Ir a contenido

Sostenibilidad

El Ayuntamiento de Barcelona emplea a 6.622 personas en la economía verde

Un estudio del consistorio cifra en 603 millones de euros la inversión pública y privada que las diferentes actividades mueven en la capital catalana

Gabriel Ubieto

Un operario monta una de las nuevas paradas del servicio público de bicicletas Bicing en Barcelona. 

Un operario monta una de las nuevas paradas del servicio público de bicicletas Bicing en Barcelona.  / Joan Cortadellas (El Periódico)

La economía verde son aquellas actividades productivas que tienden a utilizar el mínimo de recursos naturales, para así contaminar el mínimo y, a su vez, utilizarlos, reutilizarlos y reciclarlos al máximo para extraer de ellos la máxima productividad. No es nada que no se estuviera ya implementando en la ciudad de Barcelona, pero el actual consistorio ha querido darle un impulso durante la presente, y finalizante, legislatura a través del fomento del transporte público, la ampliación de zonas verdes y la promoción del reciclaje, entre otros.

Hasta el punto que en el Ayuntamiento emplea anualmente y de manera directa en este tipo de actividades a un total de 6.622 personas, el 0,9% del total de ocupados de la capital catalana. Así lo refleja un estudio presentado este viernes bajo el título "L’economia verda i circular a les polítiques de l’Ajuntament de Barcelona".

El primer teniente de alcalde y la cuarta, Gerardo Pisarello y Janet Sanz, no solo han destacado el peso a nivel de empleo de estas actividades, sino también el volumen de inversiones que mueven. El informe cifra en un total de 603 millones de euros al año, de los cuales 349 millones son inversión pública directa y 264 millones de capital privado. El esfuerzo de las arcas públicas durante la presenta legislatura la ha justificado el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, como una actuación "estratégica", encaminada a convertir a Barcelona en "capital de la economía verde y circular".

El principal destinatario de las inversiones públicas en economía verde del Ayuntamiento de la capital catalana es en los pulmones de la ciudad. La movilidad y la calidad del aire se han llevado esta legislatura el 63,9% del gasto público en economía verde. El incremento de las aportaciones al transporte público metropolitano es una de las partidas que más volumen de gasto consumen. En la media del mandato se han invertido 148 millones de euros anuales y la previsión para el 2019 es de 168 millones, el 45% más que lo destinado en el 2015.

No obstante, y pese a estar intrínsecamente relacionado con ello, el gran nicho de ocupación de esta economía es lo que el consistorio ha bautizado como "verde urbano". Ello integra la plantilla permanente de Parcs i Jardins, un total de 954 empleados, así como equipos de trabajo temporales dedicados a la pacificación de calles y espacios singulares, que ocuparon a una media de 2.543 personas al año. Esa pacificación no es otra cosa que la construcción de carriles bici, las 'super illas' o la reforma de calles y aceras.  

Los ejemplos de Parc i Jardins y la intensidad de mano de obra en la pacificación urbana son ejemplos de la dualidad en la ocupación de la economía, en general, y de la que la economía verde no consigue escapar. Del total de 6.622 ocupados anuales a través de políticas públicas, 1.386 forman parte de plantillas estables y 5.236 de programas de contratación temporal.

La bicicleta, uno de los ejes futuros

El actual consistorio llegó al cargo con cinco veces más barceloneses moviéndose en bici por la ciudad que hace una década. En el 2016, una media de 165.400 personas pedaleaban por la capital catalana, el 20,8% de los cuales a través del servicio del 'Bicing'. Un servicio que el Ayuntamiento está renovando este mes de enero. Dada la evolución, el Ayuntamiento señala la bicicleta como un elemento estratégico a seguir incentivando en Barcelona. También por la actividad económica que mueve, pues el informe cifra que actualmente el volumen de negocio asociado a este medio de transporte es de 1.301 millones de euros, entre el cicloturismo, la industria o el comercio y los servicios. Un negocio que sustenta 6.177 puestos de trabajo.

La rehabilitación de edificios e infraestructuras es otro de los nichos de actividad que los tenientes de alcalde han destacado durante la presentación del estudio. Este cifra entre 14 y 21  puestos de trabajo directos y entre 50 y 100 puestos de trabajo sumando los indirectos los creados con cada millón de euros invertido. Barcelona ha empleado de media en lo que va de mandato de los 'comuns' un total de 777 personas en programas de ayuda a la rehabilitación energética de los hogares.  

Temas: Empleo