Ir a contenido

NUEVA POLÍTICA DE EQUIPAJES

Ryanair cobra desde hoy por el equipaje de mano

Solo permite un bolso pequeño a bordo gratis, para llevar maleta habrá que pagar Priority (6 u 8 euros) o facturar (entre 8 y 10 euros)

Italia comunica ambas compañías que prohíbe la medida porque "están engañando al consumidor"

Sara Ledo

Unos pasajeros desembarcan de un vuelo de Ryanair. 

Unos pasajeros desembarcan de un vuelo de Ryanair.  / GLEB GARANICH

Se acabó el chollo. A partir de este jueves Ryanair no permitirá viajar con la clásica maleta de ruedas en la cabina (55x40x20), al menos no de forma gratuita, sino que solo dejará acceder al avión con un bulto pequeño –bolso o mochila- de 25x40x20 centímetros. Para volar con otro tipo de equipaje habrá que pagar entre 6 y 10 euros.

La compañía da dos opciones a sus pasajeros: o bien facturar una maleta de hasta 10 kilogramos por 8 euros, si se adquiere antes en el momento de la reserva, o 10 euros si se hace a posteriori (hasta 40 minutos antes de la hora de salida programada); o bien, adquirir el servicio de embarque prioritario (Priority)  al hacer la reserva del vuelo por un coste de 6 euros o hasta 30 minutos antes de la salida programada del vuelo por 8 euros. La categoría Priority permite, además, entrar antes en el avión sin hacer cola. No obstante, solo la mitad del avión puede adquirir este servicio, el resto si quieren llevar maleta deberán facturarla sí o sí.

En caso de que el viajero se olvide de facturar la maleta o de adquirir el servicio de embarque prioritario y llegue a la puerta de embarque con un bulto mayor a 25x40x20 centímetros deberá abonar 25 euros para bajar su maleta a la bodega y recogerla en la zona de equipajes a su llegada a destino.

Si no se quiere pagar nada, la única opción resultante es viajar con un bulto pequeño, tamaño 25x40x20, es decir, como una mochila, un maletín grande o un bolso de hacer la compra.

Polémica medida

La medida, anunciada hace más de dos meses, tuvo su polémica e incluso el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, aseguró que su ministerio se reuniría con la aerolínea para conocer su intención de cobrar por el equipaje al ser esta una cuestión regulada tanto a nivel europeo como por la propia legislación nacional.

No obstante, el director de marketing de la compañía irlandesa, Kenny Jacobs, en una reciente visita a España aseguraba que habían hablado tanto con el Gobierno como con Aena, a quienes les explicaron los motivos del cambio de política, y por lo tanto seguirían con su plan.

Según Ryanair, con esta medida pretenden "reducir los retrasos" de los vuelos y no "ganar más dinero". No obstante, en el último semestre fiscal (abril-septiembre), la aerolínea aumentó un 8% sus ingresos respecto al mismo periodo de 2017, gracias en buena parte a un incremento del 27% de la facturación por este tipo de servicios complementarios.

Por lo tanto, la nueva medida impulsará inevitablemente todavía más esos ingresos por estos servicios como una nueva fuente de ingresos en un periodo en el que la compañía no pasa por su mejor momento tras una caída de sus beneficios del 7% en su primer semestre fiscal y un recorte a la baja del 12% en sus previsiones de beneficios para este año.

Italia prohíbe el cobro a ambas compañías

La autoridad garante de la competencia del mercado en Italia informó el pasado miércoles que no permitirá a Ryanair y Wizz Air, la compañía húngara que también aplica el sobrecoste, cobrar a sus clientes un suplemento por el equipaje de mano en cabina.

El organismo publicó un comunicado en el que explica que "ha ordenado provisionalmente la suspensión de la nueva política de equipaje por parte de las aerolíneas de bajo coste Ryanair y Wizz Air, que entrarán en vigor el 1 de noviembre del 2018".

"Engañar al consumidor"

Italia considera que este sobrecoste debería estar incluido en la tarifa estándar porque aplicarlo después es "una representación falsa del precio real del billete" y "no permite la comparación real con las tarifas de las demás compañías", por lo que se está "engañando al consumidor".

Tras esta decisión, en Italia "Ryanair y Wizz Air deberán suspender temporalmente todas las acciones dirigidas a solicitar un suplemento a la tarifa estándar" para el transporte de maletas pequeñas y deberán proporcionar a los clientes de forma gratuita un espacio para ellas en cabina o en la bodega.

Las dos aerolíneas tienen ahora cinco días para notificar a la autoridad italiana las medidas adoptadas en cumplimiento de la decisión.