Ir a contenido

RED AEROPORTUARIA

El aeropuerto de Alguaire no despega

El equipamiento recibe cada año unos 30.000 pasajeros, aunque las estimaciones iniciales del Govern eran de 50.000

El Departament de Territori trabaja para encontrar nuevas actividades en la infraestructura para lograr rentabilidad

LAURA BIELA / LLEIDA

El aeropuerto de Alguaire, en Lleida.

El aeropuerto de Alguaire, en Lleida. / XAVIER LOZANO

El aeropuerto de Lleida-Alguaire no acaba de funcionar. Más de seis años después de su puesta en marcha, el Govern tiene serias dificultades para sacar rendimiento al equipamiento. La infraestructura nació para incorporar a Lleida en el mapa aeroportuario y dar un importante impulso a la demarcación leridana y a los Pirineos, aunque a día de hoy no se están cumpliendo las expectativas fijadas de buen principio. 

El Departament de Territori marcó como objetivo superar los 50.000 viajeros al año. Y si bien es cierto que el primer año de funcionamiento, en el 2010, se superó la cifra -se registraron 57.665-, en los años posteriores, y hasta la fecha, los datos se han situado en torno a los 30.000 viajeros. Unas cifras muy debajo de las esperadas.

ACTIVIDAD INDUSTRIAL Y AERONÁUTICA

Desde el Govern son conscientes de la dificultad que tienen para sacar rendimiento al aeropuerto de Lleida-Alguaire. En ese sentido, el 'conseller' de Territori, Josep Rull, considera que "el futuro de la infraestructura pasa por buscar otras actividades más allá de la aviación comercial, como podrían ser labores de mantenimiento así como nuevas actividades de carácter industrial vinculadas al sector aeronáutico". 

Por este motivo, el equipamiento se ha convertido a lo largo de estos años en el escenario de grabación de anuncios publicitarios de diversas marcas comerciales, en el lugar escogido para celebrar reuniones empresariales y jornadas universitarias, así como para organizar festivales aéreos, como el Campeonato de España de Vuelos Acrobáticos, el OctObert Airfest o el Lleida Air Challenge. Rull admite que "el recorrido de la aviación comercial está muy limitado y en el tráfico de mercancías aún está más difícil". Por ello, desde el Govern se ha visto en la necesidad de buscar otras salidas.

VERANO E INVIERNO

Cuando más actividad se registra en el aeropuerto es durante las estaciones de verano e invierno. A día de hoy son tres las compañías que operan en él. Air Nostrum, que ofrece vuelos a Palma de Mallorca durante los fines de semana de todo el año y a Mahó e Eivissa durante el verano; y dos touroperadores: el británico Thomas Cook / Neilson, que ofrece vuelos entre el Reino Unido y Alguaire para desplazar esquiadores hasta Andorra, y el israelí Arkia, que realiza el trayecto entre Lleida y Tel Aviv durante los meses de invierno.

Un problema con el que se encuentra el equipamiento durante los meses más fríos del año, que coincide con la época de más afluencia de viajeros, es con la densa niebla que se instala en la demarcación de Lleida. Un fenómeno que obliga algunos días a cancelar o desviar los vuelos previstos hacia otros aeropuertos, como El Prat o Reus. 
El aeropuerto de Lleida-Alguaire fue inaugurado el 17 de enero de 2010. El equipamiento costó 95 millones de euros, entre la torre de control, la terminal de pasajeros, la plataforma para los aviones de 39.500 metros cuadrados y una pista de 2.500 metros de largo por 61 de ancho. La extensión total de la instalación es de 368 hectáreas.