24 feb 2020

Ir a contenido

Así está afectando la huelga feminista del 8 de marzo en Catalunya

Los transportes públicos han visto reducido su servicio, con un seguimiento desigual en función del medio, y el apoyo en las universidades ha sido masivo

Entre los funcionarios, los profesionales de la sanidad y los comerciantes el apoyo ha sido mínimo

Manifestación de estudiantes el 8M en la plaza Universitat de Barcelona.

Manifestación de estudiantes el 8M en la plaza Universitat de Barcelona. / ALBERT BERTRAN

La huelga del 8 de marzo en conmemoración del Día Internacional de la Mujer está teniendo en Catalunya un seguimiento superior al de otras protestas recientes, aunque desigual según el sector. El Departament de Treball de la Generalitat ha afirmado que el consumo energético, a las 16 del mediodía, ha descendido el 1,6% respecto al del día anterior, casi la mitad de lo que bajó durante la huelga del independentismo del pasado 21 de febrero. Desde la patronal de la pequeña y mediana empresa Pimec se ha cifrado el seguimiento global en el 7,3% de los trabajadores que han realizado paros parciales y el 1% los que han realizado paros totales. [Sigue la huelga del 8M, Día de la Mujer, en directo.] 

En los transportes se están cumpliendo los servicios mínimos y la afectación en el metro de Barcelona es superior, del 40% según el sindicato CGT, a la que está teniendo en el servicio de autobuses, del 15% según la central. Por su parte, la dirección de TMB no ha ofrecido cifras, aunque reconoce que los tiempos de espera en la mayoría de las líneas son superiores a los habituales. La Generalitat sí ha facilitado cifras y ha tasado la participación de los huelguistas en el 18,5% en el metro, y del 3,2% del bus.

Renfe Rodalies está operando a un tercio de su capacidad, según los servicios mínimos marcados. No se han registrado incidentes de relevancia en ninguno de estos transportes.

Universidades y escuelas

Las universidades, tanto por parte de los docentes como de los estudiantes, están registrando un seguimiento masivo. En la UB, las facultades de Derecho, Educación y la del Raval, de Filosofía, Historia y Geografía, han registrado el 100% de apoyos, según reconocen fuentes de la dirección.

En el resto de campus, el seguimiento oscila entre el 50 y el 90%. En la UAB el mundo universitario ha seguido un guión similar y aulas vacías en la mayoría de facultades de Bellaterra. Entre los estudiantes de medicina y veterinaria ha sido donde menos éxito han tenido los paros, con seguimientos de entre el 40 y el 50%.

Por su parte, en la UPC ha habido "menos afluencia que en un día normal", según la dirección, y en la UPF el apoyo entre los estudiantes ha sido del 100% en los dos principales campus. Menor en el caso del personal administrativo, entre el que el 53% ha hecho huelga.  

El sindicato CGT, el único que de momento ha facilitado cifras de seguimiento, mide el apoyo en el sector educativo en el 30%, "con muchos centros educativos en servicios mínimos" y un apoyo "mayor" que en la huelga del año pasado. La Generalitat ha rebajado dichas cifras y ha afirmado apoyos del 9,5% en la pública, el 8,9% en la concertada y el 7,5% en la privada.

Función pública

Entre los funcionarios el paro de este 8-M ha tenido un seguimiento del 8,2%, según datos de la Generalitat, muy por debajo de los que tuvo la última huelga general del 21 de febrero, convocada por la central independentista Intersindical CSC. Esta fue secundada entre los funcionarios por el 23,7%.

Menor incluso ha sido el seguimiento en la sanidad, según los datos ofrecidos por la Generalitat. En los centros públicos y concertados el apoyo a los paros ha sido del 3,7% y en la privada del 1,1%.

Comercio

En el comercio, las organizaciones de comerciantes de Barcelona todavía no han elaborado datos propios para medir el impacto de la huelga en el consumo, aunque hablan de afectación mayoritariamente residual en el consumo. El barrio de Horta ha sido la excepción, donde las compras han bajado el 30% respecto a un viernes normal.