Ir a contenido

POLÍTICA MONETARIA

El BCE ve más riegos para la economía y aleja la subida de tipos

Draghi no descarta tomar medidas si la desaceleración se hace persistente

P. A.

El presidente del Banco central Europeo, Mario Draghi, en una imagen de archivo.

El presidente del Banco central Europeo, Mario Draghi, en una imagen de archivo. / EFE / ARMANDO BABANI (efe)

El Banco Central Europeo (BCE) ha admitido este jueves que los riesgos de que el crecimiento de la eurozona sea mayor o menor del previsto han pasado de ser "equilibrados", como estimaba en diciembre, a apuntar "ahora a la baja", debido a la "persistencia de incertidumbres relacionadas con factores geopolíticos y amenazas proteccionistas, vulnerabilidades en los mercados emergentes y volatilidad de los mercados financieros". La economía de los países del euro está evolucionando de forma "más débil de lo previsto", ha reconocido su presidente, Mario Draghi

El mercado da por sentado que la primera subida de tipos de interés, que el BCE lleva unos meses afirmando que no se producirá "hasta al menos durante el verano de 2019", no llegará hasta ya entrado el 2020. Draghi ni lo ha afirmado ni negado, pero ha asegurado que el banco central tomará decisiones si los factores que están ralentizando la economía se hacen "persistentes", lo que aleja ese encarecimiento del dinero. El presidente, además, ha aplazado al menos hasta marzo la decisión sobre una posible nueva inyección masiva de liquidez al sector financiero, lo que ha penalizado a los bancos en bolsa.

El alto funcionario italiano ha culpado del "incremento general de la incertidumbre" a las negociaciones del 'brexit', la desaceleración en China, el menor efecto de la rebaja fiscal en Estados Unidos, la pugna comercial entre estos dos países, los problemas de la industria del automóvil de Alemania por los posibles aranceles, y las circunstancias políticas en algunos países de la zona euro. Sin embargo, ha asegurado que la probabilidad de una recesión es baja. 

Draghi, asimismo, ha asegurado que el banco central está listo para actuar si lo considera necesario: "No es cierto que el BCE se haya quedado sin instrumentos. Tenemos toda nuestra caja de herramientas disponible". De momento, ha dejado los tipos en el 0% y seguirá cobrando a los bancos un 0,4% por el dinero que dejen depositado en el banco central.