Ir a contenido

EFECTOS DE LA ELECTRIFICACIÓN

El fabricante de motos Gas Gas de Salt anuncia recortes por el descenso de las ventas

La dirección convocado el comité a una reunión para concretar las necesidades del ajuste de personal

ACN / Girona

La fábrica de motos de Gas Gas, en Salt.

La fábrica de motos de Gas Gas, en Salt. / ACN / XAVIER PI

La dirección de la fábrica Gas Gas de Salt (Girona) ha anunciado este martes su intención de presentar un ERE a raíz del descenso de las ventas. La empresa, que desde 2016 pertenece al grupo Torrot, justifica la necesidad de llevar adelante el expediente por motivos económicos. Según ha avanzado 'Diari de Girona', la dirección ha convocado a los representantes del comité de empresa a una reunión la próxima semana donde concretará cuál será la afectación del ERE. Fuentes sindicales temen, sin embargo, que se trate de un expediente de extinción de contratos que al menos afecte al 10% de la plantilla. 

La histórica marca de motos de competición (trial, enduro y off-road) ya sufrió dificultades económicas que la condujeron a la quiebra el año 2015. La empresa entró en liquidación y el fabricante de motos eléctricas Torrot, gracias a un acuerdo con el fondo de inversión Black Toro Capital, la compró por 9,66 millones de euros. Después de meses de tener la producción parada, la fábrica de Salt (ahora, bajo la marca Torrot Group- Gas Gas) retomó la cadena de montaje en marzo del 2016. El año pasado, además, Torrot anunció una inversión de dos millones de euros en la fábrica de Salt para sacar al mercado su primera moto de trial eléctrica. Entonces, la factoría contaba con unos 150 trabajadores y exportaba el 90% de la producción.

A principios de mayo del año pasado, la fábrica de Salt -de unos 10.000 metros cuadrados- sufrió un aparatoso incendio. Las llamas, que originaron una intensa humareda, terminaron afectando al 5% de la planta (aunque no dañó la estructura de la nave ni las cadenas de producción) . Torrot está ultimando la entrada en funcionamiento de una nueva planta en Cádiz. Las instalaciones, según informó la compañía, han supuesto una inversión de 16 millones de euros. Se prevé que entren en servicio en verano y, desde aquí, la empresa quiere fabricar un nuevo concepto de moto eléctrica. Hace apenas un mes, la dirección de Torrot anunciaba el inicio de obras para equipar la nueva factoría (que se sumará a la de Salt). A raíz del proceso, en noviembre del 2017 Torrot se añadió a la lista de empresas que trasladaron su sede social fuera de Catalunya; en este caso, de Mataró en Zaragoza.

La firma gerundense mantiene una apuesta por vehículos para uso en la montaña y trial, con más de tres décadas de historia. Está presente en cinco continentes y más de 50 países.

Temas: Motos