Ir a contenido

EXPANSIÓN INTERNACIONAL

'Animal print' de Inditex en Milán

La cadena Zara inaugura entre 'celebrities' e 'influencers' la tienda de Milán que marca la línea a seguir de integración total del comercio 'on line'

Eduardo López Alonso

La tienda emblemática de Zara e Inditex en Milán. 

La tienda emblemática de Zara e Inditex en Milán. 

La moda, la industria y el comercio tomaron la ciudad italiana de Milán de la mano de Inditex con capa de glamur y alarde de posibles. La urbe adalid de la moda mundial vistió de Zara este miércoles de septiembre y las 'celebrities' de la puesta en escena y la percha envidiable se dieron cita en la renovada tienda de Inditex en Corso Vittorio Emanuele para dejarse ver y ser vistos. Y la economía compleja se transformó en encuentro social y pulso al mercado. El listón y la impronta quedó en cotas inalcanzables a los Amazon y Alibabas de turno, y peor aún dejó a los vende calzones de oferta.

El grupo gallego, la mayor firma del sector mundial, salió del armario esta semana para reivindicarse como nunca desde hace bastantes años ante un mercado de inversores mundial que ajusta las cuentas al grupo en la bolsa (caída del 12% desde agosto). Y ante esa presión, el gigante recordó que las ventas crecieron el 36% en cinco años y reafirmó sus pilares con presentación de cine (la tienda renovada en Milán fue un histórico cine de la ciudad) y colecciones para marcar el ritmo de la moda en ciudad de referencia.

'Animal prints' (estampados inspirados en cebras, leopardos y serpientes, ya saben), cadenas de inspiración hípica, cachemir, lentejuelas y riñoneras reinterpretadas son ejemplos de esos aires que conjuntados adecuadamente dibujan marca para la moda más industrial y estilo para el comprador.

Compra 'on line' a escala mundial

La promesa de que los productos Inditex estarán en el 2020 al alcance de todo el mundo, geográficamente hablando, es un reto revolucionario que agita ya al sector de la distribución. El comercio electrónico llegó para quedarse y las tiendas son experiencia para paladares entregados. Las tiendas como la de Milán ya dibujan la línea a seguir. El presidente de Inditex, Pablo Isla, presentó el plan. La hija del fundador Amancio Ortega, Marta, fue la embajadora de lujo para rematar la fiesta ante la opinión pública solvente y los 'influencers', unos 1.200 invitados. El mundo de la moda milanesa asistió a la pasarela, a la alfombra roja, para dejarse ver y recordar que la industria y el comercio requieren a la moda como catalizador del crecimiento económico.

Y la tienda de Milán marca las líneas a seguir a los demás. Los arquitectos ensalzan los diseños curvilíneos de la tienda, que aúna el clasicismo original del lugar, lucernario de diseño y pantallas de proyección gigantes. Una simple tienda y algo más; centro de experimentación comercial, un test de tendencias y un palacio de moda. Murales y cristal de Murano en el mismo marco que el terminal robotizado de Cleveron para la recogida de paquetes comprados 'on line'. 

Primera línea de combate

La tienda y sus vendedores pasan a ser la primera línea de combate de la venta de internet, confeccionando los paquetes con las prendas compradas desde casa. Y si no están en Milán esas prendas demandadas estarán en otra tienda o en un centro logístico. La cuestión es aprovechar la capilaridad de los más de 7.500 establecimientos físicos como los de siempre para cubrir la demanda 'on line' como nunca hasta ahora. El respaldo industrial y tecnológico de Inditex permite que entre las órdenes de compra y el paquete preparado para su envío transcurran ocho minutos, aseguran los responsables del diseño del sistema.

Tecnología, industria y control

Solo una firma del tamaño de Inditex está en condiciones de afrontar el reto de la venta mundial 'on line' en el sector de la moda, en un planeta en el que las fronteras tienden a frenar los envíos entre países. La tecnología ha sido clave para ese desarrollo que viene. Control de prendas mediante alarmas codificadas, pistolas identificativas y etiquetas integradas con empresas de correo urgente configuran el arsenal del nuevo comercio. Y al llegar la noche, alguien desde la sede de la compañía en Arteixo, en Galicia, será capaz de apagar las luces en Milán tras controlar los niveles de CO2 en la tienda (literal, lo demostraron en directo). Todo bajo control.

Temas: Inditex