Ben Stiller: "No tengo ni idea de lo que estoy haciendo, lo que me parece sanísimo"

El actor se dirige a sí mismo en la comedia 'La vida secreta de Walter Mitty'

Pau Arenós nos presenta los contenidos de ’Dominical’ / ANAHÍ GALLARDO

Se lee en minutos

Actor taquillero con ADN cómico –es hijo de los prestigiosos comediantes Jerry Stiller Anna Meara-. Ben Stiller ('Algo pasa con Mary', 'Zoolander', 'Los padres de ella', 'Tropic Thunder') pisa ahora en su nueva película, 'La vida secreta de Walter Mitty', un territorio a medio camino entre la risa, la emoción y un propósito: desechar la idea de que arriesgarse es fallar. Además de ser el protagonista, ejerce de director minucioso. "Cada vez que dirijo una película, cada vez que me dirijo a mí mismo, es una experiencia de aprendizaje abrumadora", asegura esta semana en la revista 'Dominical'.

"Me sigue pareciendo muy raro verme actuar –confiesa-. Es una cosa de locos a la que no acabo de acostumbrarme". En su caso, es algo que se acrecienta con los años. "A medida que me voy haciendo mayor –señala en el suplemento- tengo la sensación de que no tengo ni idea de lo que estoy haciendo, lo que por otra parte me parece algo sanísimo". El intérprete neoyorquino sigue a rajatabla un consejo de su padre: "Dormir arreglará todo. Ve y échate una siesta". "No sé si funciona totalmente o si soluciona algo, pero definitivamente ayuda", se ríe.

Te puede interesar

La revista de EL PERIÓDICO también viaja a Vancouver y ofrece una guía por la meca de los sonidos más innovadores: los clubes más importantes de Londres. Y vive en primera persona uno de los fenómenos del momento: los clubes de lectura

Además, 'Dominical' incluye un Extra Navidad. Una segunda revista con más de 100 páginas festivas que bendicen con un brindis en portada los actores Inma Cuesta Martiño Rivas, protagonistas de 'Tres bodas de más'. El extra navideño incluye un cuento de la autora argentina Leila Guerriero y un amplio catálogo de ideas para regalar: moda para él y para ella, juguetes, joyas, lencería, tecnología, discos, libros y, obviamente, una amplia gama de champán para brindar. 

Temas

Dominical