Ir a contenido

elecciones

Relevo generacional en el Cercle d'Economia

El posible nuevo presidente, Javier Faus, encarna el perfil de empresario en la cincuentena y creador de una gran compañía con sede en Barcelona

Agustí Sala

Relevo generacional en el Cercle d'Economia

Andrea Zamorano

El Cercle d'Economia se prepara para el relevo y además con un toque de cambio generacionalEl posible nuevo presidente, Javier Faus (Meridia Capital), encarna el perfil de lo que se podría denominar la "tercera generación" de este foro de opinión nacido en 1958 y de un empresario, de 52 años, que ha demostrado que también en Catalunya puede haber grandes compañías, según fuentes de la entidad. El actual presidente, Juan José Brugera (Colonial) tiene 72 años. 

Faus, que fue vicepresidente económico del FC Barcelona bajo la presidencia de Josep Maria Bartomeu y preside Meridia Capital, una sociedad inversora creada por él muy activa en el sector inmobiliario y con sede en Barcelona, con más de 1.000 millones de euros en activos bajo gestión.  

El proceso para las elecciones, convocadas por la junta directiva pesidida por Juan José Brugera (Colonial) para el 24 de julio, varios meses antes de lo que suele ser habitual, ha comenzado este miércoles con el periodo de presentación de candidaturas. Los comicios que conducen al cambio de junta directiva suelen ser en octubre o noviembre. La junta directiva ha preferido esta vez hacerlo cuando acaba el curso para que coincida con la constitución de un nuevo Ejecutivo central y nuevos gobiernos muncipales.  

Lo habitual es que solo haya una propuesta del presidente saliente, como es el caso de Faus. "Cuando el presidente hace la propuesta es que esta ha sido muy consensuada y consultada", sentencias fuentes conocedoras del club, que cuenta con unos 1.300 socios. Para presnetarse basata con tener una antigüedad mínima de dos años como en el club y disponer de la firma de 50 socios.  

Una vía habitual para pasar a ser presidente era ser vicepresidente en la junta anterior. Por ello se había especulado con la posibilidad de que el relevo de Brugera fuera Marc Puig (Grupo Puig), también lídre de un gran grupo con sede en BArcelona y en la cincuentena. Pero el principal ejecutivo de la multinacional catalana de la cosmética y la perfumería suena actualmente como posible nuevo presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), el poderoso lobi que agrupa a un centenar de las mayores firmas controladas por parientes. Su padre, Mariano Puig, uno de los fundadores del IEF y presidente de la entidad entre 1995 y 1997, fue homenajeado en la última asamblea anual del Instituto en Madrid tras recibir el Premio Reino de España.

El perfil de Faus encaja también en la estrategia emprendedia por el Cercle con el nuevo premio José Manuel Lara a la ambición y el propósito empresarial, que recibirán Juan Margenat, cofundador de Marfeel; Verónica Pascual, consejera delegada de ASTI TechGroup y Enrique Silla, consejero delegado de Jeanología durante la 35 Reunió Cercle d'Economia en Sitges. Se trata de potenciar la idea de que una economía tiene que tener empresa de todas las dimensiones, pequeñas, medianas y grandes, según fuentes de la entidad.

De hecho desde el Cercle, como desde otros ámbitos del mundo económico y empresarial se ha iniciado una estrategia para que Barcelona recupere el peso que merece en el contexto empresarial y económico. En este se espera algún pronuncinamiento de este foro de opinión transversal en relación al cambio en la gestión de la Cambra de Comerç deBarcleona con la victora del movimiento independentista por mayoría absoluta durante los encuentros en Sitges.    

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, clausurará estas tradicionales reuniones el próximo 1 de junio. El 'president' Quim Torra los inaugurará por segundo año consecutivo el próximo 30 de mayo. En el marco de estas reuniónes, el Cercle ha publicado su tradicional nota de opinión en la que da por fallecido al bipartidismo y reclama una profundización en la cultura del diálogo y el consenso. También identifica los dos principales problemas a los que se tendrá que enfrentar el nuevo Gobierno: consolidar una economía frágil y dar respuesta al conflicto territorial.