Ir a contenido

DEBATE ECONÓMICO

Los 'sabios' de Mas mantienen el grupo

El Carec recupera las reuniones con expresident Mas y el exconseller de Economia Mas-Colell

Josep-Maria Ureta

Mas-Colell , Mas y Alemany en uno de los primeros encuentros del Carec.

Mas-Colell , Mas y Alemany en uno de los primeros encuentros del Carec. / L. PEDRAGOSA

La Pedrera tiene más opciones que las visitas de pago. Pueden entrar también en la Casa Milà Artur Mas y Andreu Mas-Colell al filo del mediodía del viernes, apenas sin identificarse, compartir cola por unos segundos con los turistas y una vez franqueada la majestuosa puerta vertebrada de plomo y cristal, tomar las escaleras de acceso a las salas de reuniones  y encontrarse con una veintena de  caras conocidas. Enumeración de presentes, reducida: Joan B. Casas, Joan Majó, Heribert Pedrol, Jordi Galí, Guillem López-CasasnovasSalvador Alemany, Germà Bel,...  Anfitriona Marta Lacambra, economista y  directora de la Fundació La Pedrera, heredera de la antigua Catalunya Caixa. Como corresponde a la escrupulosidad de los miembros del CAREC, la comida fue a escote: un menú de 36 euros de Laie, dado que el servicio, externo, estaba incluido. En los cinco años de reuniones quincenales en el Palau de la Generalitat, "no pagaban ni los taxis", recuerda uno de los participantes.

"No hemos discutido de economía sino de política inmediata", avisó uno de los presentes. Y concretó aun más otro de los interlocutores: "De lo que más hemos hablado ha sido de política española y de las opciones que puedan concretarse para que España tenga un gobierno".         

 Los integrantes del Carec, el Consell Assessor per la Reactivació Económica y el Creixement, creado por el primer Govern del president Mas en el 2010, decidieron hace unas semanas mantener su relación profesional y personal tras cinco años de encuentros quincenales en alguno de los salones que dan al pati de Tarongers del Palau de la Generalitat.

Han decidido recurrir a una denominación del  mundo académico, alumni, para tener un amparo de los debates que han tenido durante años y que, según uno de los asistentes más entusiastas "generan adicción". Tenían ganas de seguir discutiendo, porque piensan distinto. Más allá de lo que les impone el decoro profesional. Al grupo también se han incorporado empresarios de los de verdad, industriales que tienen fábricas, que estuvieron en el primer Carec y que poco a poco fueron desplazados, sin más intención, por directivos destacados del sector de servicios.

Que en la reunión de ayer acudieran los últimos y los penúltimos del Carec y, sobre todo, que Artur Mas y Andreu Mas-Colell aceptaran participar en las reuniones del reactivado Carec, con otro perfil, tiene un referente inmediato en el dia, que,  teóricamente, se disolvió el Consell. El 10 de julio del 2015, un viernes, Artur Mas pasaba una de sus muchas jornadas de máxima tensión política. Parecía fracasar su propuesta de candidatura unitaria para las elecciones de septiembre, que luego fructificó en Junts pel Sí. Ese mismo día decidió ‘relajarse’ en la comida con los miembros del Carec que acababan mandato. También estuvo Mas-Colell. Gente acostumbrada a contar, explicaron al hoy expresident que se habían reunido durante 82 viernes a lo largo de cinco años. Un total de 5.248 horas de debates, que se convirtieron -ahí tienen su mérito los coordinadores del grupo Toni Brunet (Cellnex) y Joan Ramon Rovira (Cambra de Comerç)- en 24 informes de consejos de estrategia política. ¿Al gusto de quien los encargaba? No. Basta con releerlos (www.gencat.cat/presidencia/carec).