Ir a contenido

estrategia comercial

Amazon apuesta por la venta de su propia lencería

El gigante de internet potencia sus productos y no solo gestiona el comercio de terceros

Eduardo López Alonso

Campaña de Amazon para la venta de su lencería. 

Campaña de Amazon para la venta de su lencería. 
Venta de lencería en la página española de Amazon. 

/

El gigante de internet Amazon quiere ser algo más que un centro comercial 'on line' para otras marcas. Ahora vende lencería propia en el portal, con lo que pasa a ser un competidor serio para todas las marcas del ramo. La división de moda íntima se ha construido alrededor de la marca propia Iris and Lilly, que con bases de fabricación asiáticas y trato de favor en la plataforma Amazon está llamada a ser una firma de referencia en el futuro a escala mundial. También es una muestra de un modelo de desarrollo de Amazon previsto para cualquier sector comercial con márgenes atractivos.

La multinacional estadounidense da un paso más en su apuesta por el sector textil con esta colección, que cuenta con precios económicos y que llega para plantar cara a Women's Secret, Oysho o Primark. Entre las ventajas de Amazon para hacerse un hueco en el segmento de la lencería destacan su envergadura y capacidad para competir en términos de precio y el control de datos comerciales y de hábitos de sus usuarias. Dado que los precios actuales de la lencería son elevados, el margen de maniobra de Amazon en el sector le hace ser un competidor temible. 

Una pieza textil tan compleja como un sujetador requiere ser probada. Pero al mismo tiempo, a las consumidoras les resulta tedioso ir a la tienda. Una vez conocida la talla, la compra recurrente y el vínculo entre el fabricante y el comprador se hacen muy sólidos. La barrera de la primera compra es la que Amazon está dispuesta a vencer con precios atractivos. La posibilidad de devolución, pese a tratarse de ropa íntima se mantiene.

La colección se compone de más de 500 prendas, donde se puede encontrar desde conjuntos delicados de encaje hasta modelos atléticos en colores clave como el rosa pastel, el azul metálico o el negro clásico. La nueva línea está disponible a la venta desde el pasado 20 de noviembre. 

Amazon prosigue así con su apuesta firme por la moda después de que el pasado mes de septiembre se decidiera competir con los grandes 'retailers' del sector textil con el lanzamiento de Find, su propia marca de ropa genérica. Los márgenes del sector textil son un atractivo extra para Amazon, que pasa a ser más competidor que aliado. Cualquier sector está en el objetivo de Amazon. 'The Wall Street Journal' fue el primero en avanzar el pasado año los planes de Amazon en torno a la marca blanca (entendida como marca propia) en cualquier ámbito con margen atractivo.  Desde entonces, la lista de marcas propias no para de aumentar pese a que son poco conocidas y no figuran en el listado de marcas registradas de Amazon. Son al menos una veintena de enseñas las que pertenecen al gigante. No son marcas registradas por Amazon, y la mayoría se centran en la venta de ropa a través de Amazon Fashion. Las marcas secretas de Amazon descubiertas hasta el momento son las siguientes (según 'Quartz'): Arabella, Beauty Bar, Denali, Franklin & Freeman, Happy Belly, James & Erin, Lark & Ro Mae, Mama Bear, Myhabit, North Eleven, NuPro, Pike Street, Pinzon (by Amazon), Scout + Ro, Single Cow Burger, Small Parts, Smart is Beautiful y Strathwood. Mútiples sectores y cuota de mercado cada vez más amplia.