25 sep 2020

Ir a contenido

PULSO SOBERANISTA

El Govern exige a los funcionarios que recuperen las horas del paro general

La Generalitat da cuatro meses a los empleados públicos para trabajar las horas del 3 de octubre

El Ministerio de Hacienda da por válida la solución para no descontar el sueldo

Antoni Fuentes

Bomberos de la Generalitat durante el paro general del 3 de octubre.

Bomberos de la Generalitat durante el paro general del 3 de octubre. / XAVIER JUBIERRE

La huelga general del pasado 3 de octubre en catalunya no saldrá gratis a los funcionarios de la Generalitat. El Govern ha comunicado a los 200.000 empleados públicos de la Administración catalana y de sus empresas que tendrán que recuperar las horas del "paro general de país" que, inicialmente, dijo que se consideraría como permiso retribuido, según han explicado fuentes sindicales.

En una comunicación interna enviada a la plantilla, la Generalitat asegura que el Govern acordó, en la reunión del martes 10 de octubre, que las ausencias en el puesto de trabajo del dia 3 sea consideradas como "justificadas" y con "carácter de recuperables". Sin embargo, el acuerdo al que hace referencia la comunicación no figuraba en la relación de asuntos abordados en la reunión del Consell de Govern del día 10.

La 'consellera' de Treball, Dolors Bassa, indicó, en la entrega de premios de Cecot, que se trata de "una medida para proteger a los trabajadores públicos" incluso en el caso de que se aplique el artículo 155. El Ministerio de Hacienda, que gestiona desde septiembre la mayor parte de los pagos de la Generalitat, no prevé practicar descuentos en la nómina de octubre a los empleados públicos que secundaron la jornada de 'paro general de país', tal como avisó Cristóbal Montoro, si recuperan las horas no trabajadas ese día.

Prolongaciones de jornada

Las instrucciones que ha dado la Generalitat a sus empleados prevén la recuperación de las siete horas y media de jornada ordinaria correspondiente a la huelga general en un plazo de cuatro meses mediante prolongaciones del tiempo de trabajo preferentemente al finalizar la jornada.

El cambio de criterio de la Generalitat en relación con el "paro general de país", que se convocó en señal de protesta por las cargas efectuadas por la Policía Nacional y la Guardia Civil durante el referéndum del 1 de octubre, ha causado malestar entre los empleados públicos, que optaron no acudir a sus puestos de trabajo con la certeza de que era equivalente a un permiso retribuido y que, por tanto, no generaría descuentos salariales ni la obligación de recuperar las horas.

Rechazo sindical

Los sindicatos alegan que se enteraron del cambio con posterioridad al acuerdo del Consell de Govern del día 10, que se mantuvo en secreto hasta que se envió la comunicación interna. Las centrales han mostrado su rechazo a la decisión al considerar que no respeta la mínima "ética laboral" al haber cambiado las instrucciones después del día 3 y no haber informado a los delegados sindicales. Por todo ello, han mostrado su rechazo a la recuperación de las horas que ha comunicado el Govern.

En un comunicado enviado a los empleados públicos, el sindicato UGT llama a la plantilla de la Generalitat a desobedecer las instrucciones del Govern: "Queremos ser muy claros y contundentes: no permitiremos que se descuente un solo euro de las nóminas y no permitiremos que se intente obligar a recuperar esas horas". La central califica la decisión del Govern de "menosprecio" y "falta de respeto" a sus trabajadores después de que, antes del día 3 dijera "incluso por escrito" que los empleados que no fueran a trabajar no sufrirían descuento salarial ni repercusiones en sus horarios. 

CCOO ha reclamado explicaciones a la Generalitat para clarificar los motivos del cambio de criterio sobre las ausencias del día 3 y la forma en que el Govern quiere que los empleados públicos recuperen esas horas, aunque ha dejado claro que no puede haber un perjuicio para los trabajadores.

Puertas cerradas 

Además, se da la circunstancia de que algunos funcionarios que intentaron incorporarse a sus puestos de trabajo el día 3 tuvieron que desistir ante una situación equivalente a un cierre patronal, según los sindicatos. Esos trabajadores se pueden encontrar ahora con que la Generalitat les obligue a recuperar la jornada laboral del día 3 de octubre.

La Generalitat de Catalunya decidió adherirse a la Taula per la Democràcia, una plataforma que cuenta con más de 40 entidades y asociaciones que incluyen a las patronales Pimec y Cecot, los sindicatos CCOO, UGT y USOC y Òmnium y la Assemblea Nacional Catalana.  

Un nuevo formato de protesta

La respuesta política y social a la violencia ejercida por la Guardia Civil y la Policía Nacional en los colegios electorales durante el referéndum del día 1 de octubre dio lugar a un nuevo formato de protesta. Por primera vez en la historia, según reconocieron los convocantes, se unieron sindicatos, patronales y entidades sociales para llamar a las empresas y trabajadores a secundar una protesta que consistía en pactos en compañías para detener la actividad de forma total o parcial. 

El alto seguimiento del "paro general de país", como se denominó el nuevo formato, en la función pública, que rozó el 100% en las oficinas y el 70% en otros departamentos, fue uno de los puntales de la convocatoria junto con el transporte y el cierre de muchos comercios. La 'consellera' de Treball, Dolors Bassa, reiteró antes del 3-O y durante la misma jornada que los empleados públicos no sufrirían ninguna consecuencia ya que no se trataba de secundar la huelga general convocada por cuatro sindicatos encabezados por CGT sino de "un paro de país". 

Algunos de esos sindicatos convocaron nuevas huelgas generales durante los días posteriores que no llegaron a activar porque estaban a la espera de los acontecimientos políticos o porque el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya anuló de forma cautelar algunos días de paro, tal como solicitó la patronal Foment del Treball.