CAMBIO DE USOS

El sector inmobiliario propone reconvertir comercios en vivienda

Solo en Barcelona hay más de 15.000 establecimientos que no tienen ningún uso

Local comercial de la Via Laietana sin actividad.

Local comercial de la Via Laietana sin actividad. / ALBERT BERTRAN

Se lee en minutos

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / BARCELONA

El sector inmobiliario busca alternativas para mejorar las condiciones del mercado de alquiler en Catalunya. Y una de las medidas que considera y ha planteado a las administraciones --local y autonómica-- es convertir los locales comerciales que se encuentran sin uso (vacíos o simplemente cerrados) para que puedan utilizarse como viviendas y que puedan incorporarse al mercado de alquiler. Esa circunstancia permitiría incorporar nueva oferta a un mercado que peca por la escasez y atender a colectivos necesitados con dificultad para acceder a una vivienda de alquiler. La Asociación de Promotores de Edificios de Catalunya (APCE) respalda la propuesta formulada por algunos de sus miembros dentro del grupo de trabajo que aborda la creación de un índice de referencia del mercado inmobiliario en Catalunya. Y que, además, ha propuesto este tema directamente a las administraciones.

"Lo hemos planteado al Ayuntamiento y a la Generalitat y hemos recibido la respuesta de que se estudiará", ha comentado este martes Joana Amat, codirectora general de Amat Inmobiliaria, durante la presentación del informe sobre el mercado inmobiliario que elabora anualmente esta sociedad. Amat ha recordado que sólo en Barcelona hay aproximadamente unos 15.000 locales comerciales sin uso, lo que representa más de la mitad del censo de locales comerciales que están en funcionamiento en la actualidad, según el último censo elaborado por la Generalitat de Catalunya hecho público ayer.

RESPUESTAS PUNTUALES

El propósito de esta medida es dar respuesta a dos fenómenos puntuales. "El agotamiento del sistema de la red comercial tal como funciona en los núcleos urbanos actualmente y las crecientes necesidades de viviendas sin barreras arquitectónicas y con características determinadas para satisfacer la demanda de futuro", comentan los responsables de la propuesta. "Puede ser una solución para la situación del mercado inmobiliario, particularmente de alquiler, pero existen algunos inconvenientes para que se pueda llevar a cabo", ha comentado Lluís Marsà, presidente de la APCE. Entre ellos, que la normativa legal que regula la propiedad vertical no permite que los locales a pie de calle puedan destinarse a vivienda. "Catalunya tiene todas las competencias en materia de vivienda. Esta claro que si se quiere, se puede modificar la ley", ha comentado Amat.

En este sentido, la empresaria recuerda que se conceden cédulas de habitabilidad para espacios de 40 metros cuadrados en el barrio de El Raval, en los que difícilmente se puede vivir. "Un local comercial de 100 metros cuadrados en el que se pueden realizar obras de adecuación para vivir, seguro que es una mejor opción", ha destacado Amat. Para los representantes del sector inmobiliario, además, la puesta en marcha de una solución como esta permitiría dar salida al problema de los apartamentos turísticos, que han detraído del mercado de alquiler unas 18.000 viviendas en la ciudad de Barcelona. 

EN MANOS DE LA ADMINISTRACIÓN

Te puede interesar

No es esta una iniciativa completamente nueva. Ya se ensayó en algunas ciudades catalanas, como Terrassa durante el 'boom' inmobiliario, rozando la legalidad y además no tuvo demasiado éxito. En el fondo, está en manos de la administración que pueda implementarse de una forma lógica. Pero el sector público no acaba de impulsar medidas concretas. "Lo cierto es que incluso para obtener licencias para construir, las administraciones reaccionan con demasiada lentitud", ha comentado el presidente de la APCE. De hecho, los promotores aseguran que una de las razones por las que la incorporación de obra nueva al parque de vivienda de Catalunya es menor de lo que le correspondería es por la lentitud con la que actúan las administraciones en materia de vivienda. "El sector necesita una mayor seguridad jurídica", ha destacado Marsà.

Pero también necesita que el parque de alquiler mejore, dada la dificultad con la que la nueva oferta se incorpora al mercado. Los alquileres inmediatos, las viviendas alquiladas que han estado menos de 48 horas en el mercado, supusieron en el mes de febrero el 12% de todas las operaciones de arrendamiento que se cerraron en toda España, según un estudio publicado por Idealista. En el caso de Barcelona, el 21% de los contratos de alquiler son inmediatos. Por distritos, el portal inmobiliario asegura que es Sant Andreu el punto en el que más alquileres inmediatos se registraron en febrero: el 40% de todas las viviendas que se alquilaron estuvo menos de 48 horas en el mercado. Le siguen Nou Barris (38%), Horta Guinardó (31%) y Gràcia (27%). Por el contrario la menor tasa se produjo en Sarrià Sant Gervasi (8%), seguido por Sant Martí y Ciutat Vella (21% en ambos casos).