Ir a contenido

Patrocina:

Reivindicación popular

La marea pensionista toma el centro de Barcelona

Más de 30.000 personas se manifietan en la capital catalana a favor de un debate público sobre las pensiones

Max Jiménez Botías

Cabecera de la manifestación de los pensionistas del 17 de marzo en Barcelona.

Cabecera de la manifestación de los pensionistas del 17 de marzo en Barcelona. / JORDI COTRINA

Cifras al margen, la Marea Pensionista ha tomado esta mañana el centro de Barcelona con su reivindicación de unas pensiones dignas y contra la pérdida del poder adquisitivo de las prestaciones que reciben los jubilados en España. Unos 30.000 personas, según los cálculos de la Guardia Urbana, y unas 100.000, según las cifras que maneja la organización han participado en la manifestación convocada para este sábado por este colectivo, como ha ocurrido en otras ciudades españoles. Desde la sede de la Delegación del Gobierno en Catalunya, situada en la calle Mallorca con Llúria, donde llegó la cabecera de la manifestación. hasta el edificio de El Corte Inglés, en la ronda de Sant Pere, se acumularon los manifestantes, tras una pancarta con el lema: "No al Pacto de Toledo".

Domiciano Sandobal, el líder del movimiento pensionista justificaba la convocatoria de la protesta porque "están en juego no solo las pensiones de los actuales jubilados, sino también de los pensionistas del futuro".  Asimismo, ha puesto de manifiesto que "el sistema público de pensiones español es el mejor del mundo porque es un sistema solidario intergeneracionalmente, y lo que quieren hacer es cargárselo para entregárselo a la banca y que esta lo gestione".  Con esa posición de rechazo a los planteamientos de reajuste del sistema, los pensionistas han gritado consignas como: "Manos arriba, esto es un atraco". Los manifestantes han lanzado consigas contra el Gobierno de Mariano Rajoy y han defendido la convocatoria de una huelga general, siguiendo el camino marcado por el movimiento feminista.

Más allá de los pensionistas

Los líderes de CCOO y UGT de Catalunya, Javier Pacheco y Camil Ros, respectivamente, han destacado que esta movilización "va más allá de los pensionistas y los jubilados", ya que está en juego el futuro del sistema de pensiones, y han reclamado la derogación de la reforma laboral impulsada por el PP para garantizar los ingresos que necesitan las arcas de la Seguridad Social. No obstante, el colectivo pensionista ha lanzado una crítica contra los sindicatos al destacar en su alocución final que el movimiento sindical "se ha olvidado de la calle". De igual forma ha rechazado el papel de algunos partidos de izquierda al comentar: "¿Si la calle es de izquierdas, por qué tenemos un gobierno de derechas?", se ha preguntado Sandobal. 

Frente a la Delegación del Gobierno, los pensionistas han dado lectura a un manifiesto de la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones en el que se sostiene que las "pensiones son un derecho", y en consecuencia se exige pensiones dignas y que se abra un debate en la sociedad sobre el sostenimiento de las pensiones públicas. "Queremos debates en el Parlamento", ha planteando uno de los portavoces de la coordinadora.  Los convocantes han insistido que en esta ocasión "no se aceptará que se parchee el sistema de pensiones ni se ponga en cuestión la pervivencia del sistema". Además, han exigido la derogación de la reforma laboral.

0 Comentarios
cargando