13 jul 2020

Ir a contenido

EL RETORNO DE LA COMPETICIÓN

¿Habrá público en el final de Liga? Las mil caras de un debate abierto

El CSD ratifica que las dos primeras jornadas del torneo se jugarán a puerta cerrada y ve difícil una apertura

La presencia de aficionados podría debatirse en la fase 3 cuando ya no habría agravios comparativos

Raúl Paniagua

Los jugadores del Borussia de Mönchengladbach se dirigen a las gradas del estadio, ocupadas con fotografías de sus aficionados.

Los jugadores del Borussia de Mönchengladbach se dirigen a las gradas del estadio, ocupadas con fotografías de sus aficionados. / AFP / MARTIN MEISSNER

En el proceso de desescalada en el que se encuentra España por la crisis del coronavirus todo sucede muy rápido. Hace algo más de un mes existían serias dudas en torno al regreso de la Liga, cosa que ya será una realidad en una semana. Ahora el nuevo debate se centra en la presencia o no de público, un aspecto que también se va precipitando.

Es seguro que las dos próximas jornadas se disputarán a puerta cerrada. También parece improbable que acaben ocupándose algunas butacas en el tramo final del campeonato, pero ya no es imposible. El plan inicial, que incluía partidos con un 30% del aforo solo a partir de septiembre con la nueva temporada, puede sufrir algún retoque.

La petición canaria

Miguel Ángel Ramírez, el presidente del Las Palmas, fue el primero en agitar el árbol. Consciente de la excelente situación epidemiológica de la isla, planteó la posibilidad de abrir el estadio al público el 13 de junio en el regreso a la competición en Segunda ante el Girona.

Su idea es organizar con seguridad el partido con un máximo de 11.000 espectadores, lo que supone un tercio de la capacidad del recinto y también la media de asistencia de esta temporada. Gran Canaria entrará en la fase 3 el próximo lunes. El debate, sin embargo, es mucho más complejo, pues afecta a todos los clubs y no habrá agravios comparativos.

Portugal y Bulgaria

"Nosotros no queremos generar un conflicto, pero creemos que esto es bueno para Canarias y España. Si no se ve así competiremos como el resto de equipos. Queremos mostrar al mundo que Canarias no solo es un destino de sol y playa, también es un destino seguro", reflexionó el dirigente, que pronto encontró el respaldo del Oviedo.

Camisetas de aficionados del Colonia depositadas en sus habituales asientos / AP

El encuentro, finalmente, se jugará a puerta cerrada, como todos los correspondientes a las primeras jornadas, situación que también se ha producido en la Bundesliga o en la Liga portuguesa, que se reanudó este miércoles sin afición. Este viernes, en cambio, volverá el torneo búlgaro con hinchas en un 30% del aforo. Rusia abrirá el 10% de los estadios.

Sin respuesta firme

Fernando Simón, siempre atento a cualquier novedad, no descartó la posibilidad de que puedan entrar aficionados en los estadios españoles en la fase 3, listón que ciudades como Barcelona o Madrid no alcanzarían hasta el 22 de junio. "Hemos discutido algún aspecto clave como la presencia o no de público en las gradas. No se ha dado ninguna respuesta cerrada, obviamente porque no se puede ahora mismo. Pero sí que es cierto que el ministerio se ha comprometido a hacer una evaluación de los riesgos. Y en el caso de que en la fase 3, según la situación epidemiológica, sí se pueda hacer, se hará", explicó el experto. 

"Pido cautela, se debe garantizar la igualdad entre los clubs y la integridad de la competición", dice la presidenta del CSD

La idea, sin embargo, no encontró excesivo apoyo en algunos colegas, que ven demasiado arriesgada esa apertura. Antoni Trilla, jefe de epidemiología del Hospital Clínic, abogó ayer por "mantener los partidos a puerta cerrada" para evitar agravios comparativos y apuntó dos condiciones imprescindibles para volver a ver hinchas en septiembre: que todos los equipos estén en la misma situación y que los aforos se reduzcan al 30%. 

El Barça, pendiente

En principio, el plan de La Liga era iniciar la campaña 2020-21 con un tercio del aforo, ampliarlo al 50% en noviembre y recuperar la totalidad en enero del próximo año. El Barça, que ya trabaja en los protocolos de regreso del público al Camp Nou, vería con buenos ojos cualquier avance en el proceso, mientras la UEFA sigue con atención los acontecimientos con la previsión del regreso de la Champions y la Europa League en el mes de agosto.

Cualquier modificación en el campeonato español debe pasar por el Consejo Superior de Deportes, que representa a la perfección ese cambio de perspectiva. La presidenta de la institución, Irene Lozano, llegó a afirmar hace un mes que el público no volvería a los estadios hasta que no se encontrara una vacuna. La pasada semana ya dejó la puerta abierta al regreso en septiembre y ahora prefiere ser más cauta.

Quemar etapas

"La vuelta del público debe hacerse de forma que se garantice la igualdad entre los clubs y se respete la integridad de la competición. Debemos tener cautela. No adelantemos los plazos y seamos prudentes. Cuando toda España esté en las mismas condiciones ya no habría desigualdad y será cuestión de estudiarlo. Iremos quemando etapas", resumió Lozano. 

El derbi andaluz por excelencia protagonizará el regreso en un Pizjuán sin público. Pocos partidos se viven con más pasión que un Sevilla-Betis. "Yo soy el primero que quiere ver a la afición en nuestra casa, pero por ahora es prácticamente imposible. Debemos tener paciencia, hablamos de cosas muy serias", aseguró José Castro, el presidente de un Sevilla que espera mantener su plaza de Champions en un retorno que todavía puede deparar muchas sorpresas