Portugal-España (0-0)

España empata en Portugal con buen juego pero sin gol

El debut de Adama fue deslumbrante tras media hora de gran fútbol colectivo del equipo de Luis Enrique

Adama Traoré (c) durante su primer partido con la selección española.

Adama Traoré (c) durante su primer partido con la selección española. / AFP

Se lee en minutos

El lastre de la falta de gol es lo único reprochable a una España que se quedó en un revelador 0-0, que no refleja las ocasiones del amistoso ante Portugal, con 2.500 espectadores en Lisboa, pero descubre los problemas de la selección para convertir las ocasiones en goles cuando no juega Ansu Fati, en el banquillo a la espera de la Liga de Naciones el sábado.

La selección de Luis Enrique completó una media hora inicial con una superioridad aplastante ante una Portugal desdibujada en el primer tiempo, con una presión muy eficiente y el monopolio de una posesión vertiginosa, con velocidad, verticalidad y ocasiones, pero sin gol.

La selección trianguló con maestría ante los frustrados intentos de robos de una Portugal desaparecida, en la que fue el mejor el barcelonista Trincão y que no tuvo una ocasión hasta el filo del descanso. 

Huracán Adama

El rendimiento colectivo fue alentador en el primer tiempo, pero la intensidad cayó en la segunda parte y, con un once muy alternativo, solo Adama Traoré fue capaz de desequilibrar en España. El extremo pudo debutar al tercer intento, embutido en una camiseta y con una potencia y un desborde incontenibles. Su primer partido fue un impacto, tan violento como debe ser chocar con él. Generó peligro y entregó en boca de gol la mejor ocasión española en el segundo tiempo.  

Cristiano Ronaldo se marchó frustrado en su persecución del récord de goles con una selección, sigue a 8 tantos de la marca tras rematar al larguero. Después a Sanches, que también se encontró con el palo salvador de Kepa, las mejores llegadas de una Portugal mejor en el segundo tiempo, tan desacertada ante el gol como España. 

Pruebas con éxito

Era un amistoso exigente, para que el seleccionador pudiera probar a esa segunda hornada de internacionales que tienen que demostrar cosas para ganarse su puesto en la convocatoria de la Eurocopa del próximo verano. Entre los que pueden dar un paso adelante, Luis Enrique le dio la alternativa a los centrales. Diego Llorente y el pretendido por el Barça Èric García fueron más solventes de lo esperado. Además, el central catalán mostró una fiabilidad asombrosa con el balón en los pies, con un inicio de jugada limpio y con recursos que vitalizó a la selección. 

Entre la multitud de opciones que tiene Luis Enrique en el centro del campo, el inicio de Canales y Ceballos fue prometedor, con juego vertical entre líneas, con vocación ofensiva, con una asociación constante con la movilidad de los atacantes y con un buen número de llegadas con peligro al área. Después jugaron Mikel Merino y el debutante del Levante José Campaña, pero el equipo estuvo lejos del nivel del primer periodo y, al final, estuvo más cerca de perder.

Te puede interesar

Con Oyarzabal en Madrid por el protocolo más restrictivo de la UEFA tras los test de coronavirus, fue titular Dani Olmo. El atacante egarense del RB Leipzig fue un soplo de aire fresco en la selección, una opción permanente para combinar y una garantía de verticalidad.

Ficha del partido: