Ir a contenido

Automoción

La plantilla de Nissan exige garantías de no más despidos en Zona Franca

La firma automovilística gastará 180 millones en las salidas, más del doble que en nueva infraestructura

Tras las 600 salidas, la planta de Zona Franca reducirá su personal a mínimos históricos

Gabriel Ubieto

Línea de montaje de cajas de cambio en la fábrica de Nissan en Barcelona.

Línea de montaje de cajas de cambio en la fábrica de Nissan en Barcelona.

Los trabajadores de Nissan exigen garantías de futuro para la planta de Zona Franca y que la salida de 600 de sus compañeros, anunciada el martes por la empresa, no sea el primer paso de un cierre por etapas. Así lo ha expresado el comité de empresa este miércoles en una rueda de prensa conjunta entre los diferentes sindicatos. “Pedimos una salida digna para los mayores y trabajo para los que se quedan”, ha declarado el presidente del comité de empresa, Juan Carlos Vicente.

Fuentes sindicales consultadas han cifrado en alrededor de 180 millones de euros el coste para la empresa de las 600 salidas anunciadas, siempre que estas se efectúen en condiciones parejas a las del reciente plan que se ha cerrado este marzo. En este, que ha durado dos años, salieron 150 empleados, con el 90% del salario hasta la prejubilación en el caso de los mayores.

Esos 180 millones de euros superan por más del doble la inversión anunciada este martes por la dirección europea de la firma automovilística, que prometió 70 millones para una nueva planta de pintura y 10 más para para mejora la línea de producción de cajas de cambio. Desde el comité de empresa se les ha trasladado la intención de la compañía de cerrar el paquete de salidas antes de Semana Santa, aunque también declaran que de momento no se les ha trasladado un plan de reuniones para ir negociándolo y que, desde Nissan, se ha condicionado el incio de las inversiones al cierre del plan de salidas. "Es un chantaje", afirman desde el comité.

Plantilla ya bajo mínimos

Los representantes de los trabajadores afirman no tener más detalles de las condiciones de salida que les planteará la empresa, pero parten del plan que individualmente ha ido cerrando la compañía con 150 empleados durante los dos últimos años. “Si dicho plan no es satisfactorio para los trabajadores iniciaremos movilizaciones”, ha declarado el miembro del comité, Miguel Ángel Boiza. “El principal objetivo del comité es salvaguardar el futuro de la compañía, para así salvar el empleo”, ha añadido.

Uno de los principales puntos en la negociación que esperan abrir en breve comité y empresa son las garantías de que no habrá más salidas de personal a corto plazo. “Si la empresa cumple y se hace con medidas no traumáticas, no es un problema. Siempre que vaya acompañado con un plan industrial detrás”, ha declarado Javier Hernández, otro miembro del comité. Actualmente la plantilla de Nissan en Zona Franca ronda los 3.000 trabajadores y se encuentra en niveles similares a los del 2008, cuando se efectuó un expediente de regulación de empleo (ERE) que dejó en la calle a 1.680 personas.

Desde el comité se da por segura la cifra de 600 salidas, ya que ven muy difícil poder rebajarlas. No descartan que, si no hay acuerdo, la compañía opté por un expediente de regulación de empleo (ERE). “Sabemos que pasa cuando una multinacional se marca un objetivo de salida de plantilla […] lo harán de una manera u otra”, ha afirmado el presidente del comité.