Ir a contenido

Iberia tendrá seis meses para adaptar su accionariado tras el 'brexit'

La UE exigirá que presenten un plan "preciso y concreto" sobre las medidas para cumplir con la normativa europea

Silvia Martinez / Bruselas

Un avión de la aerolínea española Iberia.

Un avión de la aerolínea española Iberia. / El Periódico

Las aerolíneas bajo control británico, como es el caso de Iberia, tendrán seis meses de plazo extra para adaptar su accionariado en caso de un ‘brexit’ sin acuerdo. Es el plazo que han acordado los negociadores del Parlamento Europeo, que pedían doce meses, y del Consejo, que defendían siete meses, para que la compañía lleve a cabo la reestructuración necesaria para cumplir con el reglamento europeo si quieren seguir volando dentro de la Unión Europea.

Según la normativa europea, las licencias de explotación para los vuelos intracomunitarios solo pueden asignarse a empresas cuyo control efectivo –más del 50% del accionariado- está en manos de un Estado miembro o sus nacionales. La Comisión Europea tiene dudas de que Iberia, que forma parte del holding IAG junto con Vueling, Aer Lingus y British airways, siga cumpliendo con este requisito tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea por lo que lleva meses exigiendo explicaciones.

Los planes presentados hasta ahora por IAG, sin embargo, no han convencido al Ejecutivo comunitario, que inicialmente no incluyó ningún período transitorio en su propuesta de reglamento para evitar que el Reino Unido pudiera seguir disfrutando de las mismas ventajas competitivas una vez salga de la UE. Consejo y Eurocámara se han puesto, no obstante, de acuerdo en dar un plazo extra de seis meses -hasta finales de septiembre si el divorcio se ejecuta el 29 de marzo- para encontrar una solución que permita a las aerolíneas del grupo seguir operando si se produce un ‘brexit’ caótico.

Plan "preciso y concreto"

Este pacto provisional, que deberá ahora ser confirmado por ambas instituciones, pretende evitar que haya “un severo trastorno” en las conexiones aéreas de vuelos de pasajeros y de mercancías. El acuerdo, condicionado a que el Reino Unido garantice una situación equivalente que asegure una competencia justa, incluye dos semanas a partir de la entrada en vigor del reglamento para presentar en Bruselas “un plan preciso y concreto” sobre las medidas que piensan adoptar para cumplir con las normas europeas sobre y reestructurar el accionariado.

“Se garantizará la conectividad aérea básica entre los aeropuertos de la UE y el Reino Unido, siempre que el Reino Unido dé el mismo trato a las aerolíneas de la UE. Esto significa que los pasajeros de la UE todavía podrán viajar en avión en caso de un 'brexit' sin trato. Sin embargo, de ninguna manera se replica las ventajas significativas del mercado único de la UE”, ha avisado la comisaria de transportes, Violeta Bulc, en relación al acuerdo provisional que será temporal y limitado. Como parte de los planes de contingencia, la Comisión Europea también ha propuesto otro reglamento en el ámbito de la seguridad para garantizar que aviones y aerolíneas pueden seguir operando aparatos que contienen partes fabricadas en el Reino Unido.