Ir a contenido

Energía

Holaluz lidera el autoconsumo con más de 1.000 instalaciones desde el adiós al 'impuesto al sol'

La eléctrica catalana tiene un ritmo de crecimiento de 30 instalaciones semanales

Sara Ledo

Holaluz lidera el autoconsumo con más de 1.000 instalaciones desde el adiós al 'impuesto al sol'

RICARD CUGAT

El adiós al impuesto al sol ha disparado el autoconsumo en España. Y la eléctrica catalana Holaluz lidera el despliegue. La compañía asegura que desde que el Gobierno eliminó este impuesto (en octubre) han tenido más de 10.000 peticiones para instalar placas. Un interés que ha quedado patente para la compañía en un ritmo de venta de 5 instalaciones al día y que en los últimos meses se han acentuado todavía más, a 30 'paneles' por semana.

"Teníamos el objetivo de ser líderes del mercado a final de año, pero esto ya ha pasado. Vamos a cerrar el 2019 con 1.500 instalaciones (…) tras el impuesto al sol, de la noche a la mañana, se multiplicó el interés de la gente, creemos que mucha gente tenía interés pero tenía metido en la cabeza que era ilegal o no era viable económicamente", aseguró la cofundadora de Holaluz, Carlota Pi, en una reunión con medios de comunicación.

El prototipo de paneles que instala Holaluz en los hogares suele ser de 3 kilovatios de potencia y cuestan 4.500 euros de media, lo que hará que a final de año se instalen 4.500 megavatios más de autoconsumo. Un ritmo de construcción que además tiene mucho margen si se compara el caso español con otros países de la Unión Europea como Inglaterra que cuenta con 800.000 instalaciones, Alemania (1,5 millones) o Italia (700.000). Aquí en España, no llegan a las 10.000 instalaciones.

Además, Holaluz tiene una baza de futuro: un acuerdo con la todopoderosa Tesla para instalar sus baterías inteligentes Powewall 2, aunque reconocen que las baterías "todavía son difíciles de rentabilizar". La compañía ofrece un servicio de 'llave en mano' que incluye instalación, mantenimiento y suministro porque sin baterías la capacidad máxima del autoconsumo es del 40%, para el resto es necesario utilizar energía de la red. La inversión inicial –que se puede pagar a parte o en la factura- se amortiza en siete años, pero a esto hay que sumar las subvenciones que dan los ayuntamientos y las bonificaciones a la cuota del IBI.

"No damos abasto", reconoce Carlota Pi que explica que desde el mes de octubre el equipo dedicado al segmento de autoconsumo de Holaluz ha pasado de tres personas a 15, y esperan aumentar el número. Más de la mitad de los nuevos autoconsumidores de la comercializadora son clientes de Holaluz que se interesan por esta nueva fórmula, mientras que el porcentaje restante es gente que no les conocía pero que se pone en contacto con ellos gracias al buen posicionamiento de la comercializadora en placas solares en el buscador de Google.

Holaluz cerró 2018 con una facturación de 180 millones y esperan un crecimiento del 57% este año. Según Carlota Pi, la compañía ya ingresa 18 millones de euros al mes. Con una cartera de más de 200.000 clientes y un ritmo de crecimiento diario de 500 consumidores nuevos, la compañía espera alcanzar 1,5 millones de cliente en cuatro años. "Tenemos todos los mimbres para ser la compañía que capture esa oportunidad", agrega Pi.