Ir a contenido

Mercado laboral

Empleos de toda la vida para encontrar trabajo en el siglo XXI

Mercabarna organiza al año cursos financiados por el SOC o los ayuntamientos del área metropolitana para unos 300 alumnos para formar en oficios con alta ocupabilidad como carnicería o pescadería

Gabriel Ubieto

Empleos de toda la vida para encontrar trabajo en el siglo XXI

Alba Cambeiro

Pese a que junio cerró con la cifra de paro más baja desde el 2008, España continúa siendo el segundo país con el mayor número de desempleados de la Unión Europea. Dicha situación persiste, a pesar del crecimiento macroeconómico, como la principal preocupación de los españoles. Concretamente, en junio lo fue para el 62,4% de la ciudadanía, entre el que se incluyen la quincena de alumnos que están formándose estos días en la Aula del Fresc de Mercabarna.

Entre tablas rojas, batas blancas y cuchillos y demás filos de diferentes tamaños, Mercedes enseña el oficio de carnicero a un grupo formado mayoritariamente por jóvenes adultos mayores, los dos colectivos más vulnerables ante el desempleo.

"Más fino, yo eso no lo quiero para mi casa", le corrige la maestra a Jesús, de 17 años, mientras filetea con soltura un trozo de panceta. “Esto 'rai', lo más difícil son las piezas con mucho hueso”, explica sonriente Jesús, con el 'ris-ras' del afilar de cuchillos de fondo. Una vez finalice los tres meses de duración del curso, más las prácticas, espera encontrar trabajo de carnicero, como su madre.

Por el contrario, Laura, de 38 años, es una experta en el deshuese, según cuentan sus compañeros. Ella, modosa, no lo desmiente. Explica que siempre ha encadenado trabajos relacionados con la alimentación  -como verdulera, charcutera o carnicera-, "pero que allí no enseñan". "Yo quería aprender, porque el trabajo lo puedes perder, pero el oficio no te lo podrá quitar nadie", afirma.

Financiados por el SOC o los ayuntamientos

Por las instalaciones conocidas como la Aula del Fresc, dentro del recinto de Mercabarna, pasan en un año alrededor de 300 alumnos con cursos subvencionados o bien por el Servei Català d’Ocupació (SOC) o bien por diferentes ayuntamientos del área metropolitana de Barcelona. En este sentido, el curso que está cursando Alba, de 18 años, le cuesta a Sant Adrià del Besós un total de 2.434,7 euros, según detallan los organizadores de Mercabarna.

Mercabarna organiza a lo largo del año una media de tres cursos ocupacionales de carnicería y tres de pescadería de este tipo, de los cuáles los alumnos que los finalizan salen con un certificado de profesionalidad. En el caso de los del pescado, este es el único centro en Catalunya que lo dispensa con su formación.

Los horarios son de nueve a dos de la tarde, "como si de un trabajo se tratase", afirma la maestra Mercedes. "Es verdad que no pagamos nada, pero también que es muy difícil de compaginar con otro empleo", cuenta con una media mueca Jordi, de 29 años, al que ya se le ha acabado el paro. Como él, varios alumnos opinan que una asignación, por mínima que fuera, les ayudaría a acabar el curso. "Un par de alumnos ya se han descolgado, no porque no les gustara, sino porque les salió un trabajo y necesitaban el dinero", cuenta Mercedes.

"Es una inversión", valora Manel, de 53 años con más de dos décadas de experiencia como camarero y al que también se le ha acabado el paro. Manel espera que la estadística juegue a su favor y que salga con un empleo de las prácticas. Según los datos del SOC, uno de cada dos participantes lo consiguen, siendo el absentismo una de las causas que diluyen el éxito del en números del curso.

La ocupabilidad de las FP remonta tras la crisis

Jorge se encuentra en la última de sus dos semanas de prácticas en la empresa de congelados GarciMar. Este joven de 33 años proviene de la anterior promoción que cursó el programa de pescadería y cuenta su experiencia mientras va limpiando y quitando las tripas de una docena de doradas bien frescas.

"El viernes pasado tuve una entrevista en otro sitio, la verdad es que la referencia del curso de Mercabarna ayuda, pero si puedo prefiero quedarme aquí. Los salarios, sin ser nada del otro mundo -la media en la provincia de Barcelona no llega a los mil euros por convenio-, son algo más alto de lo que he ido viendo. A ver si hay suerte…", explica desde detrás de la mascarilla reglamentaria. Soledad, la responsable de recursos humanos afirma estar estudiándolo seriamente.

Muchos de los alumnos que finalizan el programa y no acaban contratados directamente por la empresa tienen un amplio mercado en terceras empresas de Mercabarna. La formación profesional, en general, ha aumentado con la recuperación macroeconómica sus índices de ocupabilidad. En el 2017, últimos datos disponibles, el 54,4% de las personas recién graduadas en Catalunya en una FP encontraron empleo, cinco puntos por encima del año anterior y por primera vez desde el 2009 la inserción laboral supera la continuidad formativa.

No obstante, el encontrar un trabajo sigue siendo sustancialmente más fácil para los universitarios. En el 2017, sólo uno de cada diez recién graduados universitarios tarda más de un año en encontrar trabajo. 

Temas: Empleo Paro