DERRIBANDO BARRERAS

Los 4 retos pendientes del fútbol femenino español tras el récord mundial del Camp Nou

Las jugadoras del Barça celebran en el Camp Nou su manita y el récord  mundial de asistencia a un partido femenino.

Las jugadoras del Barça celebran en el Camp Nou su manita y el récord mundial de asistencia a un partido femenino. / REUTERS / ALBERT GEA

4
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

El Barça femenino sigue batiendo récords: fue el primer equipo español en ganar la Champions, el primero en firmar un triplete, su capitana, Alexia, fue la primera española en ganar el Balón de Oro y este miércoles las campeonas continentales lograron el récord mundial de asistencia a un partido femenino, con una manita al Madrid en el Camp Nou. Las azulgranas han sido el gran motor de cambio, aunque aún quedan retos por alcanzar.

Fin de la clandestinidad televisiva

Además de los 91.533 espectadores que presenciaron el primer partido femenino oficial con público en el Camp Nou, muchas más pudieron verlo desde sus pantallas por DAZN y Youtube. DAZN adquirió los derechos de la Champions de fútbol femenina hasta 2025 y llegó a un acuerdo con Youtube hasta 2023 para su emisión en abierto en el canal de DAZN en la red social, donde el Barça-Madrid tuvo casi un millón de reproducciones. "Si una niña no ve a una mujer jugando una final de Champions pensará que no se puede. Por eso es tan importante un acuerdo así para poder retransmitir todos los partidos. Y que muchas niñas y niños vean que el deportes es también cosas de mujeres", reflexionaba Alexia.

Una realidad que contrasta con la de la Liga española. La guerra entre clubes ha provocado que la Primera Iberdrola sea una competición casi clandestina en lo mediático, con Teledeporte emitiendo solo un partido a la semana y con clubes ofreciendo sus propios partidos en Youtube (en caso azulgrana en BarçaTV). El acuerdo para los derechos televisivos es fundamental para la creación de la nueva Liga profesional.

Creación de la Liga profesional

El próximo verano debe de arrancar la primera Liga profesional femenina. El primer paso fue que este mes el CSD aprobara finalmente los estatutos para igualarla a las Liga de fútbol y de baloncesto masculinas. Como LaLiga y la ACB ahora deberá elegir presidente, o mejor dicho, presidenta, como desea el CSD y existe consenso al respecto entre los clubes. María Teixidor, directiva del Barça entre 2015 y 2020, y Ainhoa Tirapu, exjugadora del Athletic, han sido dos de las primeras en postularse. Teixidor asegura que en caso de ser elegida vendría con 50 millones de euros bajo el brazo de dos patrocinadores. Para poder concurrir a los comicios las aspirantes necesitan el aval de cuatro clubes. Como ocurre en LaLiga masculina, Barça, Real Madrid y Athletic van por un lado y el resto (menos el Madrid CFF) van por otro. Una vez se decida quién lleva el brazalete de capitana, se abordará el convenio de coordinación con la Federación española (para ascensos y descensos, calendarios, licencias, etc...) y, sobre todo, con los sindicatos para pactar un nuevo convenio colectivo.


/

Un nuevo convenio que acabe con la parcialidad

El primer convenio colectivo de la historia del fútbol femenino, negociado con la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, fue recibido con muchos aplausos y fue un gran paso adelante, aunque tras años y medio ha quedado desfasado. Ahora los sindicatos (con Futpro, que ganó las elecciones en diciembre, al frente) deberán negociar con la Liga que se constituya las reglas del juego: empezando por poner fin a la parcialidad (prohibida por ley en ligas profesionales), a la que recurren algunos equipos para pagar a las jugadoras menos del Salario Mínimo Interprofesional. La conciliación familiar y los derechos de imagen también se presentan como caballos de batalla.

Jorge Vilda y Aitana Bonmartí, en un partido contra Sudáfrica en el Mundial femenino.


/

Doble corona continental

"El Barça-Madrid del Camp Nou fue una fiesta y el fútbol femenino es algo que ya no se puede parar", sentenció Jorge Vilda, seleccionador español que espera conducir a España (quinta en el ranking FIFA) a su primer título. El tercer puesto logrado en la Eurocopa de 1997 fue un flor de verano para una España que no se volvió a asomar en grandes competiciones hasta que se logró meterse en la competición continental de 2013, cayendo en cuartos, como en 2017. La clasificación para el Mundial de 2015 fue un hito, aunque 'La Roja' no logró pasar de la fase de grupos. En la última gran cita, el Mundial de 2019, se despidió en octavos. Igual que el Barça fue la base de la conquista la selección española masculina que ganó el Mundial de Sudáfrica, las azulgranas son ahora también los cimientos del bloque de Vilda (ha llegado a alinear hasta nueve barcelonistas en su once titular). Alexia, Aitana, Jenni Hermoso, Mapi León y compañía se marcan el reto de la doble corona europea: revalidar la Champions en Turín el 21 de mayo y estrenar el palmarés de España conquistando la Eurocopa el 31 de julio en Wembley.