Ir a contenido

ENCUESTA DE POBLACIÓN ACTIVA

El 2018 cierra con más de medio millón de nuevos empleos, la mayor cifra en 12 años

El paro baja por sexto año consecutivo, en 462.400 personas y se sitúa en los 3,3 millones de desempleados

La temporalidad sigue disparada y registra su mayor cifra a final de año desde el 2008

Gabriel Ubieto

El paro baja en 462.400 personas en 2018 y se crean 566.200 empleos. / DOMINIQUE FAGET (AFP / VÍDEO: EUROPA PRESS)

La economía española mantiene su senda de creación de empleo y cierra el 2018 con su sexto descenso consecutivo de la cifra de parados. La tasa de desempleo acaba el año por debajo del 15%, con 462.400 personas menos en las colas del INEM y dejando un total de 3,3 millones de desempleados. En paralelo el número de ocupados sigue creciendo, hasta los 19,56 millones, rozando en esta última Encuesta de Población Activa (EPA) del 2018 los 20 millones de trabajadores en activo. La 'cara B' de ese crecimiento es la calidad del empleo generado. La temporalidad sigue disparada y cerró el 2018 a su mayor nivel en una década: más de uno de cada cuatro asalariados no era indefinido.

Los datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) constatan un crecimiento de la ocupación hasta niveles precrisis, aunque, tras encadenar seis ejercicios con sendas reducciones del desempleo, las cifras de cierre del 2018 revelan también una cierta desaceleración. El retroceso registrado es inferior a los experimentados en los cuatro años anteriores, aunque superior al del 2013, cuando el desempleo bajó en 85.400 personas. La tasa de paro se situó al finalizar el 2018 en el 14,45%, porcentaje 2,1 puntos inferior al del 2017 y su nivel más bajo en 10 años.

No obstante, ese descenso del paro no está llegando de igual modo a los hombres que a las mujeres. La brecha de género en cuanto a desempleo es la más alta desde hace una década, concretamente de 3,4 puntos, entre los 12,9% de parados y el 16,3% de paradas. 

Por su parte, el empleo creció en el 2018 en 566.200 personas, casi el 3% respecto al 2017, logrando su quinto aumento anual consecutivo y el mayor aumento desde el 2006, cuando se generaron en España 686.200 puestos de trabajo. La mayor parte de los empleos creados el ejercicio pasado se concentraron en el sector privado, con 430.000 nuevos puestos de trabajo (+2,7%), aunque el sector público registró un porcentaje de crecimiento más elevado, con 136.200 empleos creados, el 4,4% más.

Crece el empleo, pero no la calidad

La asignatura pendiente de la economía española es la calidad de ese empleo, pues la temporalidad cerró el 2018 con su peso más alto en la última década. El 26,9% de los asalariados tenían un contrato temporal. Y, entre estos, los que duran menos de un día aumentaron el 18,7% respecto al 2017. Lo que en el mercado laboral español no es incompatible con que el número de contratos indefinidos registrados fuera a cierre del 2018 el más alto en la última década, superando los 12 millones de ocupados.

Si bien es cierto que la temporalidad cierra el año disparada, la subocupación continúa su tendencia descendente y, desde los máximos del 2013, el finado 2018 fue el sexto año de bajadas.

Por lo que respecta a la parcialidad, la otra variable que suele ser sinónimo de precariedad, esta crece a mayor ritmo que las jornadas completas. Si bien el número de horas trabajadas a tiempo completo aumentaron el 3,9% respecto al mismo periodo del 2017, las de tiempo parcial lo hicieron al 6,8%. No obstante, el peso de las jornadas completas sobre el total de horas, pese al retroceso, sigue siendo mayoritario, representando el 92%. Y esta realidad sigue siendo claramente mayoritaria entre las mujeres, que realizan el 75,3% del total de horas de jornada parcial.

Horas extras disparadas

El número de horas extras crece a un ritmo superior que el de los nuevos puestos de trabajo. En la comparativa interanual, estas se incrementaron el 5%. No obstante, no crecen igual las horas extras remuneradas que las que se trabajan pero no se cobran. Son estas últimas las que crecen a un mayor ritmo, concretamente el 2018 cerró con el 8,3% más que en el 2017, frente al 2,3% que aumentaron las remuneradas.

Unas cifras con las que los sindicatos y determinados partidos de la oposición justifican sus exigencias al Gobierno para que este impulse por ley el control obligatorio de jornada, que es una de las cuestiones que actualmente están negociando en el Congreso.

Baleares, el territorio que más empleo crea

Por comunidades autónomas, las Islas Baleares fueron el territorio que más empleo creó al cierre del año, pese a que el últim trimestre, por cuestiones estacionales, fue de descensos. Mallorca, Menorca y las Pitiusas crecieron en ocupación el 6,9% respecto al 2017. Una cifra más de dos veces superior a la media española, que fue del 2,98%. Canarias (+4,8%) y Andalucía (4%) fueron las siguientes autonomías más dinámicas en cuanto a nuevo empleo. El otro platillo de la balanza lo representaron Ceuta, con un incremento de a penas el 0,3%, Asturias (+0,6%) y Valencia (1,3%). Catalunya cerró el 2018 ligeramente por debajo de la media española, con un crecimiento del 2,3%. 

Temas: EPA Empleo Paro