Ir a contenido

COMPRAS 'ONLINE'

Así será el gran centro logístico de Amazon en El Prat

La moderna instalación permitirá reducir a pocas horas el tiempo entre compra y entrega de pedidos en Barcelona

Está previsto que trabajen en el centro más de 1.500 personas

Josep M. Berengueras

El centro de Amazon en San Fernando de Henares, Madrid.

El centro de Amazon en San Fernando de Henares, Madrid. / JUAN MANUEL PRATS

Amazon comprará una gran parcela en El Prat por 30 millones de euros, donde construirá un gran almacén logístico. Pero este centro no será uno más entre los 29 que el gigante del comercio electrónico tiene en Europa, sino que servirá a todo el continente decenas de miles de pedidos cada día (en algunas jornadas, centenares de miles) y permitirá, gracias a su ubicación estratégica y su avanzado sistema de procesamiento de pedidos, entregar las compras a los clientes de Barcelona en pocas horas el mismo día.

Aún quedan algunos flecos por cerrar del acuerdo y acabar de definir el diseño final del centro, pero la apuesta de Amazon por situar en Barcelona un megacentro viene de lejos: la ciudad está bien situada geográficamente -ideal para el reparto a la zona de influencia pero también para el envío internacional-, cuenta con infraestructuras potentes (puerto, aeropuerto -las empresas los usan para servir productos a Amazon- y metro), tiene una extensa red de empresas de paquetería y, además, se puede encontrar talento local e internacional (trabajarán unas 1.500 personas). 

La parcela adquirida es de 150.000 metros cuadrados, lo que no implica que el centro vaya a tener esa extensión: además de las naves se construirá zona de párking y de carga y descarga, y dentro de los edificios no habrá un solo nivel de almacenaje de productos, sino varias plantas (el edificio puede superar los 19 metros de altura) con macroestanterías de artículos. Ello implica que los cálculos iniciales sitúen la superficie del centro en unos 210.000 metros cuadrados, ampliables según el número de plantas. Será uno de los más grandes de Europa, pero la comparación es difícil: el centro de San Fernando de Henares (Madrid) tiene ahora 32.000 metros cuadrados (que se ampliarán a 75.000), pero cuenta ya con unos 80.000 metros de superficie en volumen de almacenaje (según fuentes de la empresa); los de Francia tienen 36.000, 40.000 y 70.000 metros cuadrados de superficie, mientras que en Estados Unidos Amazon ha construido plataformas logísticas de más de 365.000 metros cuadrados.

EL INTERIOR

Será uno de los centros logísticos de Amazon más grandes de Europa, pero en EEUU hay almacenes de 1,2 millones de metros cuadrados

Por dentro, los centros de Amazon (así será también el de Barcelona) son inmensas naves llenas de cintas transportadoras, zona de empaquetado (el color marrón de las cajas típicas de Amazon predomina) y decenas de millones de productos situados en decenas de kilómetros de estanterías (multiplicado por muchas baldas), repartidas en varias plantas.

Cuando un cliente hace clic en comprar en la web, el pedido llega al centro donde esté ubicado el artículo (no siempre lo que pide un español viene de Madrid, y lo mismo pasará con el centro de El Prat, que servirá productos a todo el sur de Europa) y se procesa según la prioridad de reparto (la compañía ofrece varios niveles, desde envío por paquetería a Correos, más lento). La persona encargada de recoger los productos lleva una especie de smartphone que le indica qué ruta debe seguir por los pasillos para encontrar los artículos -que están geolocalizados y indexados- de varios pedidos a la vez, que se depositan en carros/cajas. Los productos, por cierto, están situados prácticamente al azar: los clientes no suelen pedir dos unidades de un mismo artículo, por lo que es más probable que dos productos estén más cerca para ser recogidos si están situados sin orden. No está previsto que el centro de El Prat incorpore robots de cosecha de artículos (operativos en algunos centros de EEUU), sino que el trabajo lo harán trabajadores.

MÁS CAPACIDAD

Los producos están situados casi al azar: es más probable que un cliente compre artículos distintos que no dos unidades del mismo

Cuando se acaban de recoger los artículos, se sitúan en una gran cinta que conduce a la línea de empaquetado. “El centro de Barcelona será diferente porque tendrá mucha más capacidad de procesamiento de pedidos. A diferencia de otros como el de Madrid, que tiene una línea de empaquetado general, en el de El Prat está previsto construir varios pisos y líneas de empaquetado en cada uno de ellos, lo que multiplicará por mucho su capacidad  yvelocidad”, apuntan fuentes conocedoras del proyecto. Después, se procede al envío/reparto.

En esta última cuestión el centro de El Prat será también muy diferente de otros de la firma, casi único. “La clave es que estará muy, muy cerca de un gran núcleo urbano (Barcelona)”, mientras que habitualmente se ubican lejos, en polígonos, apuntan las mismas fuentes. Esto hará que Amazon pueda no solo ofrecer envío de productos el mismo día, sino reducir “muchísimo”, a pocas horas, el tiempo que total que transcurre entre que el cliente hace clic en comprar y que el pedido llega a casa.