Ir a contenido

INEFICIENCIAS ECONÓMICAS

El desabastecimiento destapa el problema industrial farmacéutico

La falta de suministro a las farmacias aumenta por las políticas comerciales y las exportaciones

El número de especialidades con dificultades se sitúa en 385 frente a las 250 de hace seis meses

Eduardo López Alonso

Una farmacia ubicada en el Eixample de Barcelona.

Una farmacia ubicada en el Eixample de Barcelona. / ALBERT BERTRAN

La industria farmacéutica en España muestra problemas crecientes para abastecer de productos las farmacias. Los controles que realiza la Administración confirman el sustancial aumento de desabastecimientos y que también son percibidos por los clientes. En marzo, el registro de la Agencia Españaola de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) reflejaba la falta de 250 especialidades, mientras que en las últimas semanas se incrementó hasta las 385. El sector sanitario-farmacéutico español empieza a estar inquieto por el fenómeno y los clientes deben asumir cada vez más habitualmente que es difícil encontrar el medicamento que les recetan. Los laboratorios evitan hablar del impacto de un fenómeno que apunta a global y que afecta a casi todos los integrantes de la cadena farmacéutica. 

Posición del Ministerio de Sanidad

En el Ministerio de Sanidad tienden a relativizar el problema al considerar que los problemas de suministro no han llegado a convertirse en una alerta sanitaria: "Por lo que tiene que velar el ministerio es que haya un tratamiento terapéutico alternativo", afirman. Las farmacias reclaman a la Administración que los médicos no receten productos que no se suministran y se cree un archivo dinámico que evite conflictos en las farmacias. Fuentes del Colegio de Farmacéuticos apuntan como solución que los propios farmacéuticos potencien las fórmulas magistrales para adaptarse a la demanda, pero todavía existen muchas trabas para ello. 

Sector rentable

No deja de asombrar la falta de adaptación entre oferta y demanda en un sector de buena imagen que integran un par de centenares de empresas, 40.000 trabajadores y que supone una facturación superior a los 15.000 millones de euros al año. Es el farmacéutico un sector de elevada productividad, de 155.675 euros por empleado, más del doble que la media industrial. Mantener esas ratios obliga a la industria a cumplir estrictos objetivos de rentabilidad por medicamento vendido, pero los precios de referencia bajos, la elevada competencia y el peso de los genéricos desincentiva la presencia en el punto de venta. Otro factor que influye es la falta de precios unificados en Europa, que desincentivan las ventas de productos en los mercados más baratos, como España. 

Farmacéuticos

Los farmacéuticos se quejan de que son ellos los que dicen que no a los clientes y en algunos foros profesionales se ha propuesto que se saque de la financiación pública los medicamentos que tengan un suministro irregular. Reclaman un registro unificado y preciso para que el propio médico no recete medicamentos difíciles de comprar.

Registros de desabastecimiento y faltas

Existen dos registros fundamentales en la actualidad, el del centro de Información sobre el Suministro de Medicamentos (Cismed) y el del Colegio de Farmacéuticos, con información más precisa de la situación en las farmacias por provincias y que refleja también las faltas de suministro (estado previo al desabastecimiento).

Problemas industriales

Los problemas se derivan en muchos casos de desajustes industriales. Por ejemplo, ha habido problemas de suministro de Adiro, por dificultades en la planta en Leverkusen, de Taukid de Isomed por un cambio de proveedor, del principio activo de dexametasona, de alguna presentación de amoxicilina, de alguna presentación de Paracetamol, de Nolotil, Bactroban, Valsartan, Bexsero... Gandes firmas farmacéuticas como Bayer, Ferrer, Boehringer, Sanofi, Novartis, Kern o Sandoz tienen algún producto en las listas de suministro irregular. En general, casi todas pasan por las listas del Cismed en algún momento. 

Políticas comerciales y distribución

Algunas fuentes del sector apuntan a que la suspensión de suministros a las farmacias forma parte de las políticas comerciales a la hora de oxigenar las cuentas de resultados. El problema aparece cuando en una punta de demanda los laboratorios no están en condiciones de adaptarse. Sucedió a finales de verano cuando se anunció que los colegios debían disponer de anaprofilácticos inyectables para posibles casos de alergia graves en los colegios. En ese momento, el suministro de esos productos resultaba casi imposible (Altellus, Jext), pero no llegó a ser alerta sanitaria. 

En fuentes de las firmas distribuidoras afirman que el problema del desabastecimiento hay que situarlo entre los fabricantes y sus estrategias de comercialización. Los laboratorios apuntan también a los distribuidores. Otros culpan a Farmacias que venden productos en el extranjero de manera ilegal, aunque también los laboratorios distribuyen sus productos allí donde les es más rentable. 

Precios de referencia 

En ese marasmo de acusaciones cruzadas proliferan ya las voces que claman para modificar el sistema de precios de referencia, precios máximos que paga el sistema de salud, pese a que se considera básico para controlar el gasto público en sanidad. Para la patronal de los laboratorios Farmaindustria la causa de los desabastecimientos es múltiple aunque apunta a los precios de referencia del sistema sanitario como el cogollo del asunto. Los precios de referencia hacen que no salga a cuenta a los dueños de patente hacer determinadas presentaciones que los fabricantes de genéricos cubren con creces.

Exportaciones

Otro problema es el de las exportaciones paralelas. "Al ser los precios de los medicamentos diferentes en distintos países, a veces hay desplazamientos de medicamentos que estaban pensados para abastecer un determinado mercado pero que luego acaban en otro donde los precios son mayores", explica Emili Esteve, director del Departamento Técnico de Farmaindustria. Esa práctica es legal, pero fomenta desabastecimientos puntuales en determinados países. "Paradójicamente, tal como están ahora las cosas, puede ocurrir que nuestro sistema no permita una excepción a precios de referencia, lo que puede acabar generando un desabastecimiento que tenga que subsanarse con el mismo producto importado de otros países como medicación extranjera y a un precio más alto del país de origen", explica Esteve. 

Venta directa

Para el vicepresidente de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles, Carlos Gallinal, las cooperativas son las que garantizan el abastecimiento en el sector: "No se puede permitir la venta directa de ningún medicamento sin que esté garantizado el abastecimiento en todas las farmacias de España, con independencia de su tamaño y localización. Ello solo se consigue garantizando antes el abastecimiento a las cooperativas, pilar fundamental en nuestro modelo. Tal vez estas empresas no sean conscientes de que la colocación selectiva de estos medicamentos de forma directa a las farmacias, si no se abastece al mayorista antes, es ir en contra del paciente español", afirmó Gallinal a Europa Press.
 
Esteve opina que es una buena noticia la próxima entrada en vigor, en febrero del 2019, del sistema español de verificación de medicamentos (Sevem): "La implantación del Sevem permitirá incrementar el nivel de transparencia en el conjunto de la cadena del medicamento, lo que será una garantía para mantener un mercado libre de falsificaciones y que las autoridades sanitarias dispongan de una mejor información del mercado". 

Temas: Farmacias