Ir a contenido

elecciones

El independentismo retiene la mayoría absoluta en la Cambra de Comerç de Barcelona

La junta electoral otorga un escaño a la candidatura de Masià y lo pierde la Assemblea Nacional Catalana

Agustí Sala

Elecciones en la Cambra de Comerç de Barcelona el pasado 8 de mayo.

Elecciones en la Cambra de Comerç de Barcelona el pasado 8 de mayo. / ALBERT BERTRAN

La candidatura independentista promovida por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) retiene la mayoría absoluta tras el recuento definitivo realizado por la junta electoral central, con 31 en vez de las 32 vocalías que se le otorgaron inicialmente sobre 40 sujetas a sufragio universal. Tras esta revisión, la candidatura de Ramon Masià, que no había obtenido ninguna, gana un escaño en el pleno y lo pierde la ANC. A esta le sigue la candidatura de Enric Crous, con cuatro; la de Carles Tusquets, con tres; y la de las directivas; ade de Masià; la de las empresarias del lobi '50a50', con una.

Los votos totales fueron 19.243, lo que supuso una participación del 4,55%. En el conjunto de las cámaras catalanas, que son 13 incluyendo la de Barcelona, el número total de votos emitidos fue de 22.938. En siete entidades no se ha votado y solo ha habido comicios en todos los epígrafes (40) de la de Barcelona y en algunos de las de Lleida, Terrassa, Sant Feliu de Guíxols, Sabadell i Manresa.

La junta electoral central, el organismo que gobierna el proceso electoral, presidido por la 'número dos' de la Conselleria d'Empresa, Marta Felip, se ha reunido durante toda la tarde y ha decidido sobreque de los 983 votos que e congelaron pedientes de verificación (955 en Barcelona, 20 a la Cambra de Terrassa y 8 a la de Lleida) y ha optado por admitir como válidos 304 y rechazar totalmente 679, sin especificar a qué entidades corresponden.  

Según las primeras estimaciones, se han sumado unos 500 votos en la Cambra de Barcelona y otros más de 400 se han quedado sin contabilizar. La 'consellera' d'Empresa, Àngels Chacón, tiene previsto dar este martes una rueda de prensa para explicar todo el proceso, junto con Marta Felip; y un representante de la auditora AGTIC

Salto de más de 100 votos

La empresa Cartridge Systems, representada por Raquel Morera, de la candidatura de Masià, se ha hecho con una vocalía al pasar de los 28 votos que se le otorgaron a un total de 126. Francesc Cara Sola, que había ganado el escaño en ese epígrafe 10.2, en el grupo de transporte en la Cambra de Barcelona, gana uno con respecto a los 80 que se le contabilizaron provisionalmente.

Hay otros saltos, pero que no sirven para hacer con una vocalía. Es el caso de Infinity Planets, representada por Amanat Hussain, propietario de numerosos súpers con la franquicia Condis en Barcelona, de la candidatura de Tusquets, que suma 64 votos más hata llegar a 159, pero que no le sirven para batir a Bon Preu (ANC, aunque también se presentaba en la candidatura de Crous) en el epígrafe 8.5 de comercio.

En este grupo también destaca el avance de Pròsper Puig, de la candidatura de Masià, al que le agregan 44 votos más, hasta 85 en el epígrafe 8.6 de comercio; y Alejandro Goñi, de la lista de Crous, que gana 24 sufragios, hasta 85, también.  Algo parecido sucede con Renticontratas, representada por Elena Yepes, de la candidatura de Tusquets, que suma 36 votos más, hasta 286.         

Antes del recuento final, la Cambra de Comerç de Barcelona había reclamado "rigor" en la revisión de los sufragios de las elecciones a la entidad que se celebraron entre el 2 y el 8 de mayo y que arrojaron la victoria provisional de las candidaturas promovidas por la ANC. En una nota con un tono crítico, el equipo aún presidido por Miquel Valls pedía amparo al órgano tutelar (la Generalitat) "ante situaciones que pueden perjudicar la imagen institucional de la Cambra", una de las entidades clave del engranaje empresarial y económico barcelonés y catalán. 

Además también quedaban por aclarar otros 1.500 sufragios de diferencia entre el primer recuento facilitado por la Conselleria d’Empresa en la noche del miércoles pasado y el surgido de contar los votos registrados en cada epígrafe., que se atribuyeron a por parte de la Conselleria d'Empresa a un error al difundir datos   

El equipo de Valls, que ocupa el cargo desde el 2002 y que se ha visto contrariado por el resultado provisional de las votaciones, al igual que ha sucedido entre muchas entidades y organizaciones del 'establishment' barcelonés, exige que que "la información y la comunicación final de los resultados electorales sean trasladados de forma clara por parte de la junta electoral central, evitando cualquier situación que pueda lesionar la imagen de la corporación". Entiende que no debe repetirse el desconcierto con los datos que se vivió la noche del miércoles pasado.  

El resultado provisional otorgó a los candidatos independentistas un total de 32 vocalías de las 40 sujetas a sufragio universal. Dos de los tres candidatos a presidente, el abogado Ramon Masià y el exconsejero delegado de Damm, Enric Crous, aunque este segundo podría alirse con los secesionistas; no lograron ni si quiera escaño para sí mismos, según el resultado provisional y así ha seguido según el definitivo. 

Las 31 vocalías siguen dando a los soberanistas mayoría absoluta, ya que el pleno tiene un total de 60 pazas. Además además de las 40 votadas la semana pasada hay otras 14 reservadas a 14 empresas que pagan 75.000 euros y seis que se repartirán el 5 de junio las patrronales Pimec y Foment.

Grandes empresas

Las empresas financiadoras, que hasta ahora había tenído un gran preso en el control de la entidad  y ahora podrían replantearse su papel, son Abertis, el Banc Sabadell, Mediolanum, CaixaBank, CriteriaCaixa, Deloitte, Indra, Magma Disseny, Naturgy, PwC, Promotora Kasde (Catalonia Hotels), RACC, Damm y la Sociedad General de Aguas de Barcelona.

Un elemento de discrepancia en estos comicios ha sido el sistema de voto electrónico presencial y remoto con solo certificado digital y no doble autentificación. Así lo puso de manifiesto incluso el ministerio de Industria a través de una comunicación remitida a la 'consellera' de Empresa, Àngels Chacón; el organismo que tutela las cámaras.    

Diferencias estrechas

El hecho es que la diferencia entre el ganador de una plaza en el pleno de la Cambra y el segundo en algunos epígrafes sujetos a votación es de apenas dos votos. En otros de una o dos decenas.

Ese elemento hizo que hubiera expectativas por parte de los otros candidatos en los resultados definitivos, ya que la ANC podría perder la mayoría absoluta, pero no ha sido así 

Algunos candidatos han preparado estos días toda la artillería jurídica por si la distribución definitiva de vocalías no les convence. En todo caso esperarán escuchar las explicaciones de Chacón y de la audotira AGTIC para tomar decisiones. 

Hay informes jurídicos que concluyen que "el voto electrónico es documento a efectos penales". Por ello, las conductas por falsedades documentales se les pueden aplicar "cuando se produce la alteración o atribución de un sentido distinto al voto electrónico emitido".

Y apuntan a posibles responsabilidades en las que puede incurrir la junta electoral central. Y es que el acta de proclamación de resultados que firma esta entidad que gobierna el proceso electoral "es susceptible de ser considerada también falsedad en documento público u oficial". Y en ello, si fuera el caso, incurrirían los funcionarios de este organismo con delitos que van de la falsedad por imprudencia grave a la prevaricación.