El Eurogrupo acuerda dar por concluido el rescate español en enero

Los ministros de la eurozona instan al Gobierno a continuar las reformas económicas "de forma rigurosa"

El Gobierno ha utilizado 41.300 millones de euros de los 100.000 millones ofrecidos por la UE en julio del 2012

El Eurogrupo dice que la reestructuración ha sido un éxito, pero mantendrá una vigilancia especial. / ATLAS

3
Se lee en minutos
ELISEO OLIVERAS / Bruselas

El Eurogrupo ha respaldado la decisión del Gobierno español de no prorrogar programa del rescate bancario europeo cuando expire en enero del 2014, ni pedir ninguna medida de acompañamiento. El Eurogrupo ha expresado su confianza en que el programa se podrá dar por concluido en enero una vez se produzca en diciembre la quinta y última inspección de control europea.

No obstante, el Eurogrupo ha instado al Gobierno español a continuar "de forma rigurosa" con las reformas para abordar los retos que aún quedan en materia económica y presupuestaria, "incluyendo la elevada tasa de paro y las vulnerabilidades que emanan de su todavía elevada deuda pública y privada", según precisa la declaración institucional. El comisario Olli, Rehn, ha subrayado que es de la máxima prioridad que se apruebe la reforma de las cajas en los plazos previstos.

A pesar del fin del programa de rescate, la Comisión Europea y el BCE mantendrán un supervisión dos veces al año sobre España hasta que se haya devuelto la mayor parte del préstamo recibido de la eurozona.

El ministro de Economía, Luís de Guindos, ha expresado satisfecho tras la reunión del Eurogrupo que "cuando el programa de rescate expire a principios de enero, se acaba". "En estos momentos no se prevé ninguna necesidad adicional para los bancos españoles", ha asegurado el ministro.

España se libra así de la tutela de la troika -formada por la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)-, que visitará Madrid por última vez el 2 de diciembre. No obstante, Bruselas mantendrá una vigilancia especial hasta que se devuelva el 75% del préstamo.

El Gobierno ha utilizado 41.300 millones de euros de los 100.000 millones ofrecidos por el Eurogrupo en julio del 2012 para reestructurar los bancos con problemas. El préstamo europeo tiene un tipo de interés del 0,5% y un plazo de devolución de hasta 15 años.

En sus conclusiones preliminares tras la última visita a Madrid en septiembre, la troika destacó que España había cumplido ya prácticamente todas las condiciones exigidas por la UE a cambio del rescate bancario y que el sector financiero tendía a estabilizarse.

Mejora de la liquidez

"La situación de liquidez y la estructura de financiación del sector bancario español han continuado mejorando debido al aumento de los depósitos bancarios y a que las entidades de crédito españolas están recuperando el acceso a los mercados de financiación. La situación de solvencia de las entidades españolas ha seguido siendo cómoda", señalaron los inspectores.

No obstante, la troika pidió al Gobierno que mantuviese la vigilancia sobre la banca por los riesgos de la situación económica, que amenazan sus perspectivas de rentabilidad. Además, reclamó a España que mantenga el impulso de las reformas y que garantice el cumplimiento de los objetivos de déficit.

Valoración

"Respaldamos plenamente la decisión de España para una salida limpia del programa. Gracias a éste, los bancos españoles están ahora más fuertes, son más resistentes y la regulación supervisora también ha sido fortalecida", ha afirmado el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en la rueda de prensa posterior a la reunión. En su opinión, la agenda de reformas estructurales de España ha seguido avanzando en paralelo al saneamiento de la banca, "permitiendo la vuelta al crecimiento y una disminución de los desequilibrios macroeconómicos".

Noticias relacionadas

Defensa de De Guindos

De Guindos ha indicado que gracias al rescate bancario, las reformas puestas en marcha por el Gobierno y los avances logrados a nivel europeo, España ha podido evitar la solicitud de un "rescate total", como fue el caso de Grecia, Portugal, Irlanda o Chipre. "Fueron las decisiones correctas en un momento muy difícil, en un momento en el que había enormes dudas sobre la solvencia de la economía española, pero creo que se ha puesto de manifiesto que las decisiones que se tomaron fueron las correctas, tanto desde el punto de vista de la solvencia bancaria, como desde el punto de vista del conjunto de reformas del Gobierno español", añadió.