Ir a contenido

El coche que vuela

Parece uno de aquellos autos locos de Hanna-Barbera pero en versión James Bond. El Aeromobil es un coche que extiende las alas como quien echa la capota

Ana Sánchez

El coche que vuela

La ciencia ficción empieza a trasladarse al formato utilitario. Al menos en la gama de coches voladores. Los que se avecinan se parecen menos a los que salen en 'Blade runner' y más a los coches de ahora pero con alas. Una locura futurista factible.

El de la foto es el Aeromobil, el producto estrella de la compañía eslovaca del mismo nombre. Uno de sus fundadores, Stefan Klein (hijo y nieto de pilotos), lleva intentando fabricar un coche volador casi, casi como el Doc de 'Regreso al futuro': desde 1989. Este es su cuarto prototipo.
Más que un coche que puede volar, parece una avioneta que se puede conducir. “Nosotros lo vemos como una nueva categoría”, responden desde la firma. Los medios lo suelen llamar “coche volador”. Unos pocos expertos: “Avioneta de carretera”. “Al principio se necesitarán ambas licencias, de coche y piloto –añaden sus ideólogos–, pero en el futuro hará falta una legislación para una nueva categoría”, insisten.

En tierra ocupa como una limusina, se mueve con gasolina y se puede transformar en avión, a lo batmóvil, en segundos. En el aire puede volar hasta 700 kilómetros de momento. 

La compañía ya ha fijado fecha para tener esta 'cocheneta' lista: 2017. “Todo el equipo está trabajando duro para mantener ese deadline”, aseguran. Que prepare el bolsillo quien espere volar sobre cuatro ruedas. Costará “varios cientos de miles de euros”, calculan sus inventores. 

0 Comentarios
cargando