13 jul 2020

Ir a contenido

MEDIDAS PARA AUMENTAR LOS RECURSOS PÚBLICOS

Autonomías del PSOE suben el IRPF del 2% al 9% a las rentas altas

El recargo se aplicará a los ingresos a partir de 80.000€ en Andalucía y en Extremadura

El gravamen pasará del máximo actual del 43% a situarse entre el 44% y el 47%

AGUSTÍ SALA
BARCELONA

En un entorno en el que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, insiste en que las personas con «capacidad económica más alta» tendrán que hacer mayores esfuerzos, comunidades gobernadas por el PSOE (Andalucía, Extremadura y Asturias) o una coalición de izquierdas (Catalunya) han tomado la iniciativa. Las alzas encarecerán la factura tributaria entre el 2% y el 9% a los contribuyentes con unos ingresos más elevados.

La carrera por gravar a aquellos contribuyentes con rentas altas en el IRPF o con salarios más elevados, como afirman los expertos, ya ha comenzado, aunque algunos territorios bajo la batuta socialista, como Castilla-La Mancha o Baleares, aún no lo han decidido. Y la calificación de rentas elevadas empieza a partir de los 80.000 euros en Andalucía, con unos 21.000 contribuyentes afectados; y sigue en Catalunya a partir de los 120.000 y a partir de los 175.000. Los analistas ven estas medidas más como un guiño para los más desfavorecidos en la lucha contra la crisis que como un instrumento para incrementar la recaudación de las maltrechas arcas públicas.

Las reformas, que entrarán en vigor el año que viene, situarán el tipo máximo de este impuesto en el caso más alto –que en la actualidad es del 43% a partir de 53.407,20 euros– en el 47% en Catalunya, pero a partir de los 175.000 euros de ingresos anuales por parte del contribuyente.

El tripartito ha optado en Catalunya por limitar el aumento a alrededor de 20.000 contribuyentes, es decir aquellos que perciben por encima de 120.000 euros. Es por ello que ha creado dos nuevos tramos. Uno a partir de esta suma, con un tipo incrementado en dos puntos en el tramo autonómico, que arroja un gravamen total del 45%. El otro, por encima de los 175.000 euros, cuenta con un tipo incrementado en cuatro puntos en el tramo autonómico, que da un tipo total del 47%.

En Andalucía, los tipos nuevos se aplican a partir de los 80.000 euros, un punto más, hasta el 44%; por encima de los 100.000 euros, dos puntos, hasta el 45% y por encima de 120.000 euros, tres puntos más, hasta el 46%. En Extremadura se sigue un esquema similar a partir de los 80.007,20 euros, con un tipo un punto más alto, hasta el 44%; dos puntos más alto por encima de 99.407,20 euros, hasta el 45%; y tres puntos más alto, hasta el 46%, por encima de los 120.007,20 euros. Asturias, por su parte, crea dos tramos nuevos. Uno a partir de los 90.000 euros, 2,50 puntos más elevado, lo que arroja un tipo total del 45,50%; y otro 3,50 puntos más elevado por encima de los 175.000 euros, hasta el 46,50%.

HOMGENEIZAR / Los expertos ven con cierto recelo estas medidas que, en el supuesto de que el Gobierno central decida aplicar un aumento en su tramo, tendrán que moderar. «Se acabarán homogeneizando si el Estado decide una subida porque si no la diferencia entre autonomías será demasiado grande» e incluso superaría el 50%, explica Ignasi Arbués, de PricewaterhouseCoopers (PWC).

De hecho, ya en la actualidad hay directivos y empresarios que viven a caballo de Madrid y Barcelona «que ya han consultado si sale a cuenta pasar a ser residente en la capital de España», afirma este asesor fiscal. Y más quienes ganan más de 175.000 euros, que pagarán en Catalunya cinco puntos más que en Madrid, casi el 12% más y el 9% más que en otras comunidades. «Eso un año tras otro supone una gran diferencia» en la factura tributaria final, asegura.

Zapatero, por su parte, no ha desvelado cómo piensa gravar a las rentas que considera más altas. No ha dicho si lo hará a través del IRPF, lo que incrementaría mucho este tributo en especial en las autonomías que ya lo han subido para el año que viene; o si piensa recuperar una figura que recaiga sobre las fortunas, al estilo del impuesto del patrimonio, que dejó de aplicarse el año pasado.

En el Reino Unido, con el gobierno laborista de Gordon Brown aún en el poder, se aprobó un nuevo tipo del 50% para los ingresos anuales equivalentes a unos 175.000 euros anuales.