Ir a contenido

Negociación fallida

El Gobierno no ve mayorías para aprobar la contrarreforma laboral

La ministra de Trabajo cierra la puerta a derogar los aspectos más lesivos para los trabajadores de la reforma laboral del PP antes de las elecciones

El Periódico

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en rueda de prensa tras una reunión del Consejo de Ministros. 

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en rueda de prensa tras una reunión del Consejo de Ministros.  / David Castro (El Periódico)

El Gobierno ha renunciado a derogar vía real decreto ley antes de las elecciones algunos de los aspectos más lesivos para los trabajadores de la reforma laboral del PP. Estos son la ultraactividad, la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa y la reforma de la subcontratación. Así lo ha manifestado la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que sí han anunciado uno de los puntales que sí han tirado adelante: el control obligatorio de jornada.

"Hemos sopesado los pros y los contras [...] y hemos llegado a la conclusión de que no ibamos a contar con apoyos suficientes en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados porque eran muy difícil poner de acuerdo a posiciones bastante complejas", ha declarado la ministra.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez renuncia, por "realismo", según ha definido Valerio, a uno de sus compromisos al llegar al Gobierno y desecha nueve meses de negociaciones sin consenso con sindicatos y patronal. La pelota, tal como ya habían manifestado los socialistas, estaba en el tejado de los grupos parlamentarios, ya que ellos no iban a llevar al Consejo de Ministros ninguna medida para la que no tuviera una mayoría atada en el Congreso.

La contrarreforma ha descarrilado al no conseguir el Gobierno un equilibrio entre las pretensiones de Unidos Podemos y el PDECat, las dos fuerzas con las que ha ido cocinando parlamentariamente el paquete de medidas. La ministra Valerio ha reconocido en rueda de prensa que no querían que con la derogación de dichas medidas les pasase como en el reciente episodio en materia de pensiones, sin acuerdo, del Pacto de Toledo.