AIRE FRESCO EN EL CAMPEONATO

La bella aventura de la Real Sociedad

El equipo donostiarra manda en la Liga con un fútbol atractivo y una valiente apuesta por la cantera

Alguacil pilota a los vascos, que no eran líderes desde hace 17 años y tienen pendiente la final de Copa

Los jugadores de la Real celebran uno de sus goles al Granada.

Los jugadores de la Real celebran uno de sus goles al Granada. / EFE / JAVIER ETXEZARRETA

Se lee en minutos

En una Liga extraña marcada por el discreto nivel del Barça y el Madrid se ha abierto un camino para las posibles sorpresas. Es evidente que el campeonato es largo y las casas de apuestas, por ejemplo, siguen situando a los dos grandes como principales favoritos para el título, pero existe la sensación de que algo puede cambiar.

Mirar la tabla y ver a la Real Sociedad en lo más alto después de nueve jornadas supone un soplo de aire fresco. ¿Podrá el club donostiarra mantener sus excelentes prestaciones de este primer cuarto de Liga? El tiempo lo dirá. Lo único incuestionable es que el liderato no es una casualidad, es el premio a un trabajo bien hecho, un fútbol atractivo y una valiente apuesta por la cantera.

El recuerdo del 2003

La Real ve a todos sus rivales por el retrovisor por primera vez en 17 años. Suma 20 puntos en nueve partidos. Sufrió su única derrota el 29 de septiembre ante el Valencia. Ese despiste entre semana dio paso a una racha estelar de cinco triunfos con más de una exhibición incluida.

Solo el Atlético, situado a tres puntos con dos partidos menos, podría discutirle un liderato que no se producía en Anoeta desde la jornada 36 de la temporada 2002-03. Entonces acariciaba el título con un punto de ventaja sobre el Madrid, pero al final se escapó la gloria. Aquella Real de KarpinDe Pedro, Nihat y Kovacevic también comandó el campeonato en el primer tramo y supo mantener la regularidad. Es el reto que tiene ahora por delante.

La orquesta de Alguacil

Imanol Alguacil (Orio, Guipuzcoa, 49 años) es el arquitecto del éxito donostiarra. Después de un gran trabajo en el filial alcanzó el banquillo del primer equipo en el ecuador de la temporada 2018-19. La Real ocupaba el 15º puesto, ahora es líder. El equipo ya exhibió una formidable imagen en el curso pasado, en el que llegó a ocupar puestos de Champions. La Copa pasó factura en la Liga, pero se salvó la clasificación europea y aún queda pendiente esa esperadísima final contra el Athletic.

Alguacil da instrucciones a sus jugadores durante el partido ante el Granada / Afp

Con el técnico vasco la Real ha recuperado los valores que la llevaron a ser campeona en 1981 y 1982, sus dos únicas ligas. Aquel equipo comandado por los Arconada, Górriz, Zamora, Perico Alonso, López Ufarte y Satrústegui ha dado paso a otra generación de la casa bien completada por atinados fichajes.

"Con muchos de los chavales andaba no hace mucho por Segunda B. Es una gozada lo que estamos viviendo", dice Alguacil

El director deportivo Roberto Olabe acertó de lleno con Odegaard, recuperado este año por el Madrid y reemplazado por David Silva, que se ha acoplado de maravilla al sistema de Alguacil, una orquesta en la que todos suman. Destacan los internacionales Mikel Merino y Oyarzabal, pero también veteranos como Monreal y el propio Silva, junto a jóvenes como Zubimendi, Zubeldia y Gorosabel, ahora lesionado.

El Leeds pagó 20 millones por el central Diego Llorente, otro de los favoritos de Luis Enrique, pero la Real no se inmutó. Convence en defensa y se desmelena en ataque, con 20 goles en nueve partidos, el club más realizador de la Liga. Portu y Oyarzabal son dos puñales, mientras Willian José e Isak se reparten el protagonismo como arietes.

"Ambición bárbara"

"Este equipo es candidato a pelear el siguiente partido. No hay más. Estamos donde estamos por méritos propios. Tenemos una ambición bárbara, pero esto no es fácil", sostiene Alguacil. La felicidad llega una década después del regreso a Primera, que tuvo lugar en el 2010 tras tres temporadas en el infierno de Segunda, un periodo gris que tampoco se olvida.

Te puede interesar

Con más de dos goles por choque, la Real ofrece el fútbol más vistoso del campeonato. No importa el rival, siempre juega para ganar. "Creo que se le está dando mucho valor a lo que estamos haciendo, pero igual más fuera que aquí. Es complicado mantener este nivel tanto tiempo, pero lo vamos a intentar", agrega el técnico, feliz por juntar en el once hasta siete jugadores de la cantera.

"Con muchos de ellos andaba no hace mucho por los campos de Segunda B. Es una alegría inmensa. Igual los chavales están cansados de ver mi cara, pero es una gozada que estemos viviendo esto ahora", concluye orgulloso. Nadie como Alguacil representa el sentimiento de una Real que quiere completar su bella aventura.