03 jul 2020

Ir a contenido

operación

El Santander ofrece comprar el 25% de su filial mexicana por 2.560 millones

El grupo quiere quedarse con toda la rentabilidad que genera en el país y que ahora comparte con pequeños accionistas

P. A.

La presidenta del Santander, Ana Botín, durante una rueda de prensa en Madrid.

La presidenta del Santander, Ana Botín, durante una rueda de prensa en Madrid. / JUAN MANUEL PRATS

Siete años después de sacar su filial mexicana a bolsa para ganar unos 3.000 millones de euros de capital, el Santander ha anunciado este viernes que lanzará una oferta para comprar hasta el 25% de dicha entidad que está en manos de pequeños accionistas, con un desembolso máximo de unos 2.560 millones. El grupo tiene confianza en el país latinoamericano, donde los tipos están al 8% y su crédito crece al 16% con una morosidad de apenas el 2,4%, y con la operación pretende quedarse toda la rentabilidad que generará su banco en el país, donde es el tercero del mercado (tras BBVA Bancomer y Banorte).

Los accionistas mexicanos que acepten la oferta recibirán acciones nuevas del Santander, con una prima del 14% sobre la cotización de los títulos de la filial mexicana respecto al cierre de ayer. La compra, que tendrá que ser aprobada en una junta de accionistas extraordinaria y que obligará al grupo a ampliar capital en un 3,5% tras las operaciones similares realizadas en el 2015 y el 2017, tendrá un impacto neutro en el beneficio por acción y ligeramente positivo en términos de capital (0,05 puntos). Se cerrará previsiblemente a finales del tercer trimestre y no supondrá que el grupo deje de cotizar en México, ya que las acciones de la filial serán sustituidas por las de la matriz.

"Esta operación cumple con nuestros criterios estratégicos y financieros, tiene un retorno atractivo sobre el capital invertido (14,1%) y permite incrementar a futuro el beneficio neto del grupo y la generación orgánica de capital", ha defendido la presidenta del banco, Ana Botín, durante la junta ordinaria de accionistas celebrada este viernes. "Creemos en México, en el potencial de su sector financiero, y de Santander México, que es uno delos bancos líderes del país", ha añadido.

El banco ha seguido así el camino opuesto al que le recomiendan analistas como los de Goldman Sachs, que apuestan porque venda filiales latinoamericanas para fortalecer su capital (cerró el año pasado en el 11,3% y en el primer trimestre bajará en torno al 11,2% por impactos regulatorios, cuando el mercado presiona para que se acerque al 12%). "La operación es consistente con la estrategia de Grupo Santander de incrementar su peso en mercados en crecimiento y refleja la confianza de Banco Santander en México y en su filial mexicana así como en su potencial de crecimiento a largo plazo", ha argumentado la entidad en una nota.