Entrenamiento en el salón

El 'boom' del deporte en casa

La práctica de actividad física en el domicilio o al aire libre vuelve a tomar impulso. Hay productos que se han vuelto a agotar en las tiendas de material deportivo

El deporte en casa ha experimentado un nuevo ’boom’ en la segunda ola del coronavirus.

El deporte en casa ha experimentado un nuevo ’boom’ en la segunda ola del coronavirus. / SILVER LARROSA

Se lee en minutos

¿Has movido medio comedor para plantar tu esterilla de yoga o has instalado un 'trx' en tu puerta? ¿Has hecho ejercicio siguiendo las indicaciones de algún influencer o entrenador virtual? ¿Te sientes más cómodo entrenando en casa que en el gimnasio? Tranquilo, no estás solo. Una de cada tres personas hace ahora más ejercicio que antes del coronavirus, según un estudio publicado por una marca de ropa deportiva. La mayoría ya no sigue el modelo de entrenamiento tradicional. El 'fitness' a domicilio es la nueva gallina de los huevos de oro, y con este segundo confinamiento muchas empresas y tiendas de material deportivo vuelven a tener sus productos agotados. 

El deporte, tras la pandemia, pasó a ocupar un lugar privilegiado en las viviendas, y quién más, quién menos, compró alguna goma, mancuerna o incluso una cinta de correr. Ante una situación de confinamiento sin precedentes, el ejercicio se convirtió, para muchas personas, en la única vía de escape disponible.

Ahora, meses después del fin del estado de alarma, muchos siguen entrenando como hicieron entonces, a domicilio, un hecho que evidencia la crisis del modelo tradicional de gimnasio y refuerza el auge del sector del fitness online.

Tina Montaner, en el salón de su casa, con algunos de los aparatos que tiene para practicar deporte. / ÀNGEL GARCÍA

"Estaba desesperada, en el confinamiento se me caía la casa encima", explica Tina Montaner, acostumbrada a hacer mucho deporte a diario, con el estado de alarma tuvo que encontrar soluciones imaginativas que pudiera llevar a cabo en el salón de casa.

Tina, administrativa de 29 años de Barcelona, compró una estructura metálica para su casa con la que realizar ejercicios similares a los que llevaba a cabo en su rutina habitual de entrenamientos de fuerza y carreras de obstáculos. "Antes del confinamiento ya tenía algunas cosas, pero decidí ampliar mi 'gym' casero y lo seguiré haciendo en vista de lo que está por venir". Tina no se arrepiente de la inversión que realizó. "Aunque cuando se puede ir al gimnasio lo uso menos, sigo incorporando el entreno casero en mis rutinas", explica.

"Antes del confinamiento ya tenía algunas cosas, pero decidí ampliar mi 'gym' casero y visto lo que viene lo seguiré haciendo", dice  Tina Montaner

El ahorro de tiempo, la disponibilidad total y absoluta y la adaptación del ejercicio a los objetivos de cada uno, han sido para otras personas el principal motivo por el que no han vuelto a entrenar como hacían antes del coronavirus. "Llevaba años entrenando en gimnasios, y como la mayoría de gente tuve que adaptar mis entrenamientos con el confinamiento. Para mi sorpresa, comprando unas pesas rusas y unas gomas, fui capaz de crear una rutina igual de efectiva en mi casa siguiendo los vídeos de algunos 'instagramers'. Además, no pierdo tiempo en el desplazamiento al gimnasio y ya no sufro por la posibilidad de contraer el virus en el 'gym'", asegura Felipe Noriega.

"Desde que se puede salir, me bajo parte del material al parque y entreno al aire libre con total libertad y adaptándome a lo que me apetece hacer cada día", explica este coctelero de 27 años, que asegura que por ahora no piensa volver a apuntarse a un centro tradicional. 

El caso de Xavier Ponce, médico y padre de dos hijos, es un tanto diferente. Para Xavier, el deporte es parte de su rutina de cuidado y salud y forma parte de su ajetreado día a día. "Mucha gente ve el gimnasio como un lugar social en el que hablar y conocer gente. Para mí, ir al gimnasio significaba ponerme música, aislarme y entrenar", relata Xavier.

"En casa he conseguido una mayor concentración para entrenar y tener siempre disponible el material me permite planificar mejor el tiempo", asegura. Tras el fin del estado de alarma, Xavier ha optado por continuar entrenando desde casa. "Mi intención es ir ampliando el gimnasio casero cuando me mude el próximo mes, pero está complicado encontrar material ahora que todo el mundo quiere tener algo en casa", zanja.

Felipe Noriega hace ejercicio en su casa, donde no faltan las mancuernas ni otros aparatos de deporte. / ÀNGEL GARCÍA

"Nunca me había planteado entrenar en casa, pero me vi forzada a ello durante el confinamiento", asegura Lourdes Fuster. "Por suerte reaccioné rápido y fui de las primeras que consiguieron hacerse con una bicicleta estática y pesas nada más empezar el estado de alarma, pero pocos días después se agotaron en todas partes", asegura la especialista en marketing digital de coches.net. "Al final me sorprendí a mí misma entrenando incluso más que antes del encierro", comenta.

Lourdes decidió volver al gimnasio en la nueva normalidad y ahora es principalmente su padre quién lo usa. Tanto la bicicleta como las pesas han pasado a ser parte del día a día de su padre, que tras pasar el covid y estar confinado cerca de un mes este verano, ha empezado a ejercitarse en su casa de forma habitual.

El confinamiento, punto de inflexión

El confinamiento, punto de inflexiónPrimero fueron las bicicletas estáticas y cintas de correr, y posteriormente las mancuernas, barras, discos y gomas, pero es innegable que, en general, el material deportivo se convirtió en un nuevo bien escaso durante la pandemia y lo sigue siendo ahora tras el segundo cierre de gimnasios. Según el Observatorio Cetelem Consumo España 2020, un 85% de los consumidores han comprado algún producto de deporte en los últimos doce meses y un 76% tiene intención de hacer alguna compra en este sector en el futuro.

"Los primeros 15 días de confinamiento la gente todavía confiaba en poder volver al gimnasio, pero pasado ese periodo, las ventas de material deportivo para casa se dispararon y se han mantenido altísimas desde abril hasta hoy", explica Rafael Rodríguez, gerente de Oss Fitness.

"Hemos triplicado la facturación en cosa de meses y tenemos el material comprometido hasta febrero del año que viene porque tan pronto contamos con un contenedor de estoc, se agota", asevera Rodríguez. Fuentes de Decathlon aseguran que el gran auge del deporte y la alta demanda provocaron que hubiera algunos problemas con el estoc "sobre todo en categorías deportivas relacionadas con la práctica de deporte en casa en una primera fase y de movilidad sostenible tras la desescalada".

Hasta el momento en que el Gobierno decretó el confinamiento, la venta al por menor era de entre el 5% y el 20% del negocio de la mayoría de las empresas de material deportivo, habitualmente más enfocadas a proveer a los gimnasios y profesionales, pero tras el estado de alarma muchas de ellas, como Thomas Wellness Group, han identificado un giro en la tendencia y se ha convertido en su fuente de ingresos principal.

"El Home Fitness se ha convertido en una gran ventana de negocio para muchas compañías que hasta ahora no tenían ni siquiera web de ecommerce con venta directa a los particulares", asegura Tomás Junquera, CEO del grupo que engloba marcas como Evergy y Singular WOD

"El 'home fitness' se ha convertido en una gran ventana de negocio para muchas compañías que hasta ahora no tenían web", afirma un experto del sector 

El perfil del nuevo comprador es tan variado, que tanto deportistas habituales, como gente que no hacía deporte han sucumbido a la tendencia y cada vez más, el gasto en artículos deportivos es considerado por la sociedad como artículos relacionados con la salud y de primera necesidad.

"Lo que más interés generó en un primer momento fueron las máquinas de cardio, pero poco después se desató el interés por las pesas. La gente se vió obligada a cambiar de hábitos con el confinamiento y desde entonces seguimos viendo un interés tremendo y creciente", explica Albert Aguilar, creador de la página gimnasioencasa.net.

"Nosotros notamos un aumento del tráfico de casi un 300% desde el estado de alarma y no hemos vuelto a los números ‘prepandemia’", afirma, convencido de que la gente ha descubierto "el potencial de entrenar desde casa".  "Antes del confinamiento la idea de tener un gimnasio propio en casa era algo que tan sólo gente con marcado interés por el deporte se podía plantear", sostiene Jaime Rodríguez, gerente de tupropiogym.com

Te puede interesar

En la elaboración de este reportaje también han participado Eva Domínguez (dirección creativa) y Silver Larrosa (ilustraciones).