Ir a contenido

Informe de Oxfam Intermón

El 1% más rico de los españoles amasa ya el 25,1% de la riqueza total

La desigualdad en la sociedad española volvió a aumentar en el 2017

Los beneficios empresariales y los salarios más altos sacan ventaja de la recuperación

Rosa Maria Sánchez

Una persona pide limosna en el Paseo de Gràcia de Barcelona.  

Una persona pide limosna en el Paseo de Gràcia de Barcelona.   / ALBERT BERTRAN

En el 2017, el 1% de la población más rica española aumentó ligeramente su participación en la riqueza del país hasta el 25,1%, casi lo mismo que el 70% más desfavorecido. Este indicador de mayor desigualdad social se produjo en un contexto en el que la economía española logró un fuerte crecimiento, en el entorno del 3,2%, y recuperó el nivel previo al estallido de la crisis económica durante el segundo semestre del año. Según la oenegé Oxfam Intermón, los beneficios de esta recuperación fueron a parar en mayor medida a las capas sociales más favorecidas: en el último año el 1% más rico capturó el 40% de toda la riqueza creada mientras que en el 50% más pobre apenas recayó el 7%.

 “Pese a los datos de crecimiento económico, España sigue siendo hoy una sociedad más desigual que antes de la crisis, donde la pobreza no sólo no decrece, sino que se mantiene pese a la bonanza económica”, según el informe difundido este lunes por Oxfam Intermón, en coincidencia con el inicio de la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos. Cada año, coincidiendo con la cumbre capitalista en la localidad suiza, la oenegé renueva sus informes sobre la desigualdad social en el mundo, en lo que constituye un aldabonazo para los líderes políticos y económicos que acuden a la estación alpina.

En esta ocasión el informe mundial lleva por título “Premiar el trabajo, no la riqueza” y pone el acento en la necesidad de “construir una economía para los trabajadores, no para los ricos y poderosos”. La edición española del informe lleva el título de “¿Realidad o ficción? La recuperación económica, en manos de una minoría”  y en él se pone de manifiesto “la consolidación de la desigualdad y de la primacía del capital y los altos asalariados frente a la gran mayoría de la población” en un proceso “que no sólo amenaza nuestra cohesión social, sino que siembra las bases para una recuperación frágil y socialmente injusta.

La economía del 1%

Ya en el 2016, España logró batir su propio récord de personas en situación de pobreza, con más de 10,2 millones de personas cuyas rentas se sitúan por debajo del umbral de pobreza. La tasa de pobreza total se situó en el 22,3% de la población, la mayor desde 1995 y la tercera más alta de la UE, solo por detrás de Rumanía y Bulgaria y empatado con Lituania.

Entre 2007 y 2016, la brecha económica entre los más ricos y los más pobres se ha acrecentado en España. En los últimos años, “la recuperación económica ha favorecido cuatro veces más a los más ricos que a los más pobres” concluye el informe de Oxfam.

Todo ello da como resultado que el 10% más rico de la población española concentra más de la mitad de la riqueza total (53,8%), es decir, más que el otro 90% restante. Atendiendo al 1% más rico la concentración es aún mayor: el 1% de la población más rica en España concentra una cuarta parte de la riqueza (25,1%), casi lo mismo que el 70% de la población (que tiene el 32,13%).

En el último año, cuatro nuevo multimillonarios españoles entraron a formar parte de la lista creada por la revista Forbes, hasta alcanzar ya la cifra de 25.

Salarios frente a beneficios

La desigualdad creciente en España se refleja en la pérdida de peso de los salarios en el producto interior bruto (PIB). La fuerte destrucción de empleo entre el 2008 y el 2014 hundió el peso de los salarios. Sin embargo, la recuperación económica posterior no ha sido acompañada por un mayor peso de los salarios en el PIB, que sigue estancado desde el 2013 “como resultado de la precariedad y de los bajos salarios”, según Oxfam

“Mientras que la remuneración de las y los trabajadores no ha recuperado todavía los niveles de 2009, los beneficios empresariales lo hicieron dos años antes y se sitúan, en el segundo trimestre de 2017, un 8,3% por encima de lo registrado en el primer trimestre de 2009”, se subraya.

Tampoco se corrige el abanico salarial. Mientras que el 10% de los salarios más altos ha acumulado una subida del 15,18% entre el 2008 y el 2016, el 10% de los más bajos ha caído en la misma proporción.

Para luchar contra las desigualdades, Oxfam Intermón propone establecer un objetivo medible a medio plazo –que la riqueza acumulada por el 10% de los más ricos no supere la riqueza colectiva del 40%-- y definir un plan de acción para “garantizar trabajo y salarios dignos”, mejorar la eficacia y progresividad del sistema fiscal e incrementar el gasto social.

Datos de la desigualdad extrema en el mundo

2.043 personas hay en el mundo con una fortuna superior a los mil millones de dólares, con datos del 2017.

Nueve de cada diez milmillonarios son hombres.

762.000 millones de dólares es la cantidad en la que ha aumentado la riqueza de los super ricos en el 2017. Con esta cantidad se podría acabar con la pobreza extrema en el mundo hasta siete veces.

El 82% del crecimiento de la riqueza mundial del último año ha ido a parar a manos del 1% más rico, mientras que las del 50% más pobre no subió nada.

Un 2% anual es la subida media de los salarios en el mundo entre 2016 y 2015.  

En Nigeria, los intereses que genera en un año la riqueza del hombre más rico del país serían suficientes para sacar de la pobreza extrema a dos millones de personas.

En Indonesia, los cuatro hombres más ricos tiene tanta riqueza como los 100 millones de personas más pobres.

.  

Temas: Davos Pobreza