Ir a contenido

polémica laboral

El Banco de España insiste en que el alza del salario mínimo afectará al empleo

Pese a las críticas del Gobierno, la autoridad monetaria mantiene sus previsiones sober un "impacto negativo"

El Periódico

Edificio del Banco de España, en Barcelona.

Edificio del Banco de España, en Barcelona. / RICARD CUGAT

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, mantiene que la subida del 22,3% del salario mínimo, hasta 900 euros, "terminará teniendo un impacto negativo en el empleo", aunque matiza que hay un "elevado grado de incertidumbre" al respecto y que todavía es pronto para realizar un cálculo "riguroso" sobre el impacto preciso, que no se tendrá hasta el verano de 2020, y que, en cualquier caso, "no hay ninguna metodología infalible".

Estas declaraciones contrastan con el aluvión de críticas recibido desde el Gobierno, que incluso consiera que el Banco de España debería pedir disulpas por sus "malos augurios" respecto al salario mínimo. Lo hizo la secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas.

Pero lejos de eso Arce, durante la presentación del informe trimestral de la economía española, ha insistido en las tesis de la autoridad monetaria.  "No hemos variado sustancialmente nuestra visión del análisis que hicimos en febrero, pensamos que sigue siendo válido, lo actualizaremos con la muestra continúa de vidas laborales, pero seguimos pensando que la subida del SMI terminará teniendo un impacto negativo en el empleo", ha dicho. A su juicio "caben pocas dudas"sobre el signo negativo del efecto de la medida "caben pocas dudas" y prevé un "efecto moderador" del empleo derivado del mayor coste laboral que supone el incremento.

Arce ha defendido que el análisis realizado por el organismo el pasado mes de febrero, que estimaba un impacto de la medida del 0,8% en la creación de empleo, ha pasado "rigurosos filtros de calidad científica", si bien ha aclarado que se llevó a cabo conforme a la estadística de muestra continua de vidas laborales del año 2017 al ser la última disponible, de forma que hizo una traslación del impacto que tuvo la subida del 8% del SMI ese año, que fue un "modesto" 1%, al ejercicio 2019.

Dicha traslación dio como resultado que el impacto de la subida del SMI del 22,3% este año podría suponer la destrucción de 125.000 empleos, el equivalente al 0,8% de los 16 millones de ocupados a tiempo completo existentes en el mercado laboral.

En este sentido, Arce ha insistido en que la estimación del impacto de la subida del SMI este año se realiza sobre la muestra de trabajadores de 2017 al no estar disponible ni la del ejercicio de 2018 ni la de 2019, que no se conocerá hasta el verano de 2020, por lo que la población de trabajadores "ha podido cambiar en estos dos años y puede dar lugar a que esa extrapolación sea menos precisa".

Metodologías

De hecho, ha subrayado que "las metodologías cuantitativas por muy sofisticadas que estén, ninguna es infalible", y se trata de una cuestión "enormemente compleja", al ser además una subida sobre la que "no existen precedentes históricos" por su magnitud. "No tenemos una bola de cristal para medir el futuro", ha añadido.

Por ello, desde el Banco de España sostienen que "todavía es demasiado pronto" para tener un análisis "lo suficientemente informado y riguroso" y conocer con precisión el impacto de la subida del SMI del empleo.

El director general de Economía y Estadística del Banco de España ha apuntado que el organismo seguirá analizando "con mucho cuidado" toda la información de la que disponga sobre la evolución del empleo, y ha vuelto a reiterar el compromiso manifestado ya por el gobernador del Banco de España de publicar un informe una vez que se publique la muestra continua de vidas laborales del año 2019, algo que tendrá lugar en el verano de 2020.

Eso sí, ha apuntado que se continuará utilizando la metodología utilizada para el primer estudio, que ha sido discutida y analizada por otros expertos del ámbito académico, de ministerios y otros bancos centrales.