Ir a contenido

REUNIÓN DE JACKSON HOLE

Yellen planta cara a Trump y defiende la regulación del sector financiero

La presidenta de la Reserva Federal advierte del riesgo de olvidar las "lecciones" de la crisis

Draghi llama también por alusiones a hacer frente al proteccionismo del presidente de EE UU

RICARDO MIR DE FRANCIA / WASHINGTON

Yellen planta cara a Trump y defiende la regulación del sector financiero

REUTERS

La presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, hizo este viernes una férrea defensa de las medidas adoptadas tras la Gran Recesión para apuntalar el sistema financiero y protegerlo de nuevas tempestades. Durante la reunión de banqueros centrales en Jackson Hole (Wyoming), en la que también participó el europeo Mario Draghi, Yellen esgrimió que las reformas de los últimos años han hecho “sustancialmente más seguro” al sistema y advirtió de los riesgos que implicaría olvidar “las lecciones” de la catastrófica crisis del 2008. Sus palabras son una condena implícita de las intenciones de la Administración de Donald Trump, que pretende desmontar parte del edificio regulatorio aprobado por su predecesor para estimular la economía.

“Los estudios sugieren que el grueso de las reformas que pusimos en marcha lo han hecho substancialmente más seguro sin limitar excesivamente el crédito disponible o el crecimiento económico”, dijo la presidenta del banco central estadounidense. “Cualquier ajuste que se haga en el marco regulatorio debería ser modesto”. Las 19 páginas de su discurso se centraron casi exclusivamente en el análisis de la regulación bancaria y la salud del sistema. No hubo referencias a los planes que alberga la FED respecto a los tipos de interés, una omisión que los analistas han interpretado como una señal de que probablemente no habrá nuevas subidas de tipos hasta que finalice el año.

Regulación

Yellen no es la única funcionaria de la FED que se ha pronunciado respecto a los deseos de Trump y varios pesos pesados de la banca, como el consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, para meterle mano a Dodd-Frank, la reforma aprobada hace unos años por el Congreso para reforzar la capitalización de las entidades financieras, someterlas a estrictos controles y reducir sus márgenes para especular con el dinero de sus clientes. En una reciente entrevista con el ‘Financial Times’, el número dos de la FED, Stanley Fisher, habló del mismo asunto en términos mucho más alarmistas.

“Desde 1930, pasaron casi 80 años para que tuviéramos otra crisis financiera de semejante magnitud. Y ahora, después de 10 años, todo el mundo quiere volver al estatus quo anterior a la gran crisis”, dijo Fisher. “Para mí sería extremadamente peligroso y miope”.

Contra el proteccionismo

Tampoco Draghi entró a desgranar los planes del Banco Central Europeo en materia de política monetaria. A diferencia de la FED, la entidad con sede en Francfort mantiene todavía los estímulos para dar brío a la economía del continente, que ya empieza a tomar altura. En su discurso, el italiano afirmó que la “recuperación global se está reforzando”, particularmente en EE UU, mientras que en Europa se encuentra “en una fase más inicial”. Draghi habló de la necesidad de incrementar la productividad para dar empuje al crecimiento en las economías avanzadas, lastradas por el envejecimiento demográfico y los costes que acarrea para las arcas estatales. Un camino que pasa por impulsar el comercio internacional, según explicó.

“La apertura del comercio está bajo amenaza y esto implica que las políticas destinadas a responder a esta embestida son vitales para mantener un crecimiento dinámico”, dijo en alusión a Trump, que ha hecho del proteccionismo uno de sus sellos de identidad.