Ir a contenido

informe trimestral

Barcelona, la ciudad española donde más se ha encarecido la vivienda en un año

Los precios se han incrementado un 20,6% en la capital catalana hasta el tercer trimestre

El esfuerzo financiero para adquirir un piso se sitúan por encima de la media de España

Max Jiménez Botías

Un pareja consulta la información de una agencia inmobiliaria de Barcelona.

Un pareja consulta la información de una agencia inmobiliaria de Barcelona. / JOAN CORTADELLAS

Por si hubiera dudas de que la presión de los precios en el mercado inmobiliario se concentra principalmente en Barcelona y Madrid, el informe trimestral de la tasadora Tinsa, dado a conocer este viernes, pone de manifiesto que se acentúa el desequilibrio entre oferta y demanda en esos mercados, hasta el punto de que la capital catalana acumula una subida de precios del 20,6% en el tercer trimestre de este año. Por delante de Madrid, donde la subida de precios del mercado de la vivienda se han incrementado un 15,5%.

Se trata del segundo semestre consecutivo en el que los precios en Barcelona se aceleran a un ritmo del 20%, lo que da una idea de la rapidez de la subida de los precios en determinadas áreas del país.

Para la tasadora, las dos capitales se erigen como motores de la recuperación. Pero desde el punto de vista de la demanda, no deja de ser un problema el encarecimiento de la vivienda mientras que las rentas se mantienen estancadas. Particularmente la de los jóvenes, para los que resulta muy complicado acceder al mercado de compraventa de pisos. Las dos grandes capitales se han revalorizado un 44,4% y un 24,9%, respectivamente, desde que tocaron suelo. Y es cierto que el precio medio de Barcelona esta aún un 28,3% por debajo de los máximos,aunque cabe recordar que esos máximos son los que acabaron provocando el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Las cifras de Barcelona se distancian sustancialmente de la media española, ya que el precio medio de la vivienda terminada (nueva y usada) alcanzó los 1.258 euros por metro cuadrado en el tercer trimestre, un 4% más que en el mismo periodo del año anterior. Asimismo, las medias por comunidades también son sustancialmente más altas en Madrid y Catalunya, con un 13,2% y un 12,5% más altas que hace un año."En el caso de Barcelona, a la demanda tradicional, se une la demanda foránea y el fuerte flujo de inversión que atrae la ciudad en busca de rentabilidades altas que no se producen en otras áreas de inversión", ha comentado Jorge Ripoll, responsable de análisis de Tinsa. Un factor añadido es que frente a que la oferta de otras zonas es amplia, en parte por el estoc acumulado, en Barcelona la oferta es muy limita, lo que presiona los precios al alza.

Los distritos más caros

Los distritos que más se han encarecido en un año en las ciudades más caras son Ciutat Vella y Sants-Monjuïc, con avances del 28,5% y el 26%, respectivamente. Pero la tendencia al alza se extiende por toda la ciudad, hasta el punto de que en siete de los 10 distritos de la ciudad, el precio medio se ha incrementado más del 15% en el último año. Tan solo uno, Les Corts, se encarece menos del 10%. Incluso los barrios, en principio, con menos demanda de la ciudad, Sant Martí y Sant Andreu ha experimentado encarecimientos del más del 18%. 

Al igual que en Barcelona, en Madrid son los distritos más céntricos los que registran un mayor incremento de precios. Salamanca (17,1%), Retiro (16,5%) y Centro (15,1%) lideran los incrementos, que también han comenzado a extenderse a los distritos más periféricos. "Es cierto que en la capital española va algo retrasada en cuanto a la subida de precios, pero es que algunos proyectos de promoción se han retrasado administrativamente o los constructores no han querido ponerlos en marcha, pero el alza de precios se acentúa, con lo que no tardará mucho en alcanzar los ritmos de Barcelona", explica Ripoll.

Plazos medios

El incremento de la demanda queda reflejado también en los plazos medios de venta de una vivienda en España, que se obtiene a partir de la oferta de vivienda y el ritmo de transacciones, y se ha reducido hasta 9,1 meses, frente a los 9,5 meses del trimestre anterior. En Barcelona, esa media desciende hasta los 6,4 meses, y en Madrid, hasta los 4,5 meses. Asimismo, el Catalunya, el esfuerzo medio financiero (16,7% de la renta disponible) que se destina a la compra de vivienda está por encima de la media, aunque no tanto como en Baleares (21,2%) y Andalucía (17,6%). 

La presión de los precios se extiende también a determinadas áreas de la costa española y, por consiguiente, a la segunda residencia. Lo cierto es que tras los incrementos de Barcelona y Madrid, determinadas zona de las costa de Alicante, Baleares y Canarias acumulan ascensos significativos. "En estos casos, el alza de los precios es consecuencia también de la demanda extranjera, que tiene un peso importante en las nuevas operaciones", destaca Ripoll.