Ir a contenido

Condiciones laborales

Trabajar más de nueve horas: la rutina de ocho de cada diez autónomos

Un informe de ATA constata que la mayoría de ocupados por cuenta propia asume un exceso de jornada, que casi uno de cada tres trabaja todos los días de la semana y que solo el 5% hizo un mes de vacaciones en el último año

Gabriel Ubieto

Trabajadora autónoma en un quiosco de la calle Marina, en Barcelona.

Trabajadora autónoma en un quiosco de la calle Marina, en Barcelona. / ALBERT BERTRAN (El Periódico)

Si uno de los temas del momento en las empresas es como implantar la nueva normativa del control horario, los que no están por registros pese a hacer casi más horas que los relojes son los trabajadores autónomos. El 78% de los autónomos asegura trabajar nueve horas diarias o más y casi uno de cada tres trabajar todos los días de la semana, según un estudio de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) publicado este martes.

Los trabajadores por cuenta propia no tienen la obligación de llevar un registro de su jornada laboral, algo ideado para frenar el creciente fenómeno de las horas extras no pagadas. No obstante, dicho colectivo es uno de los que protagoniza más a menudo excesos de jornada. El 19% no descansan ningún día ni desconectan del todo y sólo el 1% de los autónomos trabaja menos de 35 horas semanales.

La vida laboral y familiar están separadas por una delgada línea en el caso de muchos empleados por cuenta propia y los periodos prolongados de ocio que caracterizan a los asalariados pocas veces son disfrutados por los 3,2 millones de autónomos. Solo el 5% de los autónomos encuestados por ATA afirman haber disfrutado de más de 30 días de vacaciones en el último año.    

Menos bajas, pero más largas

El estudio de ATA también constata el pobre rendimiento hasta ahora del sistema de la bajas por enfermedad entre los trabajadores por cuenta propia. El 76% de los autónomos no se han cogido la baja o han ido a trabajar enfermos en el último año, siendo ello más habitual entre las mujeres (88%) que entre los hombres (64%). La última reforma del Gobierno del PSOE, que entró en vigor en enero, permite que el autónomo pueda cobrar la prestación por accidente de trabajo o enfermedad laboral desde el día 1 que se dé baja y dejará de cotizar a la Seguridad Social el segundo mes de baja por enfermedad o incapacitación laboral hasta el momento del alta.

No obstante, cuando los autónomos acaban cogiendo la baja, esta es casi tres veces más larga que la media entre los asalariados. El estudio constata que los autónomos que estuvieron de baja por enfermedad lo hicieron por una media de 92 días, frente a la media de 39 entre los trabajadores por cuenta ajena.