Ir a contenido

AVIACIÓN

Pilotos más militares

El Gobierno amplía a 12 años el tiempo mínimo de servicio para que los aviadores de las fuerzas armadas puedan obtener una excedencia para volar en aerolíneas civiles

Salvador Sabrià

Aviones militares en una exhibición en Lleida.

Aviones militares en una exhibición en Lleida. / DEFOTO / RAMON GABRIEL / NURIA GARCÍA

No es fácil ni barato llegar a ser piloto de avión comercial en España. Cómo mínimo se han de cursar cuatro cursos, más el añadido de la especialización para el modelo de aeronave que se pilotará. Y todo ello, con un elevado coste en comparación con otras formaciones, ya que sumados todos los conceptos puede llegar a costar unos 130.000 euros. Además, los principios siempre son muy duros y solo se asciende o incluso solo se permite pilotar según qué modelos de aviones si se acreditan muchas horas de vuelo previas. Todo ello acaba haciendo más atractivo de lo que parecería de entrada ingresar en las fuerzas armadas para convertirse en un piloto militar profesional, y, posteriormente, dar el salto a la aviación civil. Se trata de una situación que se ha convertido en más habitual de lo que podría pensarse, haste el punto de que el Ministerio de Defensa, dirigido por Margarita Robles, ha considerado necesario endurecer las condiciones en las que un piloto militar puede pedir una excedencia para aceptar ofertas de compañías privadas.

A principios del año pasado, el jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, el general Javier Salto, advertía en un encuentro con periodistas de que se estaba empezando a notar en el ejército una falta de personal y que se agudizaría el problema en los próximos años. En el caso del Ejército del Aire, añadió el problema de los pilotos con una cifra elocuente: más del 10% de los 500 aviadores militares habían pedido la excedencia en el último año para pasarse al sector privado, en el que cobran más. Y con la ventaja añadida del posible retorno en caso de problemas en las aerolíneas comerciales.

Desde el pasado 2 de febrero este cambio de actividad será más difícil. Ese día entró en vigor un real decreto del ministerio que varía las medidas para la adquisición y la pérdida de la condición de militar y otras situaciones administrativas del cuerpo. El preámbulo ya prepara el terreno: "Se ha observado que un número importante de pilotos militares ha solicitado la excedencia voluntaria por interés particular para aceptar ofertas en el sector aeronáutico civil antes de cumplir los 12 años de servicios, plazo estimado cómo idóneo, tanto para compensar el gasto ocasionado en la formación aeronáutica, como para garantizar la operatividad de las unidades".  

En otro punto se destaca que se incrementará "el tiempo de servicios necesarios" para acogerse a una excedencia "tras la relización de los diferentes cursos que confieren la capacitación de piloto de aeronaves, teniendo en cuenta el coste de dicha formación que no se considera compensada con los actuales requisitos".  Tras estas explicaciones, en el artículo único del real decreto se incrementa de 10 a 12 años el plazo para solicitar la excedencia, y además el cómputo del tiempo de servicios no se iniciará con el nombramiento como alumno del centro militar de formación, como sucede en los otros cuerpos, sino, en el caso de los pilotos, "desde el acceso a la escala en la que se encuentren". 

También se amplía de 10 a 12 años el tiempo necesario de servicios para poder acceder a la excedencia para pilotar aviones civiles desde el momento en el que se han finalizado los cursos que "confieran por primera vez la capacitación de piloto de aeronaves". Este plazo también rige para la obligación del militar "resarcir económicamente al Estado" por el coste de su formación, si no cumple el tiempo de servicios, para poder optar a esta situación y en función de los costes y duración de los estudios realizados.