Ir a contenido

Salida del Reino Unido de la Unión Europea

Macron asumirá plenos poderes para legislar ante un 'brexit' duro

La Asamblea Nacional autoriza al Gobierno a adoptar por decreto medidas ante la salida del Reino Unido de la UE

Se prevé avalar a los franceses los periodos de cotización en el Reino Unido hasta septiembre del 2019

Irene Casado

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (izquierda), y la primera ministra británica, Theresa May, en una imagen de archivo.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (izquierda), y la primera ministra británica, Theresa May, en una imagen de archivo. / AFP / JONATHAN NACKSTRAND

A menos de cien días de la fecha oficial del “brexit”, fijada para el 29 de marzo, la amenaza de un divorcio sin acuerdo está lejos de disiparse. En este contexto, anticipando las posibles consecuencias de una salida desordenada de Reino Unido de la Unión Europea, Francia cuenta ya con un proyecto de ley destinado a contrarrestar los daños colaterales de este hipotético escenario.

El proyecto de ley, aprobado por la Asamblea Nacional el pasado 10 de diciembre, “autoriza al Gobierno a adoptar por decreto las medidas de preparación para la salida de Reino Unido de la UE”. El proyecto de ley, que debe ser ratificado por el Senado el 17 de enero, concierne a tres cuestiones claves: la situación de los ciudadanos franceses residentes en territorio británico, el estatus de los británicos residentes en Francia y, en especial, el control de la frontera franco-británica.  

Ciudadanos franceses

Para proteger los derechos de los ciudadanos franceses que regresen de Reino Unido, el texto prevé reconocer oficialmente los diplomas y experiencias profesionales adquiridas en el país antes de su salida de la UE. Según el proyecto de ley, el Gobierno de Emmanuel Macron podría aprobar un decreto para avalar los periodos de cotización, de actividad o de formación realizados en Reino Unido hasta seis meses después del “brexit”, para asegurar el acceso de sus ciudadanos a sus correspondientes derechos y ayudas sociales.

Ciudadanos británicos

En lo que concierne a los ciudadanos británicos residentes en Francia, la Asamblea Nacional ha confirmado que el estatus de los funcionarios británicos no sufrirá ningún cambio. A través de este proyecto de ley, el Gobierno se reserva la posibilidad de redefinir las condiciones legales de residencia de los ciudadanos británicos instalados actualmente en Francia, así como la normativa que regula actualmente las actividades económicas relacionadas con Reino Unido en territorio galo.

La frontera

En el marco de este proyecto de ley, la cuestión de la frontera franco-británica tiene vital importancia. El foco se centra en la gestión de los puertos y los controles aduaneros. Para evitar el colapso de los controles en la frontera, el Ejecutivo podría poner en marcha, recurriendo a un régimen normativo simplificado, la instalación de infraestructuras portuarias, ferroviarias, de tránsito aéreo y vial. Infraestructuras imprescindibles para controlar toda mercancía, así como el tránsito de pasajeros, cuya procedencia o destino sea Reino Unido.

En caso de un desenlace sin acuerdo, este plan de contingencia permitirá a Francia proteger sus principales intereses. Si bien, este paquete de medidas está subordinado al propuesto por la Comisión Europea el pasado 19 de diciembre, y su carácter es exclusivamente temporal.