Ir a contenido

Informe de morosidad

Los plazos de pago de administración y empresas empeoran en 2018

El 81% de las empresas incumplen los plazos de pago (60 días), frente a un 58% de pymes

Sara Ledo

Antoni Cañete, presidente de la Plataforma de Morosidad, ayer.

Antoni Cañete, presidente de la Plataforma de Morosidad, ayer. / JOSÉ LUIS ROCA

Si bien tanto administración como empresas suelen pagar más tarde de lo que deben –la ley establece un plazo de 30 y 60 días, respectivamente, que pocas veces se cumple-, en el último año ha habido un empeoramiento de los plazos después de casi diez años de leves mejoras. Así, en el 2018 el plazo medio de pago aumentó en 3 días en el sector público, pasando de los 65 a los 68 días, y en 4 días en el sector privado, pasando de los 77 a los 81.

Esta es una de las conclusiones que pone de manifiesto el 'Informe sobre la Morosidad: Estudio Plazos de Pago en España 2018', presentado este lunes la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM), en el que se aprecia que el ratio de morosidad (porcentaje de impagos respecto al total de facturación) aumentó un 0,5 puntos porcentuales respecto a 2017 hasta situarse en el 2,9%. "En el momento en que esta ratio se eleva, empezaremos a ver quiebras", advirtió en un encuentro con medios el presidente de la PMcM, Antoni Cañete.

¿Qué tipo de empresas tardan más en pagar? Según el estudio, elaborado a partir de 700 encuestas a organizaciones, el 59% de los encuestados asegura que quienes más tardan en pagar son las grandes empresas (facturación superior a los 50 millones). De hecho,el 81% de las grandes empresas incumplen la ley y pagan más tarde de los 60 días que están estipulados, frente al 58% de pequeñas y medianas empresas (pymes).

El principal motivo de los escasos pagos en tiempo en las grandes empresas lo sitúa Cañete en la pérdida de los márgenes que ha hecho a las empresas hacer uso de su posición de dominio a través de la reducción de márgenes por la vía financiera, es decir, utilizando a los proveedores para financiarse. Una situación que le recuerda al presidente de la PMcM –salvando las distancias- a los acontecido en 2007. "Una de cada tres empresas que cerró en la crisis lo hizo por culpa de la morosidad. No decimos que estemos en crisis, sino que las cosas no van tan bien y debemos gestionarlo", aseguró Cañete.

El presidente de la plataforma calificó la subida del salario mínimo como una decisión "populista" y defendió buenos salarios en un entorno de empresas competitivas. "Otra cosa es hacernos trampas al solitario. Si tenemos salarios altos y empresas no competitivas vamos a tener un país de fiesta sí, pero el año próximo cerramos el país", advirtió.  

Necesidad de un régimen sancionador

La Plataforma Multisectorial insiste en la necesidad de que exista un régimen sancionador que controle estos plazos. A él se comprometieron todos los partidos políticos y, de hecho, el Pleno del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad hace dos años una Proposición de Ley de Refuerzo de Lucha contra la morosidad, a propuesta de Ciudadanos. Sin embargo, esta norma se encuentra parada en su tramitación, después de que la propia Plataforma denunciase "presiones de grandes superficies" en el PSOE y el PP para volver a un pacto entre las partes (un acuerdo entre empresas para pagar más tarde).

Es por ello que, desde PMcM, recuerdan al Gobierno que tienen su compromiso en esta materia y piden que lo dejen reflejado antes de irse vía Real Decreto. Si no apremian al resto de partidos políticos para que en la nueva legislatura se ponga en marcha esta ley para multar a las empresas morosas que ya tiene hecho "prácticamente un 80%", por lo que su tramitación sería rápida. "No es un tema menor. Un país que paga tarde no es problema de una empresa sino que es un problema del país porque es menos competitivo", exclamó Cañete.