AUTOMOCIÓN

El sector del automóvil se revuelve contra el Gobierno

Los fabricantes de coches creen que una medida así va en contra de la competitividad industrial en España

Los concesionarios afirman que el anuncio provoca incertidumbre y despista a los usuarios de coches

Un cliente de un concesionario de coches pide información.

Un cliente de un concesionario de coches pide información. / FERRAN NADEU

3
Se lee en minutos
Xavier Pérez

El ‘globo sonda’, porque así lo califican la mayor parte de los actores del sector del automóvil, lanzado con la propuesta del Gobierno en su documento de trabajo de la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética ha vuelto a encender los ánimos de fabricantes, concesionarios y vendedores de coches en España. 

La idea recurrente es que se trata de una propuesta muy demagógica ya que nadie tiene la certeza de lo que va a suceder de aquí al año 2040. Desde la asociación de fabricantes de automóviles (Anfac) su vicepresidente ejecutivo, Mario Armero, considera que “los pasos que está adoptando el Gobierno en materia de automoción pueden tener un impacto laboral negativo”. La mayor parte de las marcas contactadas por EL PERIÓDICO consideran que la medida no es positiva para el sector ni para el usuario, y argumentan que la necesidad de un contexto político estable es fundamental para garantizar la competitividad industrial de España. “Afirmaciones de este tipo no hacen más que crear incertidumbre”, señalan.

Prohibir la venta de coches híbridos, de gas natural, de gasolina y diésel en el umbral del 2040 no hará sino incrementar al ya desconcertado consumidor (absorto por las medias verdades y medias mentiras del diésel, por ejemplo) que ya no sabe si debe o no y qué tipo de coche comprar. “Se está provocando un clima negativo en torno al automóvil y eso está creando una caída estructural del mercado”, señalan en Faconauto. Desde la asociación de concesionarios consideran que “hay otras fórmulas que no pasen por la prohibición permanente, sino por una ampliación más rápida de la oferta de vehículos de bajas emisiones, asequibles para la mayor parte de la ciudadanía, de tal manera que no se ponga en riesgo, a corto y medio plazo, ni el empleo ni la viabilidad del sector”.

España, segundo productor

España es el segundo productor de coches de Europa (2.291.000 vehículos en 2017) y el séptimo del mundo y la propuesta que esgrime el Gobierno de cara a 2040 para prohibir a venta de vehículos de motor de combustión incluyendo los electrificados (híbridos) no ayudaría a mantener el nivel de cara al futuro. Las fábricas españolas son de las más modernas y productivas del sector y el impacto negativo de la idea del Gobierno también golpearía a las exportaciones “que suponen un 84% de la producción anual de nuestras factorías”, explican en Anfac. 

El objetivo de la descarbonización choca con una apuesta por el coche eléctrico y el de hidrógeno que tampoco se está materializando, ya que el Gobierno todavía no ha presentado ningún plan para incentivar a estas tecnologías. Llama la atención que “unos planes que ya tienen fondos asignados en los Presupuestos Generales del Estado no se pongan en marcha por cuestiones administrativas”, señaló el presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos. 

Desde Aedive, la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico, su director gerente Arturo Pérez de Lucía señala que ahora se pretende “tomar las medidas que no se han tomado en los últimos años. No se hay hecho nada y ahora hay que correr”.  El peso sectorial del automóvil en el PIB español es del 11% y “si no se toman las medidas adecuadas se puede convertir en un 3%”, señala Pérez de Lucía. 

Noticias relacionadas

La política de incentivos y la necesidad de desarrollar una infraestructura eléctrica y también de hidrógeno en todo el país es la gran asignatura pendiente de este Gobierno y el que venga. Actualmente en España sólo el 1% de parque es de vehículos eléctricos y somos uno de los países europeos en los que producir un kilowatio de energía supone emitir más gramos de CO2 (355 en datos de ayer quemando carbón y diésel básicamente en las centrales térmicas). 

España produce pocos vehículos eléctricos, según el último informe de la patronal Anfac, solo se fabrican aquí las furgonetas eléctricas Nissan e-NV 200 (en exclusiva para Europa), Peugeot Partner y Citroën Berlingo (en exclusiva mundial, aunque el grupo PSA fabricará tres modelos más), y el cuadriciclo Renault Twizy (que dejará de producirse en Valladolid).