Ir a contenido

Montero exime a trabajadores, pymes y autónomos de la subida de impuestos

El Gobierno incluirá en la lista de morosos a los gestores y administradores de las empresas defraudadoras

La ministra admite estar negociando con Europa el objetivo de déficit del 2018

Rosa María Sánchez

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados. / DAVID CASTRO

Las subidas de impuestos que prepara el Gobierno se concentrará en las grandes compañías en general, y en las del sector financiero y digital, en particular, sin afectar a ciudadanos, trabajadores, clases medias, autónomos o pymes. Así lo ha explicado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados, donde ha presentado las líneas maestras en las que está trabajando su Departamento.

"Vamos a presentar lo antes posible un paquete de medidas fiscales de nueva creación" que entrarán en vigor en el 2019, ha dicho la ministra, en línea con lo ya avanzado por ella misma en intervenciones previas.

En este "paquete", Montero ha incluido una reforma del impuesto de sociedades "para que las grandes corporaciones hagan un esfuerzo mayor de tributacion", la nueva tasa tecnológica, un tributo para la banca, un conjunto de medidas de "fiscalidad verde" y medidas de apoyo a las mujeres. 

"Fiscalidad del siglo XXI"

Estos son los impuestos a los que habitualmente se refiere la ministra Montero cada vez que, a modo de eslogan, habla de "una nueva fiscalidad del siglo XXI", pues pretende abordar con ellos "los nuevos modelos de negocio" derivados de la globalización, la digitalización, la economía colaborativa y "los nuevos retos sociales" vinculados a la sostenibilidad medioambiental, la igualdad de género y la corrección de desigualdades.

La ministra no ha aportado detalles sobre la capacidad recaudatoria que se espera de estos tributos cuyo objetivo último es aportar los ingresos que busca el Gobierno para atender un mayor gasto social en los Presupuestos del 2019.  Antes de que acabe el mes de julio, el Gobierno presentará en el Congreso de los Diputados el techo de gasto presupuestario después de haber reunido a los responsables autonómicos en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). La ministra ha admitido que el Gobierno está renegociando con la Unión Europea los objetivos de déficit público. "Estamos trabajando intensamente la senda de estabilidad" , ha admitido sin precisar hasta dónde se podría ver elevado el objetivo inicial del 2,2% del PIB previsto para el 2018. "Vamos a dialogar con Europa pero no vamos a ser insumisos", ha dicho la ministra. Este martes, la titular de Economía, Nadia Calviño, también evitó comprometerse con el objetivo el 2,2% y tan solo apuntó a un déficit por debajo del 3% para este año. 

Además, "en las próximas semanas" se presentarán medidas antifraude con una nueva lista de paraísos fiscales y la incorporación al listado de morosos de los contribuyentes colaboradores (responsables solidarios).  Este concepto, en principio, apunta a los gestores y administradores de las empresas y al consejo de administración en su conjunto de las empresas  que figuran en el listado de morosos.

Los nuevos impuestos

En relación a la reforma del impuesto de Sociedades, Montero no ha hecho referencia en esta ocasión al establecimiento del tipo mínimo de tributación del 15% que aparecía en el programa socialista. La ministra solo ha hablado de "acercar el tipo impositivo real al teórico" y ha dicho que la medida "no afectará a las pequeñas empresas".

La nueva "ley de impuestos sobre determinados servicios digitales" establecerá un gravamen sobre "los ingresos generados a partir de ciertas actividades" tales como la venta de espacios de publidad online, la intermediación de platafomas digitales en la venta de bienes y servicios o la transacción de datos. "Son tres áreas sobre las que debemos ser capaces de encontrar un encaje fiscal para el desarrollo de estos nuevos modelos de negocio que se fundamentan en la digitalización y la economía colaborativa", ha avanzado Montero.

No ha habido detalles nuevos sobre el gravamen bancario que tan amplio rechazo están provocando en un sector que, según la ministra, "todavía no ha hecho la contribución necesaria en términos de tributación".

En relación a la igualdad de género, la ministra ha insistido en su intención de establecer incentivos para la contratación de mujeres y su incorporación a los consejos de administración. También se pretende bajar el IVA para los productos de higiene íntima femenina y atajar la llamada "tasa rosa" que implica precios más elevados cuando determinados artículos se ofrecen a consumidoras.