relevo en el segundo banco español

El BBVA cambia por sorpresa de consejero delegado

Ángel Cano será el nuevo primer ejecutivo de la entidad financiera

El consejo respalda la continuidad de González como presidente del grupo

1
Se lee en minutos
PABLO ALLENDESALAZAR / MADRID
MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / BARCELONA

En la web del BBVA, un vídeo escenificaba ayer el relevo más importante que se produce en el segundo banco español desde que los hombres de Argentaria tomaron el control de la entidad en el 2000:

–José Ignacio Goirigolzarri: «El consejo le ha pedido hoy [ayer para el lector] al presidente que dirija una nueva etapa más ambiciosa de este grupo, y en esa nueva etapa creo que es importante que la gestión del día a día se renueve».

–Francisco González: «José Ignacio ha decidido hoy [ayer] dejar su cargo de consejero delegado, de mutuo acuerdo con el banco, y el consejo lo ha aceptado».

La renovación del mandato del presidente, que está apunto de cumplir los 65 años, cerró ayer definitivamente la puerta a la posibilidad de que el propio Goirigolzarri (55 años) pudiera sustituir a González al frente de la entidad, una posibilidad que prácticamente se evaporó cuando el consejo decidió modificar los estatutos y ampliar de los 65 a los 70 años la edad a la que el presidente debe abandonar el cargo.

El cambio se produjo dentro de una batería de medidas para incluir varias recomendaciones sobre buen gobierno corporativo, pero dejaba pocas dudas de que González conservaba suficientes energías y no contemplaba ser relevado aún.

NUEVO EJECUTIVO / Otro ejecutivo procedente de Argentaria, Ángel Cano, es desde ayer el nuevo consejero delegado. Cano era el responsable de recursos humanos y tecnología y puede perfilarse como delfín de González. Así las cosas, hay que bajar en el organigrama de la entidad hasta el puesto de director de negocios de España y Portugal, que desempeña Juan Asúa, para encontrar al primer ejecutivo superviviente del antiguo Banco Bilbao Vizcaya.

Noticias relacionadas

En una nota hecha pública ayer por la entidad financiera, se explica que el consejo «considera» que la gestión del grupo ante la crisis actual es «excelente» y que el nuevo entorno económico global «hace imprescindible mantener el actual liderazgo del presidente».

Goirigolzarri ha sido de consejero delegado durante ocho años, aunque llevaba 30 vinculado al grupo financiero. No cobrará indemnización, pero el banco tiene provisionados 52,4 millones de euros en concepto de pensión. Su relevo supone otros dos cambios en el comité de dirección: se incorporan Juan Ignacio Apoita como director de recursos humanos, y Ramón Monell como responsable de tecnología.