Ir a contenido

El collar activista

Este encaje al cuello incluye un led que se ilumina cada 7,5 minutos: cada vez que una adolescente muere dando a luz en el mundo. Los 'wearables' empiezan a tener conciencia

Ana Sánchez

El collar activista

CLAUDIA ROCHA

Political Lace, se llama (algo así como Encaje Político). En vez de arrancar comentarios de ascensor –“oh, qué bonito”–, este tecnoaccesorio pretende iniciar conversaciones sobre los grandes problemas que preocupan a sus dueñas. “Pensé que sería interesante utilizar la tecnología y la moda para hacer declaraciones políticas”, explica Melissa Coleman, tecnoartista holandesa con base en Londres. Esta experta en e-moda de 34 años ha convertido una luz intermitente en una metralleta de ganchos visuales a la conciencia. “Lo más potente que puedes hacer con una luz –dice la artista– es contar vidas”. Vio los datos en un reportaje de Unicef e hizo cálculos: cada 7,5 minutos, concluyó, muere una adolescente por causas evitables (pobreza, falta de educación y medicamentos, bodas con niñas). Su collar de encaje lo recuerda con flases de led. “La tecnología puede utilizarse para cosas más interesantes que hacer nuestra vida más cómoda”, apunta.

El collar activista se ha expuesto en Australia, París y Tel-Aviv. En breve viajará a Bombay Hong Kong. Cuesta unos 500 € (se vende solo por encargo). Coleman ya está trabajando en una versión vestido. La artista también produce una pelota 'smart' para niños, Hackaball, uno de los mejores inventos del 2015 según la revista 'Time'. 

Lo que nadie le ha encargado de momento es su Holy Dress (santo vestido). “Ja, ja, no –responde–, necesita una Juana de Arco moderna”. El vestido incluye un sistema de análisis de estrés en la voz y castiga a su dueña con una sacudida eléctrica cada vez que miente.

0 Comentarios
cargando