24 nov 2020

Ir a contenido

'ANUARI ECONÓMICA COMARCAL 2016'

Las comarcas del eje de la AP-7 son las que mejor han respondido a la crisis

Ocho de esas áreas registran crecimientos por encima de la media catalana entre el 2010 y el 2015

El sector servicios ligado al turismo impulsó la mejora del PIB catalán hasta el 3,6% en el 2015

Max Jiménez Botías

Turistas en la plaza de Catalunya de Barcelona.

Turistas en la plaza de Catalunya de Barcelona. / JORDI COTRINA

Las comarcas catalanas que se agrupan en torno a eje de la AP-7 desde el Garraf hacia el norte son las que mejor respuesta han tenido ante la crisis económica. No es casual, aunque no hay un explicación documentada, pero resulta una constante en el 'Anuari Econòmic Comarcal' que elabora el catedrático de Economía Aplicada de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Josep Oliver para el BBVA (CX) desde 1994. En su última edición -que incluye datos hasta el 2015- presentada este martes, el trabajo incluye una evolución comarcal del valor añadido bruto (VAB) registrado por todas las comarcas catalanas entre el 2010 y el 2015.

En estos cinco ejercicios las comarcas del Garraf, Vallès Occidental, BarcelonésBaix EmpordàLa SelvaVallès OrientalBaix Llobregat y Osona registran un crecimiento por encima de la media catalana, que es del 1,4% en ese periodo. Destaca particularmente la evolución de la comarca de Osona, con un 6% en la que confluyen los crecimientos de los tres ámbitos de actividad que han impulsado la mejora de la economía catalana: servicios, industria y construcción. 

La otra conclusión que se extrae del trabajo es que 33 de las comarcas ha registrado una evolución por debajo de la media catalana en esos cinco años. Destaca particularmente la evolución de la Ribera d'Ebre, con una caída del 14,4% y el Pallars Sobirà, que cae el 11,2%.

Variación del PIB por comarcas de Catalunya

POR ENCIMA DE LA MEDIA

La evolución registrada en el periodo señalado no es muy diferente de la que se produjo en el 2015. Al menos 14 comarcas del eje litoral y prelitoral cercano a la AP-7 tuvieron crecimientos por encima de la media, que fue del 3,6% en ese ejercicio. A estas se suman tres comarcas del sur de Tarragona y dos del pirineo leridano, muy vinculadas a la producción eléctrica, que tiene un peso importante en el crecimiento económico. Curiosamente queda fuera de esa dinámica El Maresme, que tampoco está entre las comarcas que crecen más que la media en último quinquenio, pese a que la crecimiento económico de Catalunya se sustenta en el sector terciario ligado al turismo. "Se ve afectada por la caída de producción agrícola (flores y plantas), y no han conseguido engancharse a la marca turística de Barcelona, como sí lo ha hecho El Garraf", ha comentado Oliver para justifica esa peor evolución.

La aportación del sector de servicios que creció a un ritmo del 3,6% en el 2015, particularmente, los servicios ligados al turismo y la hostelería son las actividades que más han crecido durante ese ejercicio. "Es verdad que una parte importante del incremento de las pernoctaciones corresponde a turismo prestado por la situación geopolítica de otros destinos, pero no hay que olvidar que se han producido también un crecimiento muy importante de la demanda interior, lo que permite pensar que el crecimiento espectacular puede ser sostenible", ha destacado Oliver.

En el 2015, Catalunya registró un crecimiento del 3,6%, igual que en el 2007, año en el que se inició la crisis. "Hemos vuelto a la casilla de salida", ha comentado Oliver. Por provincias, destaca la aportación de Girona (3,8%) y la de Tarragona (3,7%), donde confluyen los tres sectores de actividad que impulsaron el crecimiento -el sector agrario ejerce una influencia negativa-; les sigue Barcelona (3,4% y Lleida (2,3%).