idóneos para sus vacantes de empleo. "España no puede ser solo un país de servicios y turismo, tenemos que también que tener una industria que sea competitiva a nivel global", añadió. Para ello, Riberas pidió una "reforma de nuestro sistema de educativo y de formación" con la que abordar los planes de estudios actuales que calificó de "rígidos"  y apuntar hacia el futuro de la mano de las nuevas tecnologías y con un enfoque más práctico de la formación. "Hay que cambiar y hay que hacerlo ya, no podemos seguir esperando", dijo Ribera en dirección al Gobierno.

El nivel de desempleo juvenil en España fue del 36,6% el año pasado, la tasa de desempleo más alta de toda la Unión Europea. Un problema estructural que preocupa a partes iguales a agentes sociales y empresas. Patronal (CEOE) y sindicatos (UGT y CCOO) coincidieron en que el sistema educativo es una de las causas de esta altísima tasa de desempleo "pero no la única". 

Para la secretaria de política social y movimientos sociales de CCOO, Paula Guisande, uno de los objetivos fundamentales debe ser reducir la brecha entre los que están demasiado preparados y los que no están preparados: "Si tenemos personas aquí que consideramos que no están suficientemente cualificadas y fuera se las rifan, algo pasa, estamos desperdiciando talento", dijo. En este sentido, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, recordó que si no se hubieran subido cotizaciones sociales, las empresas tendrían un 7% más para pagar, que sumado a lo pactado en los convenios colectivos impide, a su juicio, que algunas empresas no puedan captar ese talento que se ha ido. "Para contratar a un hijo nuestro que está fuera necesitaríamos un 9% más de coste que el año anterior", señaló Garamendi.

Pero también sucede la situación contraria. Según el presidente de la CEOE, en España "hay muchos puestos de trabajo que no se cubren" y lo ejemplificó con los conductores de autobuses y la recogida de la fresa en Huelva "que tienen que venir de fuera a cubrirlos". Un hecho sobre el que añadió que las subvenciones al desempleo deben dirigirse "a la gente que lo necesita".

Diálogo tripartito: fundamental

Sin que sirva de precedente, sindicatos y patronal coinciden en la necesidad de un cambio de modelo y en que el diálogo tripartito es fundamental para que este se lleve a cabo con una discusión seria sobre el mercado laboral, la Formación Profesional y las universidades. "Queremos proponer, colaborar, hacer seguimiento, ayudar y clarificar qué es lo que necesita, para ver qué es lo que la sociedad nos está demandando. Estamos de acuerdo en que tenemos que mejorar la empleabilidad tanto de la formación como del empleo", expuso la secretaria confederal de UGT, Adela Carrió. "Y juntos", añadió Garamendi, a lo que Carrió contestó: "y juntos", en dirección al Gobierno para que ponga sobre la mesa un cambio del modelo: "Nosotros no queremos dar clases, pero sí gobernanza. Las empresas saben lo que necesitan, no queremos mandar, pero sí que se nos oiga", agregó el presidente de los empresarios.

Los sindicatos y la patronal también pidieron un marco regulatorio estatal para la formación profesional unificado sobre un paraguas en el que luego las comunidades puedan regulen. En la misma línea se expresó el presidente del Instituto de la Empresa Familar que pidió "revitalizar" esta opción formativa considerada como una opción de "segunda categoría" en España. 

El estigma de la Formación Profesional

Durante el periodo 2017-2018 había 738.226 alumnos en la formación profesional, de los cuales, en el curso anterior, solo el 2,5%, (apenas 23.000 alumnos) lo hicieron en la modalidad de formación profesional dual. Sin embargo, la educación universitaria acogió en el mismo periodo a casi 1,3 millones de alumnos que ascenderían a más de 1,5 millones al incluir máster y doctorado.

La vicepresidenta del grupo Antolín y el consejero delegado de Simón Holding apuntaron hacia un cambio cultural en la percepción que se tiene sobre la Formación Profesional, incluida la dual. "Es un tema de marketing que hay que cambiar", propuso el consejero delegado de Simón Holding. ¿Cómo? Los medios de comunicación, las series de televisión… "En Catalunya está teniendo mucho éxito la serie Merlín que trata sobre un profesor de filosofía que tiene muy buen trato con sus alumnos y eso ha incrementado la matriculación a filosofía de la gente joven. Podemos hacer cosas", auguró.

Por su parte, la consejera delegada de Antolín recordó que todavía hay quien le dice a sus hijos "vas a acabar en FP, como si fuese un castigo". "Eso tenemos que conseguir que no sea así. En Francia Formación Profesional es Diploma de Técnico Superior, eso suena fenomenal", agregó María Elena Antolín.