Ir a contenido

ENTREVISTA

Falciani: "Se podría usar al evasor fiscal como testigo contra el banco"

El autor del mayor robo de datos bancarios de la historia afirma que a veces es mejor no facilitar datos de defraudadores

AGUSTÍ SALA / BARCELONA

Entrevista con Hervé Falciani en Barcelona. / ANA CECILIA BAIG

Sin domicilio fijo y en busca y captura en 191 países con la excepción de España, Francia e Italia, Hervé Falciani (Mónaco, 1972) sigue convencido de que hizo lo adecuado al apropiarse en el 2008 de los datos bancarios de más de 130.000 clientes del HSBC en Suiza, en el que trabajaba. Hoy, miércoles, asistirá a la proyección del documental La lista de Falciani, que inaugura la edición número 18 de DocsBarcelona.

-¿Ha merecido la pena? ¿Se arrepiente de lo que hizo?

- En el caso de que hubiera tenido la posibilidad de elegir, o sea, encontrarme un problema y no saber qué hacer, lo hubiera hecho y no me arrepentiría. Pero, además, en mi caso, es que pude pensar y prepararlo.

-Pero, para algunos puede parecer que usted busca protagonismo, fama o dinero... 

-Recurro al símil del cocinero. Muchas veces le preguntan ¿por qué has hecho esta comida? Y responde: la comida está hecha, aprovechémosla. Que se hable del cocinero puede ser interesante, pero lo que se ha hecho es lo más importante. Además resulta ridículo pensar que busco solo protagonismo.

- Tras conocer tantos detalles y perfiles ¿qué opinión le merecen los evasores fiscales?

-Es lo mismo que con los corruptos. No se nace corrupto. Pienso como Rousseau que el hombre que vive en sociedad es bueno. El que corrompe es el poder.

-¿Habrá otra lista Falciani?

- No hace falta. Vamos a ver qué se puede hacer con los nombres que tienen las fiscalías... Es posible que no se pueda actuar en algunos casos por motivos de prescripción, pero se puede utilizar a los clientes como testigos para multar a los bancos, por ejemplo en Suiza. Es una estrategia que funciona. Por ejemplo fue la que eligió Francia, que ha exigido fianzas de 1.000 millones a los bancos. Es una posibilidad. Hay muchas formas de actuar que, además no son alternativas, sino complementarias.

-¿Quedan nombres relevantes por conocerse?

- No todos los evasores constan con nombres y apellidos. Además del secreto bancario existe el secreto profesional de los abogados y, a su vez, los testaferros. Puede resultar muy difícil determinar qué hay detrás de todo ello. En varios casos, por este motivo no quiero que se conozcan públicamente los nombres, para no frustrar las investigaciones.

- ¿Hay más fraude de personas o de empresas?

- De empresas. Se habla por ejemplo de competitividad. Una empresa que paga los impuestos aquí será menos competitiva y podrá invertir menos que una que no lo hace. Por eso se tiene que cambiar el modelo económico. Un sector muy amplio como el de la optimización fiscal se aprovecha de la política fiscal que grava los beneficios. Otros países, como los nórdicos, han hecho que las empresas paguen menos impuestos y puedan invertir más y ser más competivas. Y, además, recaudan más. Las empresas no destinan tantos costes a optimización fiscal. Con este cambio de enfoque se haría desaparecer toda una industria que vive gracias a los impuestos sobre los beneficios.

- Qué opina de publicar las listas de defraudadores?

- Un caso como el de Rodrigo Rato es normal que sea público. Pero en otros, si existen investigaciones en marcha, se tienen que proteger y es mejor no publicarlo.

-¿Es cierto que se suele tratar mejor al gran evasor que al pequeño?-Es un efecto perverso. Siempre es lo mismo. Es más fácil pescar un pez pequeño que a un tiburón. Cuando faltan recursos se pesca con red, todo lo que se puede. Es por eso que es mejor observar los fallos del sistema para adaptarlo. Es mejor trabajar en cómo cambiarlo que ir por detrás, cuando ya es tarde.

 

-La crisis ha servido para generar cambios, pero hecha la ley hecha la trampa. Lo más importante que hay que vigilar son las empresas, pero los acuerdos de intercambio de información se centran más sobre las personas. Además, los lobos no dejan de comer cabras. Tenemos que proteger a estas, más que convencer a los primeros de que dejen de comer porque lo han hecho siempre.

-¿Se combaten de verdad los paraísos fiscales o el dinero siempre encuentra por dónde huir?

 

-Es una muy buena noticia que se den a conocer. Es como el síntoma de una enfermedad. Cuando no se sabe que se tiene es peor. Ahora además, como se hace aquí, se han buscado vías para cambiar.

-¿Es España un país especialmente corrupto por los casos que han salido a la luz?

 

- En qué trabaja hoy?-Mi ilusión es constituir un grupo con gente de Podemos, el Partido X y otros movimientos cívicos para proyectos como el destinado a crear una alternativa fiscal a la actual. He empezado por ejemplo a ver cómo gravar los intangibles. Mi trabajo, desde el principio, consiste en aportar más información y también análisis para los economistas que quieren cambiar las cosas.

 

Vea el vídeo de esta

noticia con el móvil o

en e-periodico.es

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.