29 mar 2020

Ir a contenido

HISTORIAS MÍNIMAS

BdeBarcelona: oasis de suvenires locales

BdeBarcelona vende recuerdos de diseño autóctono en una de las principales arterias turísticas de la capital catalana

Carme Escales

Alberto Twose, Bárbara Glaenzel, Beti Alemany y Maite Guillem  en la tienda BdeBarcelona.

Alberto Twose, Bárbara Glaenzel, Beti Alemany y Maite Guillem  en la tienda BdeBarcelona. / DANNY CAMINAL

Beti Alemany y Bàrbara Glaenzel son las creadoras de Urbanita, la marca de las mochilas antirrobo cuya ergonomía oculta las cremalleras en su parte interior. Ellas las diseñan y las producen en talleres de Manresa y Parets del Vallès, con tejido y cintas del Bages y cremalleras de Tarragona. Invirtieron 7.000 euros propios en este negocio que desde su inicio, hace año y medio, ha vendido 2.500 mochilas. Los turistas y clientes locales las compran en tiendas de bolsos y regalos, pero muy especiales, como la creada por Maite Guillem, que abrió su establecimiento de la avenida de Gaudí, 28 de Barcelona con el objetivo de fomentar el talento local.

Maite Guillem, creadora de BdeBarcelona

Alberto Twose, Bárbara Glaenzel y Beti Alemany, son todos multidisciplinares. Además de otros trabajos, diseñan y producen creaciones en Catalunya, que Maite Guillem (a la derecha, en la foto) y otro empleado venden en su tienda.

Acostumbrada a trabajar como administrativa, entre diseñadores y arquitectos, como Juli Capella, Guillem, vecina del barrio de la Sagrada Família, se preguntaba por qué siendo Barcelona un referente europeo del diseño, y habiendo tantos creadores autóctonos, los recuerdos que se acaba llevando el turista que nos visita siguen siendo artículos tan impersonales, producidos en Asia, y comunes a tantísimas ciudades turísticas.

“Yo me puse en contacto con creadores de Barcelona y otras poblaciones catalanas, que ahora son mis proveedores, y sigo buscando siempre diseñadores y productores de aquí”, puntualiza la emprendedora que abrió su negocio BdeBarcelona  a finales de abril del 2015, con una inversión que rondó los 30.000 euros y cerró el año con una facturación entorno a los 36.000 euros.

“El turista no ha descubierto aún la joya arquitectónica del recinto modernista de Sant Pau, por eso cuesta todavía que suba toda la avenida de Gaudí”, señala Guillem. “Y el barcelonés, acostumbrado al souvenir más folklórico, tiene sus reparos al regalo que identifica la ciudad, pero el diseño local, además de nivel estético, crea enseres de utilidad, como las mochilas antirrobo, colgadores infantiles que simulan jugadores del Barça, cuentos, o juegos constructivos de los edificios más emblemáticos de Barcelona”, repasa.

BALDOSAS HIDRÁULICAS

Alberto Twose y dos arquitectos más también proporcionan sus creaciones a BdeBarcelona. Ellos localizan baldosas hidráulicas centenarias de pisos del Eixample que se desprenden de ellas, las pulen y enmarcan como regalo, y certifican su antigüedad y procedencia en un plano de la ciudad, o diseñan con ellas muebles auxiliares. Bajo la marca Fragments BCN, son también los autores de Lamp it!, una ingeniosa lámpara que, provista de un potente imán, permite incorporar en ella cualquier tipo de pantalla, superficie o artículo personal que pueda funcionar como ello.

“Empezamos en el 2014 y venimos facturando unos 40.000 euros”, comenta Twose, que, como sus dos colegas de Fragments BCN, mantiene paralelamente sus proyectos de arquitectura. “Acabas queriendo vender a gente que piensa como tú, que apuesta por lo local”, expresa Glaenzel, cofundadora de Urbanita que también confecciona vestuario de teatro.

Guillem ha logrado reunir a unos 25 diseñadores locales, que están en contacto, a través de ella, para “compartir experiencias, y establecer sinergias”, explica Beti Alemany, una de las diseñadoras que asistió a la cita que Guillem convocó en Casa Gràcia Barcelona, con el propósito de que la presentación de su idea de negocio fuera un punto de encuentro para los creadores locales.