Ir a contenido

Conflicto laboral aeropuerto

Alternativa Sindical desconvoca la huelga de vigilantes de seguridad en Madrid Barajas contra Ilunion

La huelga había sido convocada por Alternativa Sindical sin el apoyo de los "grandes" (UGT, CC.OO y USO)

El Gobierno había acotado sus efectos con la fijación de con unos servicios mínimos del 90 %

Sara Ledo

Colas en el aeropuerto de El Prat por la huelga de los vigilantes de Eulen, el pasado 11 de agosto.

Colas en el aeropuerto de El Prat por la huelga de los vigilantes de Eulen, el pasado 11 de agosto. / CARLOS MONTAÑÉS

El caos del verano pasado en el aeropuerto barcelonés de El Prat no se repetirá este año en Madrid Barajas. A tan solo unas horas de que comenzase la huelga convocada por los vigilantes de seguridad del sindicato Alternativa Sindical este viernes 24 de agosto y hasta el 3 de septiembre, el sindicato ha decidido desconvocarla tras un acuerdo con la empresa y después de que la Delegación del Gobierno de Madrid decretase unos servicios mínimos del 90%.

Así lo ha anunciado Alternativa Sindical en un comunicado en el que aseguran que han alcanzado "todas y cada una de las exigencias reclamadas" y han decidido conceder "un punto de confianza a dirección de la empresa hasta observar las próximas nóminas". De esta forma, el sindicato ha logrado su principal reclamo: el reconocimiento de los complementos salariales que tenían consolidados como el plus de asistencia y de madrugue, así como el plus de radioscopia aeroportuaria que será abonado a todos los vigilantes de seguridad.

"Por consiguiente los vigilantes que con anterioridad a la subrogación cobraban la radioscopia no serán compensados ni absorbida además de abonar íntegramente, también, los pluses de aeropuerto y rotación", precisó el sindicato en la nota. Este reconocimiento supondrá casi 400 euros más en la nómina mensual en algunos casos, pues el plus aeropuertuario es de 120 euros, el de radioscopia de 192 y el de rotación, de 97 euros. 

Además, han logrado otras ventajas organizativas y laborales como el reconocimiento del disfrute de las vacaciones ya concedidas por la anterior empresa concesionaria, la negociación de un plus variable ligado al cumplimiento de objetivos individuales y colectivos que va ligado a los filtros, incremento de la plantilla, acuerdos de paridad y conciliación, así como la impartición del curso C-2 para todos los vigilantes de seguridad.

Ninguno de los principales sindicatos -UGT, CC.OO y USO - apoyan estos paros. Y desde Alternativa Sindical han manifestado su malestar ante la postura de UGT, CC.OO. y ATES SAM por haber tratado de "boicotear unas negociaciones para la mejora de los derecho de nuestros compañeros en Barajas", como ya habían adelantado hace unos días a EL PERIÓDICO. 

USO reclama el plus variable a Aena

Por su parte, el sindicato USO ha reclamado este jueves a AENA que clarifique los criterios sobre cómo y cuándo se va a comenzar a abonar el plus variable a los 3.000 vigilantes de seguridad que prestan sus servicios en los aeropuertos españoles por parte de Eulen y Segurisa, tras dos reuniones en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), donde el sindicato presentó un conflicto colectivo para garantizar el abono de este plus, que ha sido suspendido hasta que en septiembre se celebre la Comisión Paritaria del Convenio Colectivo de Empresas de Seguridad Privada.

"El aplazamiento de los actos de mediación con las empresas viene motivado porque desde la FTSP-USO queremos llegar a un acuerdo que sea válido para la totalidad de los trabajadores de seguridad privada de todos los aeropuertos de la red de AENA, y no solo alcanzar acuerdos puntuales con determinadas empresas, dejando fuera de ellos a gran parte de la plantilla actual", precisó en un comunicado el secretario general de la FTSP-USO, Basilio A. Febles.