18 sep 2020

Ir a contenido

'BLACK LIVES MATTER' EN EL DEPORTE ESPAÑOL (Y 5)

Sitapha Savané: "El movimiento antirracista está ahora en España como el antimachista hace 25 años"

"Es el momento de lograr algo concreto ahora que la sociedad escucha", señala el expívot y comentarista de baloncesto

Portavoz de la Comunidad Negra Africana y Afrodescendiente en España reclama medidas gubernamentales contra el racismo estructural, institucional y social

Roger Pascual

Sitapha Savané: "El movimiento antirracista está ahora en España como el antimachista hace 25 años"

JORDI COTRINA

Sitapha Savané siempre fue un jugador diferente, que rompía el tópico de que deporte y política no se podían mezclar. No le viene de nuevo a este hijo de diplomáticos senegaleses, que desde pequeño supo de la importancia de la política para lograr victorias sociales. Su madre le decía "lo que hagas será un reflejo para mucha gente como tú. Tú quieras o no eres un embajador". Una máxima que ha seguido durante su trayectoría deportiva y ahora, dos años después de retirarse, este exjugador y comentarista ha aprovechado su proyección mediática para sumarse al movimiento mundial antirracista mundial generado tras el asesinato de George Floyd como portavoz de la Comunidad Negra Africana y Afrodescendiente en España (CNAAE), creada con el impulso de las protestas en EEUU.

"Estoy encantado de poder ayudar a gente con más trayectoria. Como tengo una cierta relevancia mediática, y se conoce a Sitpaha, quizás puedo llegar a más sitios, aunque me lleve algunos chascos". Reivindica que los deportistas tienen el mismo derecho que cualquiera a posicionarse políticamente y socialmente, Eso sí, les pide lo mismo que al resto: que se informen antes de hablar. "Es una locura o una tontería decir que los deportistas no pueden opinar como cualquier otro. Pero se ataca si no sabes de esta cosa. Todos tenemos en mente casos que deportistas que opinan una cosa y luego lo contrario. No hay que hablar de política y de temas que no controlas. En ese caso mejor cállate y juega con tu balón. Si hablo de política es porque toda mi vida me ha interesado. El deporte puede ayudar mucho a concienciar", explica este licenciado en Económicas, que actualmente está cursando un MBA y habla seis idiomas.

Recuerda cuando llegó hace 20 años a España para jugar en Menorca y le sorprendieron los gritos racistas de aficionados. "Palabras gruesas, como el negro de mierda de toda la vida". No solo hacia él de aficionados rivales, sino de seguidores de su equipo hacia contrincantes. "Cuando escuché a alguien de mi propia afición me giré para llamarle la atención. Al día siguiente se disculpó y le dije 'tío, ¿pero como haces eso?. Le gritas eso a uno y tienes a otro en tu equipo". El expívot de Tenerife, Gran Canaria, Estudiantes y Penya cree que en los campos y pistas el cambio tiene que venir no de los jugadores víctimas de racismo si no de sus compañeros. "Si en lugar de decírles, 'tú pasa, quédate' todo los compañeros dejan de jugar se acabaría pronto el problema". 

jordi cotrina

De todas formas señala que lo que sufren los deportistas es "una gota de agua comparado con el vaso entero que se tienen que tragar otros. Pero si solo hablamos de experiencias personales siempre podrá salir el autodenominado 'negro de Vox' diciendo que a él no le ha pasado". Por eso más allá de los relatos personales considera que lo que se necesitan son datos. Como el que señala del informe de la ONU que señala que en España un negro tiene 42 veces más posibilidades de que le pare la policía que un blanco. "Ya he dejado de contar cuántas veces se me han parado con mi coche, llama la atención que un chico negro conduzca un Audi. Y cuando pregunto 'hay alguna razón para que se me haya parado' me dicen 'ninguna, puede marcharse'. Mi mujer, que es blanca, dice que la proporción no es normal. Por eso hacen falta estadísticas oficiales".

Aunque varias organizaciones antirracistas recopilan estas agresiones defiende que debería ser el Gobierno el que las recoja y publique. Desde plataformas como la suya ven con preocupación el "sentimiento de impunidad" de las agresiones racistas en España ha aumentado desde que el auge de Vox, de la misma manera que ocurrió en EEUU con el ascenso de Donald Trump. "No hay políticos que planten cara al discurso de extrema derecha y el resultado son este tipo de agresiones". Savané explica que que durante 18 años había estado orgulloso de que la extrema derecha no estuviera en las instituciones en España. "Por desgracia acabó. Yo como demócrata respeto a cada partido que se ha presentado. Pero estos votantes no han aparecido de la nada, sino que son un 15% que antes votaban a otro partido".

Muchas veces, reflexiona Savané, el racismo está mezclado con clasismo y aporofobia (fobia a los pobres). "El trato que yo recibo nada tiene que ver con el que recibiría un senegalés que fuera un clon mío. Cómo cambia la película cuando no saben quién eres y cuando sí". Apunta que "la educación es clave y que el racismo se aprende y se puede desaprender". y reclama que las leyes permitan que "no salgan gratis las situaciones de dicriminación". Por eso interpela al Estado a tomar medidas para acabar con las diferencias salariales y para facilitar el acceso a la vivienda. Para que no ocurran casos como el de los temporeros de Lleida que, pese a que el futbolista Keita Baldé se ofrecía a pagar el alojamiento, tuvieron problemas para que alguien les alquilara. "Ni pagando por adelantado les querían alquilar", lamenta. También insta a hacer cambios en la ley de extranjería. "No puede haber un mantero que esté 10 años en España sin poder tener papeles. Nadie es mantero porque le apetece o quiere defraudar a Hacienda. Lo es para poder comer y sobrevivir. Los que defraudan millones lo hacen desde sus oficinas y con la ayuda de sus abogados. Se necesita un proceso claro para regularizar, no un limbo de administraciones. Parece que quieran tener fantasmas, no sabemos cuántos ni en qué condiciones".

Confía en que el fenómeno mundial generado tras la muerte de George Floyd pueda servir de motor de tracción para mover los cimientos del "racismo estructural, institucional y social" que denuncia. "Es increíble lo que pasó con George Floyd pero no vemos lo que pasa aquí. Hace dos meses no se hablaba de racismo en España y la situación no es que fuera diferente. Es el momento de lograr algo concreto ahora que la sociedad escucha". Pide "cambios reales y concretos", que no sean solo "cambios cosméticos" y de que "de algo malo salga algo bueno".

El expívot, que se declara feminista desde pequeño, considera que el "movimiento antirracista está ahora en España como el antimachista hace 25 años". "Es justicia contra discriminación, no es blancos contra negros, de la misma manera que feminismo no es mujeres contra hombres. Si yo cobro más por ser hombre que una mujer eso es discriminación. No es una guerra de color. La inmensa mayoría del país no es racista".

Temas Racismo